Carrello

0 Prodotti MXN$0.00

Testimonio de Maricela y Raúl.

Ritratto di Silvia

HACE 20 AÑOS, NUESTRO TESTIMONIO

 

Me llamo Maricela y  sí, hace 20 años tome una de las decisiones más importante en mi vida.  Hace 20 años aun éramos novios Raúl y yo. Siendo novios llego Raúl un día a mi casa y me pregunto dos cosas ¿Qué si yo estaba dispuesta a tener una familia grande? Y ¿Sí estaba dispuesta a educarlos en casa como la Sagrada Familia? Fueron preguntas difíciles de responder porque yo sabía que lo que contestara era un compromiso para toda la vida, no podía engañar a Raúl, lo que yo respondiera es lo que íbamos a ser ya casados. Y mi respuesta fue SI.

 

Si a tener una familia grande recibiendo a los hijos que Dios nos diera y si a educarlos en casa. Nos casamos y después de 5 largos años de espera Dios nos dio el primero de los nueve más grandes regalos que Él nos ha dado, Natalia nuestra hija mayor. Después llegaron 4 varones Raúl, Diego, Pablo y Santiago. Después María y Fátima nuestras dos pequeñas hijas y al final dos bebés que están en el cielo y que estamos seguros que desde ahí cuidan a esta gran familia y nos ayudan en esta inmensa labor. Hace 14 años cuando nació Natalia fue el momento de poner en práctica lo que habíamos platicado muchas veces en el noviazgo y ya casados,  y lo que habíamos estudiado, preparado y organizado durante 9 meses.

 

Empezamos lo que mejor pudimos, la experiencia obviamente la íbamos ir adquiriendo, lo que teníamos era mucho entusiasmo y por supuesto la ayuda de Dios y de la Sagrada Familia para suplir todas las carencias que como personas tenemos. El camino que hemos recorrido desde que iniciamos está misión no ha sido fácil, es una labor ardua, con mucha responsabilidad, trabajo de 24 horas, a veces muy cansado pero es el más gratificante y satisfactorio al saber que educando a nuestros hijos con valores humanos, con valores espirituales y que aprendan a tener a Dios en el centro de su vida serán personas que el día de mañana influirán  de una manera positiva en esta sociedad tan carente de buenos lideres.

 

Raúl y yo sabemos que no somos perfectos que tenemos virtudes pero que también estamos llenos de carencias aun así sabemos que tenemos lo más importante para realizar esta misión, esta vocación que Dios nos ha dado, tenemos AMOR por nuestros hijos y sabemos que por el simple hecho de amarlos ya lo estamos haciendo bien 

 

Esta labor no la hemos concluido y me parece que nunca concluirá, aquí estamos en el camino sabemos que no estamos solos que cada vez son más matrimonios y familias tratando de “salvar” a sus hijos del “remolino” de esta sociedad y sabemos que podremos seguir por qué tenemos a los mejores aliados la Sagrada Familia.

 

QUE DIOS LOS BENDIGA

Argomenti del forum attivi