Carrinho de compras

0 Items MXN$0.00

Agregador de feeds

Potentiometer: basic applications

KhanAcademyExercises - 2 horas 20 minutos atrás
Let's practice some problems to better understand the working and some basic applications of a stretched-wire potentiometer.

Homes: reading informational text; Have Home, Will Travel 3

KhanAcademyExercises - 9 horas 50 minutos atrás
3rd grade reading comprehension practice using informational text

Two-sample t interval for the difference of means (calculator-active)

KhanAcademyExercises - 9 horas 51 minutos atrás
Practice calculating a two-sample t interval to estimate the difference between population means.

Conclusions in a goodness-of-fit test

KhanAcademyExercises - 9 horas 53 minutos atrás
Make conclusions in a chi-square goodness-of-fit test based on the p-value and significance level.

Capacitors with dielectrics

KhanAcademyExercises - 9 horas 54 minutos atrás
Let's practice some problems to better understand how the capacitance changes when a dielectric is introduced between the plates.

American attitudes about government and politics

KhanAcademyExercises - 9 horas 55 minutos atrás
Explain the relationship between core beliefs of US citizens and attitudes about the role of government

Double-slit experiment: fringe widths (one wavelength)

KhanAcademyExercises - dom, 2021-10-17 23:52
Let's practice some problems to better understand the factors on which the fringe width depends in Young's double-slit experiment.

Understand: photosynthesis

KhanAcademyExercises - sex, 2021-10-15 23:17
Check your understanding of photosynthesis in this set of free practice questions aligned to NGSS standards.

Force on a current-carrying wire in a magnetic field (intermediate)

KhanAcademyExercises - sex, 2021-10-15 14:40
Let's solve some problems to better understand how to calculate the effect of a magnetic field on a current-carrying wire.

José Fernández Lago, “El apóstol Santiago”

José Fernández Lago es el deán de la catedral de Santiago de Compostela. Licenciado en Sagrada Escritura y doctor en Teología por la PUG de Roma, es un prolífico autor, tanto de obras de investigación bíblico-teológica como de libros de divulgación y de piedad popular.

En el texto que reseñamos, “El apóstol Santiago: amigo, discípulo y testigo de Jesús” (Santiago 2021, ISBN: 978-84-09-31049-4, 185 páginas), constituye una muestra de la combinación de rigor de fondo y de claridad expositiva y divulgativa a la hora de ofrecer “al público general, y de un modo realmente cercano, prácticamente un compendio de los temas que podemos calificar como jacobeos en el Año Santo Jubilar Compostelano; y haberlo conseguido de modo tan oportuno, cuidado, riguroso y accesible”, tal como escribe en el “prólogo” el canónigo compostelano Daniel C. Lorenzo Santos.

El libro está articulado en once capítulos, todos ellos breves: I. Santiago: amigo, discípulo y testigo de Jesús. II. Santiago de Zebedeo, llamado por Cristo, III. Santiago, Apóstol en tierra de gentiles. IV. Muerte y sepultura de Santiago. V. El Jubileo Compostelano y sus precedentes. VI. La Peregrinación a Santiago. VII. La acogida en Santiago. VIII. Peregrinación en tiempos de pandemia. IX. El edificio de la Catedral de Santiago de Compostela. X. El Pórtico de la Gloria, joya terrena de la Catedral. XI. El Museo de la Catedral.Leer más... »

¿Dónde vas, Teresa?

Espada de doble filo - Bruno Moreno - sex, 2021-10-15 07:49

Para celebrar esta festividad de Santa Teresa de Jesús, esa grandísima santa, abuso de la paciencia de los lectores y traigo al blog unos versos que escribí hace años, pensando lo que la mística andariega y sensata quizá diría hoy, si Dios la mandara a recorrer de nuevo los caminos de nuestra España. No hace falta tener mucha imaginación, porque su propio nombre nos lo dice: de Jesús. Nuestros males vienen de haber olvidado al único Salvador del mundo.

Como verán, he intentado imitar la rima y el gracejo teresianos. Con poco éxito, claro, pero ¿quién podría estar a la altura de este tema?Leer más... »

(662) 15-X. –Santa Teresa de Jesús

–El cuadro de Salaverría es muy bueno, pero la imagen no se parece a Santa Teresa, según los más antiguos retratos.

–Cierto, pero no importa. Representa más su alma que su cuerpo. Y «el hombre ve la figura, pero el Señor mira el corazón» (1Sam 16,7). 

 

–Biografía mínima cronológica

–1515: Nace Teresa Sánchez de Cepeda Dávila y Ahumada en Gotarrendura, Ávila, de familia bien cristiana y numerosa. –1522: Se escapa con un hermanito caminando hacia los moros en busca del martirio. Ese precoz fervor religioso se va perdiendo en su adolescencia, cuando se aficiona a las novelas de caballería (por su madre), y a las artes de la vanidad femenina (por una parienta y una doméstica). –1531: Su padre acaba por internarla en las Agustinas para enderezarla. Una de las monjas le ayudó mucho. –1532: Ha de salir por enfermedad, y su tío Pedro Sánchez de Cepeda la aficiona a las buenas lecturas de autores cristianos. –1533: Declara su vocación religiosa a su padre, que se la frena. –1535: Huye y entra en el Carmelo de la Encarnación, Ávila. –1538: Ha de salir por enfermedad grave. –1539: Regresa tullida a la Encarnación muy mal de salud. –1542: Es curada por intercesión de San José. “Casi veinte años” vive precariamente su condición de religiosa (Vida 4,3). –1554: Conversión profunda y definitiva ante un Cristo muy llagado. Inicia una vida espiritual muy intensa. –1559: Primera visión de Cristo. –1562 y ss: Escritora: Concluye su primer libro, la Vida, al que seguirán otros: Camino de perfección, Meditaciones sobre los Cantares, Moradas del Castillo Interior, Fundaciones, Visitas, Constituciones, 8 Poesías maravillosas, etc. Escribió también un gran número de cartas, unas 450 fueron halladas y reunidas en el Epistolario, como también sus Cuentas de conciencia. Fundadora: En esos años forma o reforma 17 Carmelos, el primero de ellos el de San José, 1562, en Ávila, y el último el de Burgos, el año de su muerte. Las fundaciones, estando casi siempre mal de salud, le exigieron muchos viajes y gestiones, llevando por eso una vida muy penitente. –1582:Muere en el Carmelo de Alba de Tormes, Salamanca, fundado  1570. –1614: beatificada por Paulo V. –1622: canonizada  por Gregorio XV. –1970: Declarada por Pablo VI Doctora de la Iglesia.    Leer más... »

Cienciología aprovecha la erupción del volcán de La Palma para acercarse a los afectados

InfoRIES - qui, 2021-10-14 08:54

En los últimos días, diversas organizaciones y colectivos, y muchos usuarios de las redes sociales han puesto en marcha iniciativas de tipo solidario en torno a la erupción del volcán de La Palma (España), que ha afectado a cientos de familias que han tenido que abandonar sus viviendas, destruidas por el avance de la lava.

Uno de los muchos mensajes que se ha difundido en Facebook, acompañado por vídeos de personas que lo explican en clave testimonial, dice lo siguiente:

“Hola, somos ministros voluntarios y estamos aquí en La Palma para ayudarte a reducir tu estrés para que puedas afrontar esta situación con mejores ánimos.

Contáctanos si conoces a alguien que esté muy afectado, desorientado o simplemente si te gustaría ayudar a los demás aprendiendo estas herramientas prácticas y con resultados inmediatos y visibles de mejoría en el ánimo de la persona.

Es totalmente gratis.

Podemos desplazarnos donde estés.”

Y proporcionan un número de teléfono. ¿En qué consisten estos “ministros voluntarios”? La nomenclatura podría indicar una adscripción cristiana. Pero no es así, y ya queda claro al ver las camisetas amarillas que llevan puestas los protagonistas de los vídeos, donde se lee: “Scientology Volunteer Minister”.

En el momento oportuno

Efectivamente, se trata de personas que integran uno de los organismos más visibles y activos de la Iglesia de Cienciología (Scientology): los Ministros Voluntarios. Es habitual ver a los Ministros Voluntarios de Scientology en los lugares donde suceden catástrofes naturales o grandes atentados, ataviados con sus llamativas prendas amarillas y ofreciendo las “herramientas prácticas” de la secta para las víctimas y afectados.

Leer más... »

Using the lens formula

KhanAcademyExercises - qui, 2021-10-14 04:26
Let's practice some problems to apply and better understand the lens formula for convex and concave lenses.

Galvanic (voltaic) and electrolytic cells

KhanAcademyExercises - qua, 2021-10-13 22:20
Check your understanding of galvanic (voltaic) and electrolytic cells in this set of free practice questions designed for AP Chemistry students.

No ofendan más a Dios

«Muchos otros signos hizo también Jesús en presencia de sus discípulos, que no han sido escritos en este libro. Sin embargo, éstos han sido escritos para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo tengáis vida en su nombre».
Jn 20,30-31

El 13 de octubre de 1917, hace hoy 104 años, cuando miles de peregrinos se encontraban en Fátima, se produjo el «Milagro del sol» llamado así porque se vio al sol temblar durante unos tres minutos en una especie de «danza». Tuvo lugar tras la última aparición de la Virgen María a los pastorcitos Jacinta, Francisco y Lucía, y tras haber anunciado que haría una señal «para que creyesen».

El mensaje final de la Virgen a Lucía fue:

«No ofendan más a Dios, Nuestro Señor, que está ya muy ofendido»

No ofendamos más a Dios pecando sin arrepentirnos. No ofendamos más a Dios despreciando la gracia que nos conduce a la conversión. No se ofenda más a Dios adulterando el Evangelio de Cristo. No se ofenda más a Dios convirtiendo la gracia en libertinaje. No se ofenda más a Dios facilitando la fornicación y el adulterio. No se ofenda más a Dios profanando la Eucaristía. No se ofenda más a Dios fomentando la idolatría. No se ofenda más a Dios reconstruyendo Sodoma y Gomorra. No se ofenda más a Dios profanando sus templos. No se ofenda más a Dios poniendo a la Iglesia de Cristo al servicio del Príncipe de este mundo. No se ofenda más a Dios negando el buen pasto de la sana doctrina al rebaño de Cristo. No se ofenda más a Dios dejando a los niños en manos criminales. No se ofenda más a Dios agasajando a los apóstatas. No se ofenda más a Dios encumbrando a los heresiarcas. No se ofenda más a Dios ignorando a su Madre. No ofendamos más a Dios siguiendo la senda de quienes desprecian y se burlan de la fe que fue revelada de una vez para siempre a los santos. 

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Laus Deo Virginique Matri

Luis Fernando Pérez Bustamante

Una ventana a la Tierra Media - Héroes de lo ordinario

En efecto, en los grandes acontecimientos suele haber héroes que son aquellos que se entregan a la tarea encomendada y la llevan a cabo de forma perfecta, según lo que estaba establecido para ello yendo más allá, seguramente, de lo que a lo mejor debían hacer. Y por eso son admirados y recordados por las generaciones posteriores a los acontecimientos que los llevaron a comportarse como tales y, pues, a serlo. 

Sin embargo, según tenía por bueno y mejor J.R.R. Tolkien, en lo ordinario de cada día había no poca heroicidad y, claro, no pocos héroes… 

El caso es que esto lo traemos aquí a colación de lo que dice, en un momento determinado, Eduardo Segura en su libro “J.R.R. Tolkien – El mago de las palabras” que, si bien pudiera considerarse un libro sencillo (ni en el número de páginas ni en el lenguaje utilizado es grandilocuente porque su autor, claro, no quiere serlo pues no es el caso ni el momento ni toca serlo, por así decirlo) viene la mar de bien para conocer al escritor que todos tenemos presente en nuestra vida. 

Pues bien, como decimos, en un momento determinado, al hablar de cómo era en el fondo el autor de “El Hobbit” (etc.) nos dice que Tolkien padre “meditaba sobre la heroicidad que se esconde en las cosas de cada día”. Y eso nos ha llevado a pensar que sí, que también hay héroes que hemos dado en llamar “de lo ordinario”. 

¿Qué es, por tanto, lo ordinario y cómo se puede ser un héroe así? 

Para empezar, está más que bien que J.R.R. Tolkien meditara, pensara en profundidad, sobre esto que, en principio, pudiera parecer tema de poca importancia cuando, al contrario, es más que importante porque abarca el mayor tiempo de la vida y forma de ser de las personas. Y es que lo ordinario es lo común, por así decirlo. 

Digamos, por tanto, sobre esto, que lo ordinario y su cumplimiento a la perfección (y de ahí la heroicidad) pues ¿puede haber mayor proeza o hazaña que cumplir con lo que se debe cumplir en cada momento? Y, repetimos lo de “en cada momento” pues ahí reside la cosa: en no envalentonarse con lo grande sino en perseverar en lo pequeño, ordinario, de cada día. Y eso aplicado a los personajes que caminan por la Tierra Media. 

Así, por ejemplo, podemos considerar un héroe a quien: 

- Sabe levantarse cada mañana y no se desmorona ante lo que debe hacer (ya sea arreglar un jardín, caso de Sam, forjar espadas o hacer arcos…),

 

- No quiere poner mala cara cuando se le echa sobre su espalda un trabajo que considera exagerado pero lo cumple,

 

- Sabe soportar las impertinencias de algunas razas que les son esquivas pero no quiere que la cosa vaya a más,

 

- Sabe mantenerse fiel a la misión que tiene encomendada y lo hace en cada acción que lleva a cabo, en cada omisión…,

 

- Tiene en cuenta los pequeños detalles y procura que ninguno de ellos se pase por alto,

 

- Es capaz de hacer el bien en las dosis necesarias sin que se sepa quién es quién lo hace,

 

- No se deja amedrentar por el Mal ni en las pequeñas cosas… sobre todo en las pequeñas cosas, 

 

¿Ven ustedes? Hay héroes en lo ordinario, héroes de lo ordinario en la Tierra Media porque en las cosas de cada día está la semilla del todo.

Eleuterio Fernández Guzmán- Erkenbrand de Edhellond

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Tierra Media: otra Tierra, esta Tierra. 

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

 

La delicadeza de los santos

Espada de doble filo - Bruno Moreno - ter, 2021-10-12 10:22

Los detalles a veces nos conmueven más que el conjunto y se introducen profundamente en nuestra memoria, quizá como un reflejo de la predilección que tiene Dios por lo pequeño. Este verano, al leer la extensísima biografía de San Enrique Newman escrita por Ian Ker, me llamó en especial la atención una breve anécdota sin importancia que se cuenta sobre el santo.

Cuando Newman tenía ya sesenta años, visitó un día el pueblecillo de Ham (que en tiempos modernos ha sido absorbido por la gran urbe londinense), donde había pasado los primeros años de su vida y que nunca había dejado de estar “en sus sueños”. Una vez allí fue naturalmente a ver su antigua casa, Grey Court House, y rememoró con gran melancolía cómo, en esas mismas ventanas, habían colocado velas para celebrar la victoria inglesa en Trafalgar.

También recordó que, poco después de mudarse a otra casa, su padre, su hermano y él habían pasado por allí y, el jardinero, amablemente, les había ofrecido tres albaricoques. El padre de Newman le dejó elegir a él, ya que era el más pequeño, y el futuro santo tomó uno y se lo comió. Al hacer memoria de aquellos tres albaricoques, ¡medio siglo después!, Newman comentó: “elegí el más grande, algo que aún me sigue inquietando cuando pienso en ello”.Leer más... »

Fe, subjetividad, sensibilidad

Hace ya mucho tiempo que reflexiono sobre la fe. A mi modo de ver, es el tema fundamental: “Creer o no creer”. No me refiero a creer en cualquier cosa, sino, específicamente, a creer en Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre.

Lo debates centrados en el binomio fe-razón siguen siendo procedentes, pero se han quedado un poco anticuados. El hombre no es solo razón. El hombre, el sujeto creyente, en este mundo terreno, es un espíritu encarnado. Es razón y voluntad, razón y pasión, cuerpo y alma. Es todo eso en la unidad de lo humano.

La apologética, la argumentación en favor de la fe, falla si olvida al sujeto; al destinatario de la revelación cristiana. Lo supo expresar muy bien el filósofo Maurice Blondel: “No nos cansamos de repetir argumentos conocidos, de ofrecer un objeto, mientras que es el sujeto quien no está dispuesto. No es nunca del lado de la verdad divina, sino del lado de la preparación humana, donde se halla la diferencia y donde el esfuerzo de la demostración debe realizarse”.

El que está llamado a creer, en este mundo, es el ser humano. Un sujeto que sintetiza los datos objetivos. El problema del hombre, la cuestión del sentido de la vida, es el camino que Dios ha elegido para revelarse, para darse a conocer; es el camino de la Encarnación: “el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado” (GS 22).

La fe es, desde la perspectiva humana, la principal opción de la libertad. Vivir humanamente es optar. Y creer es ejercitar hasta el fondo esta posibilidad, escogiendo el amor a Cristo y a los hermanos como la finalidad verdadera y última de la propia vida. Creer es optar; creer es ser libre; creer es llevar a plenitud la propia humanidad.

El sujeto ha de estar dispuesto. Y el sujeto es cuerpo y alma. Es lo visible y lo invisible. Joseph Ratzinger dice que “el hombre debe poner el pie en la ‘escala’ del cuerpo, para encontrar en ella el camino al que la fe lo invita”. Y hablar del cuerpo es hablar de la sensibilidad, del corazón. Decía Saint Exupéry: “Solo se ve bien con el corazón”.Leer más... »

12 de octubre: cuando se tiene tanto que celebrar…

Ya sabemos que hoy día las cosas se han sacado de madre, por así decirlo, en muchos aspectos de la existencia. Y una de ellas es lo que fue, al suceder, y lo que supuso, luego, el descubrimiento de América que, como todos sabemos, acaeció un día como hoy pero de 1492. 

En torno a la llamada “Leyenda negra” que se ha suscitado, seguramente desde hace mucho tiempo, en contra de España, de su historia y de lo que fue la misma, es bien cierto que se dicen exactas barbaridades pues ya sabemos que cuando las cosas no son del pensar de según qué tipo de personas lo mejor que saben hacer es meter la pata. Y la meten más que bien y en este tema, el que hoy tratamos, la meten y la remeten y no quieren sacarla del sito para nada de nada pues ahí viven, en su ignorancia, tan contentos de haberse conocido. 

Sabemos que es muy políticamente correcto hacer eso de respetar las costumbres ajenas. Lo que pasa es que cuando tales costumbres se desbarran y, así, por decirlo pronto, suponen una afrenta a la humanidad lo que toca ser es verdaderamente intolerante con ellas. Y no vale ningún comportamiento como el que decimos arriba, el políticamente correcto, ni nada por el estilo pues lo que es una barbaridad es una barbaridad lo diga quien lo diga. 

Y ahí estaban aquellas costumbres de algunos lugares de la no descubierta América consistentes en sacrificar seres humanos. Es decir, era algo propio del sitio aquel que, en muchos pueblos indígenas, se tuviera por costumbre coger a una persona, colocarla en el sitio apropiado para la cosa, rajarle el cuerpo de parte a parte, sacarle el corazón y tirar el cuerpo por las escaleras del templo de que se tratase. Y luego, como podemos suponer, lo más propio de aquella costumbre era “comerse” el cuerpo del sacrificado. Y eso era una costumbre que, al parecer, hay que respetar porque es propio de aquella idiosincrasia… 

Y llegan los “invasores” españoles al lugar de marras. Y, claro, dado las costumbres occidentales de respetar la vida de los seres humanos (a no ser que alguno se empeñara en no respetar la ajena, claro está, y como es este caso precisamente) no tuvieron a bien seguir permitiendo que a miles y miles de personas (espanta sólo leer las cifras de seres humanos sacrificados al año, por ejemplo, por los aztecas) se les diera el pasaporte para el otro mundo porque había algún descerebrado que creyera que con la muerte de tales personas se iba a aplacar el ser de un dios imaginario y sanguinario. 

Y pasó lo que tenía que pasar y que ha pasado a lo largo de la historia de la humanidad: guerra habemus. Y es que estamos más que seguros que en tal momento no cabía diplomacia que valga con aquellos que de matar al prójimo, así, de forma bastante sanguinaria, hacían su vida ordinaria pues según las cifras no habría día que allí no hubiesen sido sacrificadas miles (al menos cientos; una, hubiera sido excesivo) de personas, incluyendo niños. Y sobre esto, es alucinante que cuando un niño lloraba ante tal situación (¿Quién no lo haría?) se creía que era signo de que iban a haber grandes lluvias… En fin… Leer más... »

Páginas

Subscrever Homeschooling Católico agregador

Tópicos ativos do fórum