Panier

1 Item MXN$0.00

Mera defensa de la fe - Eleuterio Fernández Guzmán

S'abonner à flux Mera defensa de la fe - Eleuterio Fernández Guzmán
b2evolution 2020-08-04T06:10:06Z
Mis à jour : il y a 2 heures 20 min

Venerable Marta Robin – Darse, así, a Cristo

dim, 2020-08-02 17:12

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Darse, así, a Cristo

 

“¡Oh mi Jesús, Oh mi Maestro adorado! Yo me doy, yo me vuelvo a dar, yo me abandono libremente a vuestra misericordia, a vuestro amor, a vuestra feliz intimidad, dolorosa y gloriosa… a vuestra intimidad eucarística”. (Diario íntimo, 26 de enero de 1930)

 

Si hay palabras que manifiesten entregan son éstas. Y la Venerable Marta Robin las pone aquí en el orden correcto y necesario para que se entienda lo que su corazón tiene por bueno y verdad. Y, ciertamente, a nosotros nos echa una mano bien grande al decir esto que dice en su Diario íntimo aunque ya sabemos que la intimidad es relativa porque, conocido por quien quiera conocerlo, ha tomado vuelo y ha volado más que alto en el corazón de muchos.

Sí, Jesús es “mío”. Y tal posesión no es exagerada ni nada por el estilo sino que manifiesta lo que se puede tener por excelencia. Dios y, a través de su Hijo, se hace verdaderamente de aquellos que creen en su Verdad, en la Verdad y, en fin, en todo lo que supuso Jesucristo cuando vino por primera vez al mundo y, desde su resurrección, lo que ha supuesto, supone y supondrá para sus discípulos hasta que vuelva en su Parusía.

Pudiera parecer esto egoísmo. Sin embargo, siguiendo el ejemplo de Marta Robin, también debemos hacer a Jesús “nuestro” porque, en verdad, lo es, porque Él quiere serlo y, por eso, se ha quedado en nuestro corazón el Espíritu Santo habitándolo como un templo, como Su templo. Y por eso, nuestra hermana en la fe dice lo que dice a tal respecto y lo dice con verdad, sin exageraciones ni inapropiadas apropiaciones.Leer más... »

La Palabra del domingo – 2 de agosto de 2020

sam, 2020-08-01 17:38

Mt 14, 13-21

 

“13 Al oírlo Jesús, se retiró de allí en una barca, aparte, a un lugar solitario. En cuanto lo supieron las gentes, salieron tras él viniendo a pie de las ciudades. 14 Al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos y curó a sus enfermos.15 Al atardecer se le acercaron los discípulos diciendo: ‘El lugar está deshabitado, y la hora es ya pasada. Despide, pues, a la gente, para que vayan a los pueblos y se compren comida.’ 16 Mas Jesús les dijo: ‘No tienen por qué marcharse; dadles vosotros de comer.’ 17 Dícenle ellos: ‘No tenemos aquí más que cinco panes y dos peces.’ 18 Él dijo: ‘Traédmelos acá.’ 19 Y ordenó a la gente reclinarse sobre la hierba; tomó luego los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, pronunció la bendición y, partiendo los panes, se los dio a los discípulos y los discípulos a la gente. 20 Comieron todos y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes doce canastos llenos. 21 Y los que habían comido eran unos 5.000 hombres, sin contar mujeres y niños”.

 

COMENTARIO

Los panes y los peces

Aquellas miles de personas que seguían a Jesús, al parecer, no estaban preocupadas por qué iban a comer. Jesús, sin embargo, sí lo estaba y, además, quería poner a prueba a sus apóstoles.

Había muchos, seguramente de los más humildes y sencillos, que creían en aquel Maestro que enseñaba con verdadera autoridad y no como otros de los considerados sabios. Por eso lo dejaban todo y, yendo a pie o como mejor podían, iban allí donde sabían que estaba.

Y en aquella ocasión se reunieron muchos.

Digamos que la forma de escribir este texto denota el sentido exacto que se tenía, entonces, de la familia y de la relación entre sus miembros. Por eso dice que eran unos 5.000 “hombres” pero, en efecto, no cuentan a mujeres y niños pues siempre se tenía más en consideración a los cabezas de familia que eran los hombres. Pero Jesús los tiene en cuenta a todos y no hace acepción de personas ni por sexo ni por edad y circunstancia. Es más, seguramente sentía un aprecio profundo por los considerados menos.

Podemos imaginar el cuadro histórico: miles de personas (de las cuales Jesús ya había curado a unas cuantas de diversos males) sentadas escuchando a Jesús. Pero ha llegado la hora de comer. ¿Qué hacer?Leer más... »

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Microrrelatos VI

jeu, 2020-07-30 17:11


 

Como es bueno ser perseverante  en lo que consideramos bueno y mejor, estamos aquí de nuevo para aportar una nueva serie de microrrelatos después de que, como es fácil deducir del número del título del artículo, lo hayamos hecho en cinco ocasiones. Y es que la cosa da para esto y para mucho más.

De nuevo, rogamos sepan disculpar los amables lectores los fallos que pudiera haber en ellos porque, al fin y al cabo, cada cual da lo que puede y sabe…

 

  • Adán Corneta, Adelardo Tuk, Adaldrida Brandigamo, nombres de hobbits comarcanos que comparten, con todos nosotros, una y justa tierra, cuna de los mejores seres que conozcamos.

 

  • Vivían, quizá, demasiado tranquilos, libres, acomodados, más pendientes de recibir en cumpleaños regalos, poco amigos de aventuras a excepción del bueno de Bilbo, por dos veces ausentado… que sepamos.

 

  • Aquellos agujeros donde se establecen los Hobbits, dicen las buenas historias que muy bien milimetrados, no son aptos para aquellos que busquen enmarañarlos.

 

  • Entre desayunos, meriendas y cenas, no hay Hobbit que se precie que no haga varios y varias. Y es que para mantenerse bien formados ¡qué menos que hacerlos bien condimentados!

 

  • En Cuiviénen despertaron los Primeros, aquellos que, mirando a las estrellas, descubriéronse Elfos, raza para perdurar.Leer más... »

Recensión: : Beato Manuel Lozano Garrido: Sobre Lolo 1920-2020 - Cien años de eternidad

mar, 2020-07-28 17:00

Presentación

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Beato Manuel Lozano Garrido: Sobre Lolo 1920-2020 - Cien años de eternidad, de Eleuterio Fernández Guzmán

 

Título: Beato Manuel Lozano Garrido: Sobre Lolo 1920-2020 - Cien años de eternidad

Autor: Eleuterio Fernández Guzmán.

Editorial: Create Space (Amazon)

Páginas: 432

Precio aprox.:  10,03 € en papel – 1 € formato electrónico.

ISBN: 979-8640981841

Año edición: 2020

 

Los puedes adquirir en Amazon .

 

“Beato Manuel Lozano Garrido: Sobre Lolo 1920-2020 - Cien años de eternidad” - de Eleuterio Fernández Guzmán

Sin duda alguna, hay fechas determinadas que, en la vida de una persona, son de las que se llaman “redondas”. Así, cuando uno cumple 10 años, 20, 30 o, en fin, 90. Y lo mismo pasa con el caso del libro que hoy traemos aquí.

Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica, cumple este año 2020, en concreto el próximo 9 de agosto, 100 años. Bueno, en realidad, los cumpliría de no haber sido llamado a su Casa por Dios un 3 de noviembre de 1971, como vemos, hace ya unas cuantas décadas. De todas formas, estamos seguros de que en el Cielo habrá gran fiesta cuando llegue ese día y Lolo, ya liberado de dolores y sufrimientos físicos, se dedicará a hacer lo que mejor supo hacer siempre: estar alegre y ser un hombre, ahora alma inmortal, valiente como él solo.

Pues bien, el que esto escribe conoció a Lolo hace ya unos años. No son muchos porque, lo ideal hubiera sido conocerlo en vida pero no siempre las cosas son como queremos que sean. Por eso hay conformación en esto, en la circunstancia de haberlo conocido a través de sus escritos (libros, artículos en prensa, etc.) pero, sobre todo, a través de su vida espiritual que era, y es, de las grandes y más.

A lo largo de estos años, he ido escribiendo algunas cosas sobre el Beato de Linares (Jaén, España) Las mismas se han ido transformando en libros publicados acerca de este gran espíritu y gran alma.

Pues bien, el libro que presento hoy es el fruto de todo eso. Es decir, se trata de una recopilación de casi todo lo escrito para Lolo y por Lolo, que de todo hay.

Alguien podría decir que esto no es más que un refrito y ya está. Y no lo puedo negar pero… a falta de producción nueva que poder ofrecer a posibles y presuntos lectores, quien quiera conocer algo a Lolo o, al menos, lo que nuestro Beato ha podido influenciar espiritual en quien esto escribe tendrá que atenerse a lo que aquí se presenta hoy.

Como abajo se puede ver, en el Índice, hay un poco de todo: obras de las llamadas de piedad popular (trecena, vía crucis), otras para acercarse a lo que escribió Lolo, un repaso anual, día a día, con su santoral, con citas de nuestro amigo Manuel o, en fin, un ensayo acerca de algo que tan intrínsecamente unido está a Lolo: el sufrimiento. Incluso alguna oración que bien merece estar aquí puesta.

Puedo decir, sin temor a equivocarme, que este pequeño homenaje que hago, personalmente, a Lolo, es poca cosa y que si lo pusiéramos en una balanza en la que, en la otra parte de la misma, dejamos caer un solo pensamiento de Lolo… en fin, la parte de esta balanza con lo que Lolo podría decir pesaría infinitamente más que todo lo que el que esto escribe haya podido decir acerca de un amigo como Lolo. Y no es, esto, falsa humildad sino simple reconocimiento de las cosas.

De todas formas, esto lo ofrezco, el esfuerzo de todos estos años y lo que tenga que venir, lo ofrezco, digo, por todos aquellos que aún no conocen a Lolo. Dios quiera remediar esto, es lo que pido.

Y como todo esto se trata de lo que se trata, nada mejor que terminar con una oración. Está en el libro y, sin duda, vale la pena:

 

ACCIÓN DE GRACIAS POR MANUEL LOZANO GARRIDO, LOLO

“Padre, te damos gracias por encontrarnos con tu Amor extremo a través de la vida de ‘Lolo’.

Te damos gracias porque por tu Espíritu imprimiste en él la imagen de tu Hijo Jesús.

Te damos gracias por su fe firme, por su amor a la Eucaristía, por su celo apostólico, por la valentía en sus escritos, por su paciencia y testimonio en la enfermedad, por su alegría permanente.

Te pedimos que, imitando sus pasos de cristiano, te hagamos presente en nuestros ambientes y que, con él, nunca dudemos que contamos siempre con la mano suave y firme de nuestra Madre la Virgen María.

 

Fundación “Lolo”

Y yo, después de esto nada más tengo que decir que sea mejor. 

Bueno,  algo sí les digo más. Y es que Les pongo el Índice del libro: 

Presentación                                                                                                

Linares, agosto de 1920                     

 

Piedad popular                                              

 

       Via Crucis                                                     

 

       Trecena                                                        

 

Acercarse a Lolo – 1

                                              

Acercarse a Lolo – 2                                              

 

Día a Día con Lolo                                   

 

Obra y gracia de la evangelización              

desde el sufrimiento

 

Acción de gracias por el                                   

Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo

 

Acerca del autor

NOTA: como aquí de lo que se trata es de lo que se trata, quien quiera tener el libro, aunque sea en formato pdf, sólo tiene que decírmelo y, muy gustosamente, se lo envío. Que nadie se avergüence de pedirlo, por favor porque conocer un poco mejor a Lolo vale esa vergüenza que, en este caso, sobra y más que sobra. Y es que ya dijo Jesucristo que es mejor atesorar para el Cielo que para la tierra… y lo otro sobre dar gratis lo que hemos recibido gratis…     

  

Eleuterio Fernández Guzmán

Panecillos de meditación

 

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

Venerable Marta Robin – Efectos de la gracia

dim, 2020-07-26 17:02

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Efectos de la gracia

 

“No hay pecado que con la gracia no se pueda evitar; ninguna tentación sobre la que no se pueda triunfar; ningunas indispensables luces que no se puedan obtener; ningunos dolores que no puedan ser consolados.” (Diario íntimo, 22 enero de 1930)

 

Cuando un creyente habla de la Gracia de Dios, no hay duda alguna de que cree y sabe que es muy importante. En realidad, también es fácil que no acabe de comprender, en el fondo, qué es la misma ni cómo se sabe que se ha alcanzado. Sin embargo, hay algo que no duda nadie que crea en Dios Todopoderoso: su Gracia es indispensable para nuestra vida espiritual.

De todas formas, como una de las, digamos, generales de la ley espiritual nuestra, está la que nos dice que sin gracia de Dios, en fin, es difícil llevar a cabo casi nada, nada, que pueda resultar en beneficio nuestro.

La Venerable Marta Robin, como podemos leer aquí, tiene muy claro la importancia de la gracia. Y al parecer, no es poca ni menguada sino, al contrario, mucha y grande.Leer más... »

La Palabra del Domingo - 26 de julio de 2020

sam, 2020-07-25 17:05

  

Mt 13, 44-52

“44 ‘El Reino de los Cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo que, al encontrarlo un hombre, vuelve a esconderlo y, por la alegría que le da, va, vende todo lo que tiene y compra el campo aquel’.45 ‘También es semejante el Reino de los Cielos a un mercader que anda buscando perlas finas, 46 y que, al encontrar una perla de gran valor, va, vende todo lo que tiene y la compra’. 47 ‘También es semejante el Reino de los Cielos a una red que se echa en el mar y recoge peces de todas clases; 48 y cuando está llena, la sacan a la orilla, se sientan, y recogen en cestos los buenos y tiran los malos. 49 Así sucederá al fin del mundo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de entre los justos 50 y los echarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. 51 ‘Habéis entendido todo esto?’ Dícenle: ‘Sí’. 52 Y él les dijo: ‘Así, todo escriba que se ha hecho discípulo del Reino de los Cielos es semejante al dueño de una casa que saca de sus arcas lo nuevo y lo viejo.” 

 

COMENTARIO

 

Importa el Reino de Dios; lo demás, no

 

Para un cristiano, aquí católico, hay verdades que tiene en cuenta en su vida y que le deben llevar por el camino recto hacia el definitivo Reino de Dios. Lo que, por lo tanto, le debe importar es, precisamente, el Reino de Dios y no otra cosa mundana y dada, más, a hacerle perder tal camino y llevarle hasta la fosa de la que tanto habla el salmista.

 

El tesoro y las perlas finas

 

Dice Jesús que cuando alguien encuentra un tesoro deja todo lo que tiene y, lógicamente, va a hacerse con el mismo porque le parece muy importante para su vida. 

El Reino de Dios, el Amor del Creador y lo que supone para cada creyente, ha de ser muy importante para el mismo. Por eso cuando lo encuentra, bien por haberlo buscado, bien porque Dios se le acercó y lo llamó al oído del corazón, lo ha dejar todo (todo lo antiguo que ha quedado viejo) y no ha de abandonar, nunca, tal camino. Ha de ser lo más importante, lo que le conduzca en su vida y, por eso mismo, se queda para sí tal gozo y tal amor de parte de Dios dados. 

Pero también, el Reino de Dios es, en efecto, como lo que es de gran valor que, habiéndolo encontrado no puede ser abandonado porque supondría gran pérdida para quien se ha hecho con ello. Es de tal importancia para su existencia que ya no lo deja jamás.Leer más... »

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media– El Derecho en Tolkien según Justiniano

jeu, 2020-07-23 17:15

Entre los años 530 y 533 después de Cristo, el Emperador romano Justiniano ordenó que se hiciera, y se hizo, la recopilación de las sentencias de los jurisconsultos romanos clásicos. Tal recopilación ha pasado a la historia con el título de “Digesto” y supone, como tal palabra indica, un compendio y a quien esto guste, un verdadero gozo intelectual… aunque eso, claro, sea harina de otro costal.

Alguien podrá pensar, a la escasa altura de esto, que qué tiene que ver una obra tan antigua con lo que es propio de J.R.R. Tolkien, Y, sin embargo, tiene que ver más de lo que, a primera vista, pudiera  parecer. Y es que de todo se puede sacar sustancia, si ustedes nos entienden.

Vayamos, pues, con el asunto de hoy.

El Título I del Libro I del Digesto de Justiniano tiene por objeto la Justicia y el Derecho. Y a más abundancia define a la primera así:

“Justicia es la constante y firme voluntad que da a cada uno según su derecho”.

Más abajo viene a definir lo que son los preceptos del Derecho que bien nos vienen para la cosa aquí tratada. Y es que se nos dice que: 

“Los preceptos del Derecho son estos: vivir honestamente, no causar daño a nadie y dar a cada uno lo suyo”.

Podemos decir que para tratar la obra de J.R.R. Tolkien con relación al Derecho, tal contenido nos viene que ni pintado. Por eso vamos a ello.

Antes de eso, recordemos que aquí hicimos referencia a un libro de título “El Derecho en Tolkien” cuyo autor, a la sazón, es D. José María Miranda Boto. Al mismo debemos, pues, dirigirnos, para mejor comprender la totalidad del contenido, eso, del Derecho contenido en la obra del profesor de Oxford. Pero aquí, siendo más sencillos (también muy ignorantes en materia tan concreta), no vamos a entrar en tales conocimientos y profundidades (que agradecemos, ya sea dicho de paso) sino que vamos a tratar, eso, de dar a cada uno según lo suyo.Leer más... »

Beato Manuel Lozano Garrido - “Lolo, libro a libro”- Acercarse a Dios desde el amor

mar, 2020-07-21 17:17

Presentación

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “Mesa redonda con Dios”.

Acercarse a Dios desde el amor

 

“Dios se hace fuente de conocimiento a todo hombre que se encarama. Lo que de verdad importa es que la fuerza del corazón no deje de alimentar la nave de la plegaria, devorar y devorar distancias, aproximar a Dios todo eso que engloba nuestro nombre. El camino de las estrellas es la vida de la Fe; y su asfalto, la Esperanza.” (Mesa redonda con Dios, p. 26-27)

 

Nosotros caminamos hacia Dios, hasta su definitivo Reino, a través de la Esperanza.

Esto que nos dice el Beato Manuel Lozano Garrido tiene una importancia vital en nuestra vida espiritual porque nos muestra a la perfección hacia dónde debemos mirar pero, sobre todo, cómo debemos actuar en nuestra vida.

Es bien cierto que nosotros solemos decir que nuestra cercanía a nuestro Creador la queremos y, es más, la ansiamos como lo más importante que hay en nuestra vida espiritual. Pero eso no se hace de cualquier manera ni de cualquier forma se hace. Y es que, para eso, en realidad, debemos mirar hacia Dios y, entonces, ser capaces de seguir el camino que nos ha trazado nuestro Padre del Cielo.

Lolo nos dice que Dios se revela, por así decirlo, en el corazón de todo aquel hijo suyo que se le quiere acercar. Es decir, que es nuestra voluntad la que apunta hacia nuestro acercamiento al Creador. Y, entonces, en justa correspondencia de fidelidad, el Todopoderoso se convierte, sí, en fuente de conocimiento.Leer más... »

Netflix ofende o hasta delinque, sí, sí, presuntamente, pero...

dim, 2020-07-19 17:49

 

Seguro que la Venerable Marta Robin sabrá perdonarme que hoy día le coja su día de publicación para un tema como el que hoy traemos aquí pero estamos más que seguros que ella también se habrá sentido ofendida desde el Cielo.

Todos sabemos que las expresiones que pueden considerarse populares o que se pretenden que lo sean, las carga el Diablo. Es más, en algunos casos, como este, Satanás ha debido ser el asesor del guionista o guionistas.

Y nos explicamos, no sin antes manifestar nuestro más elevado asco por lo que aquí vamos a traer, por lo injusto y, sobre todo, por lo innecesario.

Resulta que ayer por la tarde, domingo, el que esto escribe estaba viendo el segundo capítulo de una serie titulada “La monja guerrera” que, como se decía antiguamente, echan en la plataforma Netflix.

Alguien, ahora mismo, podrá decir que cualquier cosa de mal gusto puede verse ahí y, ciertamente, no pocas veces es eso cierto; también que puede ser ofensivo contra las creencias cristianas, aquí católicas (más católicas que, así, en general, cristianas).

Pues bien, ya en el primer capítulo de la susodicha serie se dice algo así como que

“Los católicos son muy suyos sobre quien debe resucitar (-29:46’), a menos que ellos lo controlen”.

Como comprenderán esto es, además de una manifestación de ignorancia supina al respecto de la resurrección una falta de sesera puesta al servicio del idiotismo general. Y es que diera la impresión de que el catolicismo dice si este o aquel ha resucitado… En fin…

Pero lo sucedido, como he dicho arriba, en el segundo capítulo pasa de castaño a oscuro y es lo que nos ha hecho titular este artículo de una forma tal que indica que aquí no sólo se ofende, de forma gratuita e innecesaria sino que es posible que se esté cometiendo un delito de injurias como una catedral de grande.

Resulta que, cuando faltan 23’49” para que se termine el tal episodio pasa lo siguiente y se dice lo que sigue:Leer más... »

La Palabra del Domingo – 19 de julio de 2020

sam, 2020-07-18 17:15

  

Mt 13, 24-43

“24 Otra parábola les propuso, diciendo: ‘El Reino de los Cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo. 25 Pero, mientras su gente dormía, vino su enemigo, sembró encima cizaña entre el trigo, y se fue. 26 Cuando brotó la hierba y produjo fruto, apareció entonces también la cizaña. 27 Los siervos del amo se acercaron a decirle: ‘Señor, ¿no sembraste semilla buena en tu campo? ¿Cómo es que tiene cizaña?’ 28 Él les contestó: ‘Algún enemigo ha hecho esto.’ Dícenle los siervos: ‘¿Quieres, pues, que vayamos a recogerla?’ 29 Díceles: ‘No, no sea que, al recoger la cizaña, arranquéis a la vez el trigo. 30 Dejad que ambos crezcan juntos hasta la siega. Y al tiempo de la siega, diré a los segadores: Recoged primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo recogedlo en mi granero.’‘31 Otra parábola les propuso: ‘El Reino de los Cielos es semejante a un grano de mostaza que tomó un hombre y lo sembró en su campo. 32 Es ciertamente más pequeña que cualquier semilla, pero cuando crece es mayor que las hortalizas, y se hace árbol, hasta el punto de que las aves del cielo vienen y anidan en sus ramas.’

33 Les dijo otra parábola: ‘El Reino de los Cielos es semejante a la levadura que tomó una mujer y la metió en tres medidas de harina, hasta que fermentó todo.’ 34 Todo esto dijo Jesús en parábolas a la gente, y nada les hablaba sin parábolas, 35 para que se cumpliese el oráculo del profeta: = Abriré en parábolas mi boca, publicaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo. = 36 Entonces despidió a la multitud y se fue a casa. Y se le acercaron sus discípulos diciendo: ‘Explícanos la parábola de la cizaña del campo.’ 37 El respondió: ‘El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; 38 el campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del Reino; la cizaña son los hijos del Maligno; 39 el enemigo que la sembró es el Diablo; la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles. 40 De la misma manera, pues, que se recoge la cizaña y se la quema en el fuego, así será al fin del mundo. 41 El Hijo del hombre enviará a sus ángeles, que recogerán de su Reino todos los escándalos y a los obradores de iniquidad, 42 y los arrojarán en el horno de fuego; allí será el llanto y el rechinar de dientes. 43 Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.”

COMENTARIO

Cómo es el Reino de Dios

Jesús habla en parábolas porque es la mejor forma de que le entiendan aquellos que le escuchan. Además, sirve para hacerles ver qué era, exactamente, lo que quiere que entiendan.

Es cierto que Dios planta, siempre, buena semilla en el corazón de sus hijos. Sin embargo, en muchas ocasiones hay personas que se encargan de emponzoñar el mismo con ideas que se alejan de la voluntad de Dios. Plantan, así, la cizaña que, en caso de fructificar, puede dañar, mucho, la cosecha del Creador.

Resulta importante, por tanto, desdeñar aquello que pueda ser cizaña y quedarnos con lo bueno que Dios entiende benéfico para nosotros. Lo demás, como bien se dice en el texto de San Mateo, será quemado cuando Dios quiera.

Es, por eso mismo, este texto en parábolas uno que lo es escatológico. Jesús les dice qué pasará cuando vengan sus ángeles a separar lo bueno de lo malo. Sirve, por eso mismo, para prevenir y saber a qué carta quedarnos en asuntos espirituales y no caer, así, en lo que no debemos caer. Los justos brillarán y los injustos irán, ya sabemos, al infierno.

Pero el Reino de Dios, Dios mismo, es como una semilla muy pequeña y como una pequeña cantidad de levadura. Ambas realidades, en principio, pueden valer poca cosa pero, con el uso adecuado y con el tiempo, llegan, en un caso, a ser un arbusto de grandes dimensiones o, en el caso de la levadura, a dar consistencia a la masa, pongamos, de pan.Leer más... »

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Las tentaciones de Sam, según Tulkas

jeu, 2020-07-16 17:44

Un fiel lector del que esto escribe tuvo a bien, en el comentario que hizo en un artículo de fecha 17 abril pasado, servirnos en bandeja el artículo de hoy. Es más, el título responde exactamente a lo que entonces decía quien tiene un pseudónimo propio de los más fuertes de las Tierras Imperecederas, quizá, el más fuerte entre ellos. Espero que perdone nuestro amigo la tardanza en abordar la propuesta que entonces hizo pero, como sabe, “más vale tarde que nunca”.

Y a eso, humildemente, nos vamos a dedicar ahora pues esto es lo que decía quien se hace llamar, en nombre de la Tierra Media pero, sobre todo, de las Tierras Imperecederas, Tulkas:

Sería interesante dedicarle un post a las tentaciones de Sam, que creo que son 3:

1- La tentación de volver a La Comarca cuando el espejo de Galadriel. (Página 392 “El espejo de Galadriel)

2- La tentación de tomar el anillo para convertir Gorgoroth en un jardín.

3- La tentación de ceder a la desesperación en su camino al Monte del Destino, escena que Tolkien plantea como un diálogo de Sam consigo mismo al estilo de Gollum con Sméagol (Sam también estaba herido por el anillo)

Veamos, pues, cada una de ellas.Leer más... »

Beato Manuel Lozano Garrido – Amar el sufrimiento (y XII)

mar, 2020-07-14 17:17

Presentación

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Amar el sufrimiento (y XII)

 

“Ahora, sí, intentaré poner en el pórtico de esta mañana las palabras de siempre, vitalizadas ya con el nuevo borrador de tu inspiración: ‘Señor, que yo llegue a amarte en el sufrimiento” (El sillón de ruedas, p. 315)

 

Realmente, podemos decir que no hay mejor colofón a algo que se sostiene que terminar afirmando lo que se ha ido diciendo a lo largo de tantas y tantas palabras. Y el Beato Manuel Lozano Garrido lo consigue, una vez más, con lo que aquí traemos.

A lo largo de once semanas, a artículo por cada una de ellas, hemos traído lo que Lolo dejó escrito en el capítulo XIV de su libro “El sillón de ruedas”. Y es que el título muestra más de lo que dice: “Quiero amar el sufrimiento”, así, sin anestesia ni nada dicho por quien tanto, entonces ya (y luego) estaba sufriendo e iba a sufrir.

El Beato de Linares (Jaén, España), como escribió luego en el resto de sus libros, tenía la cosa espiritual más que clara: una cosa es sufrir y padecer (cosa, por cierto, propia de cada uno de nosotros) y otra, muy distinta, cómo se tiene en cuenta el sufrimiento. Y en eso, como tantas veces hemos dicho, Lolo (y es, si consideramos que sus escritos están plenamente vigentes) lo borda a la perfección quien, sufriendo tanto, tanto demuestra que ha amado.

El caso es que el amor de verdad (no el fingido, no el impostado) es así: no duda que ama independientemente de cuáles sean las circunstancias del amor o, mejor, más ama según sean las mismas malas o peores. Y eso es lo que hace nuestro hermano en la fe católica y, en general, en el más puro sentido común que pudiera haber en el mundo: reconocer lo que se es pero, así dicho podría parecer duro, saber estar a lo que hay que estar sin, a veces, poder estar…

Ahora sí”. Lolo nos dice que, después de haber escrito lo que ha escrito sobre las diversas formas de entender el sufrimiento, ahora sí puede afirmar lo que afirma acerca del mismo.

Veamos, de todas formas, que su humildad que parece no tener límite. Y es que, a pesar de que ha llegado el momento de hacer lo que dice que va a hacer, en todo caso, lo va a “intentar” lo que nos hace ver que es posible, incluso en su caso, que no sea capaz de hacerlo.

Nosotros sabemos que sí, que es “ahora sí” y que tal “ahora sí” es que sí, que es capaz de hacer lo que dice y, ya de paso, hacernos ver a nosotros que eso no es imposible: sufrir y amar el sufrimiento.

Amar el sufrimiento, sí, pero…Leer más... »

Venerable Marta Robin – Gozar de Dios, gozar en Dios

dim, 2020-07-12 17:00

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Gozar de Dios, gozar en Dios

 

“Yo vivo en Dios, llevando su vida, asentando en mí su fuerza y su amor, gustando su alegría, en una tan dulce e íntima unión que todos mis sufrimientos, todas mis penas son transformadas en alegrías.” (Diario íntimo, 22 de enero de 1930)

 

Podemos decir, sin temor a equivocarnos, que el sufrimiento, el dolor o, en fin, pasarlo mal, ni se sufre ni se padece ni se pasa mal de la misma forma. Es decir, cada cual tenemos una forma de enfrentar el sufrimiento porque, cada cual, tenemos unos principios espirituales que respetar… o que no respetar.

Las generales de la ley, por así decirlo, del sufrimiento, nos dice que no nos gusta nada pasarlo mal. Y eso no es que sea nada malo pues, de otra forma, se nos podría calificar de masoquistas y no creamos sea el caso de casi nadie. Y, por otra parte, sería demostrar que comprensión, lo que se dice comprensión acerca del sufrimiento, desde el punto de vista espiritual… como que no, que no tenemos mucha.

Bien. Ya sabemos que sufrimos y que, por otra parte, queremos comprender el sufrimiento o, lo que es lo mismo, si es posible obtener fruto espiritual del mismo.

La Venerable Marta Robin ni tiene dudas ni, por tanto, las manifiesta sino que, al contrario (muy al contrario) ella sabe encarar esto del sufrir.

Para nuestra hermana en la fe católica, todo se basa en algo que, sí, es importante (lo más importante, podríamos decir) pero que no siempre estamos dispuestos a admitir: Dios es muy importante para nosotros, sus hijos.Leer más... »

La Palabra del Domingo - Domingo, 12 de julio de 2020

sam, 2020-07-11 18:45

  

“13 Por eso les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden. 14 En ellos se cumple la profecía de Isaías: = Oír, oiréis, pero no entenderéis, mirar, miraréis, pero no veréis. = 15 = Porque se ha embotado el corazón de este pueblo, han hecho duros sus oídos, y sus ojos han cerrado; no sea que vean con sus ojos, con sus oídos oigan, con su corazón entiendan y se conviertan, y yo los sane. = 16 ‘¡Pero dichosos vuestros ojos, porque ven, y vuestros oídos, porque oyen! 17 Pues os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que vosotros veis, pero no lo vieron, y oír lo que vosotros oís, pero no lo oyeron. 18 «Vosotros, pues, escuchad la parábola del sembrador. 19 Sucede a todo el que oye la Palabra del Reino y no la comprende, que viene el Maligno y arrebata lo sembrado en su corazón: éste es el que fue sembrado a lo largo del camino. 20 El que fue sembrado en pedregal, es el que oye la Palabra, y al punto la recibe con alegría; 21 pero no tiene raíz en sí mismo, sino que es inconstante y, cuando se presenta una tribulación o persecución por causa de la Palabra, sucumba enseguida. 22 El que fue sembrado entre los abrojos, es el que oye la Palabra, pero las preocupaciones del mundo y la seducción de las riquezas ahogan la Palabra, y queda sin fruto. 23 Pero el que fue sembrado en tierra buena, es el que oye la Palabra y la comprende: éste sí que da fruto y produce, uno ciento, otro sesenta, otro treinta.’”

 

 

COMENTARIO

Sembrar y dar fruto

 

Cuando Dios siembra en nuestro corazón su Palabra y, así, una forma nueva de ser, lo que trata es de que aceptemos tanto una como otra y vengamos a ser nuevos hijos sometidos a su voluntad que tenemos como santa y buena. 

En qué situación nos encontramos, en cuanto tierra donde pueda caer la semilla del Amor de Dios es, en mucha manera, cuenta de cada uno de nosotros. Podremos ser tierra fértil donde se produzca un tanto por cien muy elevado de lo sembrado o, al contrario, tierra seca donde no arraigue ni el Amor de Dios ni lo que significa creer en el Creador. 

A nosotros, los discípulos de Cristo, nos es dada la comprensión de las parábolas. Lo dice Jesús. Sin embargo, a veces hacemos como si no nos enterásemos de nada porque no nos conviene lo que nos dice. Somos, así, espacio poco fértil y, en nosotros, la Palabra de Dios y lo que significa la misma, no producirá fruto alguno. 

Pues bien, aquellos que eran considerados sus discípulos más “aventajados” (vivían con Él y siempre lo acompañaban) pudiera parecer que conocían todos los secretos de su predicación. Sin embargo, no distaban mucho de los demás en no conocer lo que quería decir el Maestro. Leer más... »

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – El Señor de los Anillos, en crudo

jeu, 2020-07-09 17:22

Si  todo ha ido según lo previsto y no ha habido ningún acontecimiento que haya tergiversado el orden de publicación de los artículos escritos (el que esto hace lo lleva a cabo, al menos, dos meses antes de su publicación por ser temas que, por decirlo así, no tienen limitación temporal por ser asuntos de carácter atemporal),  la semana pasada, el 3 de julio de 2020, quedó publicado un artículo de título “El Hobbit, en crudo”.

Como es de esperar, a este artículo debía seguirlo otro con el título del otro gran libro, el gran libro, publicado por J.R.R.Tolkien. Y por eso, hoy mismo damos a luz lo que podría ser la continuación del otro porque, como sabemos, lo mismo es continuación la vida de Frodo Bolsón (la de El Señor…) al respecto de la de Bilbo Bolsón (protagonista de El Hobbit)

Podríamos calcar lo que dijimos apenas hace unos días. Así, podemos decir (y decimos) que está fuera de lugar que el que esto escribe vaya a innovar nada al respecto de lo que cualquier lector pueda tener por bueno y mejor de la obra de J.R.R. Tolkien de título “El Señor de los Anillos” que es, seguramente, la continuación de lo que había sido el principio con “El Hobbit.

Lo que queremos decir es que mientras que El Señor de los Anillos se ha convertido en una obra más que universal, con muchísimas ediciones en otras tantísimas lenguas que pueda haber en el mundo y hayan sido millones las personas que se han llevado a los ojos y al corazón lo que dejó escrito nuestro autor, es cierto y verdad que, en lo sencillo, en lo elemental y esencial, esta obra escrita por el profesor de Oxford nos ha de decir, nos dice más que mucho sobre algunos y más aspectos, si ustedes nos entienden…

Damos, por eso mismo, el titulo al artículo de hoy, así, “en crudo” porque es lo que podemos deducir los que nos consideramos sencillos de la cosa o, en general, sencillos y ya está. Por eso, aquí no va a haber una elaboración alambicada de significados porque, digámoslo así, esto es lo que hay y ya está… Para otras cosas ya tenemos a los que pueden sacar fruto más profundo. A nosotros nos basta con una alimentación, digamos, espiritual que sea básica… algo así, como para sobrevivir.

Esto, para empezar, es un “mea culpa” y muestra y demuestra que ir más allá de lo normal está fuera del alcance del que esto escribe que es algo así a como se debía sentir Sam Sagaz cuando caminaba junto a su amigo, Frodo Bolsón.

Vayamos, por tanto, con la cosa.

En El Señor de los Anillos es posible encontrar algunos aspectos o realidades que no dejan de tener importancia por lo que son, en sí mismos considerados y por lo que pueden ser para quien lea las palabras que diera al mundo entero, para su goce y disfrute.

Así, por ejemplo (reconocemos que nos gustan mucho los listados de cosas, ¡qué le vamos a hacer!: dan mucho juego):

 

-Es posible darse cuenta de que la sabiduría puede alcanzar los corazones más insospechados.

-Es posible darse cuenta de que el heroísmo puede alcanzar límites insospechados.

- Es posible darse cuenta de que la humildad, con ella, se pueden alcanzar metas muy elevadas.

-Es posible darse cuenta de que la sencillez puede tener un poder más que desconocido.

-Es posible darse cuenta de que la valentía de muchos de los personajes va más allá de lo que ellos creían.

-Es posible darse cuenta de que el arrojo, aunque se crea no estar dotado del mismo, puede salvar muchas vidas… empezando por la del arrojado que se arroja.

-Es posible darse cuenta de que la verdad, la meta a la que se debe y se ansia llegar, puede con todas las adversidades.

-Es posible darse cuenta de que hay personajes que no siendo imprescindibles, lo acaban siendo, si ustedes nos entienden…

-Es posible darse cuenta de que el Bien puede acabar prevaleciendo sobre el Mal por muy mal que vayan las cosas.

-Es posible darse cuenta de que hay cosas que, no pudiendo comprenderlas, es mejor llevarlas a cabo.

-Es posible darse cuenta de que hay verdaderos héroes escondidos en muchos corazones.

-Es posible darse cuenta de que es mejor tener autoridad que poder.

-Es posible darse cuenta de que el amor puede traspasar las fronteras de las razas.

-Es posible darse cuenta de que un buen final es posible si ha habido un buen camino para llegar al mismo.

Podemos ver, por tanto, que no es poco lo que, así dicho, en crudo, El Señor de los Anillos nos proporciona porque no es poco lo que quiso que nos proporcionara su autor.

Y nosotros, como no puede ser de otra forma, estamos más que agradecidos a todo esto y, aunque reconocemos que este último pensamiento lo hemos repetido muchas veces, lo hacemos porque es verdad y porque nos da la santa gana repetirlo, ¡Por Gandalf!, insensatos, ¡es que es así!

 

Eleuterio Fernández Guzmán Erkenbrand de Edhellond

 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Hay mundos que, sin duda alguna, nos llevan más lejos del que vivimos, nos movemos y existimos.

…………………………….
Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna

Beato Manuel Lozano Garrido – Amar el sufrimiento (XI)

mar, 2020-07-07 17:14

Presentación

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Amar el sufrimiento (XI)

 

“Ya, Señor, puedo concluir, pero antes desearía pedirte que esta idea de tu encarnación en el dolor me la dejes quieta, inmóvil, imborrable, como en esos cortes de las películas rancias en que un hombre se nos queda con el vaso en el aire, a dos dedos de los labios. 

Y ya que mi miseria se resiste a este trasplante glorioso de tu carne, inyecta en mi cerebro tu chispita divina para que yo vea en la mano crispada de Sebastián -en mi propia mano deforme- aquellos otros dedos que se aupaban sobre las muchedumbres para luego, dulce, pausada, armoniosamente, ir descendiendo sobre cada frente como una caricia, como un aliento, como un beso.” (El sillón de ruedas, p. 315)

 

Ya en otro artículo trajimos a colación o, mejor, apuntamos en el mismo, que el “Sebastián” del que hablaba Lolo entonces era una persona, seguramente con discapacidad intelectual, que iba en el mismo tren en el que nuestro Beato y su hermana Lucy viajaron a Lourdes en el único viaje que hiciera el linarense a tan recomendaba lugar mariano. Y es que ahora lo vuelve a nombrar porque, seguramente, dejó una huella indeleble en su corazón que es lo que suele pasar cuando el mismo es de carne y no de piedra…

El Beato de Linares (Jaén, España) está a punto de terminar el capítulo XXIV de su libro El sillón de ruedas” que lleva por título “Quiero amar el sufrimiento”, así, expresando no algo de pasada sino, al contrario, voluntad y más que clara voluntad: Lolo, quiere amar su sufrimiento lo que nos indica, primero, que a lo mejor cree él que no ha llegado a amarlo del todo (por expreso nos dice que quiere) y, luego, que, en efecto, es lo que ansía en el fondo de su corazón y por eso lo dice, siquiera, por escrito por más que Dios ya lo sepa desde el corazón de quien tanto sufre.

Pues bien, Lolo, que habla con Dios directamente (y en este capítulo lo muestra, una vez más) se atreve a pedir. Y lo hace con un humildad, con la verdadera humildad que mana de su ansia de amar al Todopoderoso. Por eso quiere que lo que comprende del dolor y del sufrimiento se quede ahí, parado, seguramente para que no se diluya en su realidad y pensamiento. Quiere, por eso nos lo dice, que se quede puesta en su vida como si la misma se hubiera quedado parada en el justo momento de haber comprendido al sufrimiento y amado al dolor.

Quiere, por eso mismo, que nunca se borre de su corazón aquella “personificación” en el dolor que representa el Hijo de Dios;, que su amor, su entrega por él mismo, por Lolo, en aquel dolor insufrible que debió sufrir en su Pasión, nunca la olvide aquel español que, en su Linares natal, sufre y pasa malos momentos aunque de los mismos obtenga fruto abundante.

De todas formas, podemos estar seguros de que algo de lo que pide Lolo en este apartado de su libro, lo ha obtenido de parte de Dios. Y eso lo decimos porque, en un momento determinado le dice Lolo al Señor algo así como que le inyecte en su cerebro “tu chispita divina”. Y lo hace porque quiere ver la intervención de Dios en un, a modo, de caricia como aliento, como un beso, tal como nos dice Lolo.

Y eso, como todos comprendemos, lo obtuvo sobradamente nuestro Beato. ¿O no?

 

Eleuterio Fernández Guzmán

Panecillos de meditación

 

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

Venerable Marta Robin – Un gran consejo espiritual

dim, 2020-07-05 18:08

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

   

Un gran consejo espiritual

“Buscar todo el tiempo, buscar por todo lugar la gracia, beber indefinidamente de esta fuente inefable, es la más urgente de las preocupaciones, el más importante de los deberes.” (Diario íntimo, 22 de enero de 2020)

 

Es posible y, casi seguro, que haya creyentes católicos que en este tipo de realidades espirituales, sencillamente, no sepan a qué atenerse. Es decir, que sí, que tenemos una fe y que llamamos católica por ser universal y ser la única verdadera pero eso, decir eso, ha de tener relación, luego, con lo que nos pasa y con cómo somos.

Esto lo podemos resumir diciendo que las generales de la ley espiritual las tenemos claras, las hemos aprendido y hasta, a lo mejor, aprehendido, pero…

Los puntos suspensivos puestos arriba encierran más de lo que, en sí mismos, significan. Y es que, al fin y al cabo, no solemos tener nada claro, o muy claro, lo que debemos querer y ansiar. Y Marta Robin, nuestra Venerable hermana en la fe, como otras muchas veces, nos echa una mano.

No hay, al respecto de su mensaje, duda alguna. Y es que aquí no vale arrimarse a la fe, por así decirlo, y a lo que supone la misma como si tuviéramos un negocio a tiempo parcial. Y nos explicamos.Leer más... »

La Palabra del Domingo - 5 de julio de 2020

sam, 2020-07-04 17:02

Mt 11, 25-30

 

“25 En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: ‘Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque  has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. 26 Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. 27 Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce bien al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce bien nadie  sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. 28 ‘Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso.  29 Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; = y hallaréis descanso para vuestras almas. = 30 Porque mi yugo es suave y mi carga ligera’”.

 

 

COMENTARIO 

Humildad y mansedumbre según Cristo 

 

En el evangelio de San Lucas recoge parte del evangelio de San Mateo. Y dice esto que sigue (Lc 10, 21-22) que es más que importante:

 

“En aquel momento, se llenó de gozo Jesús en el Espíritu Santo, y dijo: ‘Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños. Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. ’Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo sino el Padre; y quién es el Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.’”

 

Así, mientras que San Lucas recoge estas palabras de Cristo cuando han regresado los 72 discípulos que envió a predicar (Lc 10, 1) el evangelio de San Mateo que corresponde para el día de hoy no establece tal relación, digamos, temporal, sino que trátase de un texto a modo de “en otra ocasión dijo”. 

Bueno. El caso es que las palabras de Jesús tienen importancia en un doble sentido: la revelación de Dios al hombre y, por otro lado, el comportamiento que pide el Hijo del Creador a todo discípulo suyo. Y todo, además, tiene una relación directa. 

Tenemos por bueno y verdad que Jesús había venido al mundo a tener muy en cuenta, de parte de Dios, a los que peor andaban por el mundo. Nos referimos a los pobres, a los desfavorecidos, a los enfermos o, en fin, a todo aquel que sintiese una gran carga sobre su vida y existencia diarias. 

También tenemos por bueno y verdad que Jesús había “desenmascarado” a los que se consideraban sabios y entendidos en la Ley de Dios pero que, ciertamente, habían tergiversado el sentido preciso de la norma divina. A ellos el Creador no podía referirles nada al respecto de su voluntad en tal expresión de la misma pues creían saberlo todo. Leer más... »

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – El Hobbit, en crudo

jeu, 2020-07-02 17:08

Está fuera de lugar que el que esto escribe vaya a innovar nada al respecto de lo que cualquier lector pueda tener por bueno y mejor de la obra de J.R.R. Tolkien de título “El Hobbit” que es, seguramente, el principio de todo lo que vino después por mucho que antes hubiera escrito para El Silmarillion. Y decimos esto porque esta última obra no vio la luz hasta muchos, pero que muchos, años después de haber sido, al menos, esbozada.

Lo que queremos decir es que mientras que El Hobbit se ha convertido en una obra más que universal, con muchísimas ediciones en otras tantísimas lenguas que pueda haber en el mundo y hayan sido millones las personas que se han llevado a los ojos y al corazón lo que dejó escrito nuestro autor, es cierto y verdad que, en lo sencillo, en lo elemental y esencial, esta obra escrita por el profesor de Oxford nos ha de decir, nos dice más que mucho sobre algunos y más aspectos, si ustedes nos entienden…

Damos, por eso mismo, el titulo al artículo de hoy, así, “en crudo” porque es lo que podemos deducir los que nos consideramos sencillos de la cosa o, en general, sencillos y ya está. Por eso, aquí no va a haber una elaboración alambicada de significados porque, digámoslo así, esto es lo que hay y ya está… Para otras cosas ya tenemos a los que pueden sacar fruto más profundo. A nosotros nos basta con una alimentación, digamos, espiritual que sea básica… algo así, como para sobrevivir.

Esto, para empezar, es un “mea culpa” y muestra y demuestra que ir más allá de lo normal está fuera del alcance del que esto escribe que es algo así a como se debía sentir Sam Sagaz cuando caminaba junto a su amigo, Frodo Bolsón.

Vayamos, por tanto, con la cosa.Leer más... »

Beato Manuel Lozano Garrido – Amar el sufrimiento (X) – El consuelo de Cristo

mar, 2020-06-30 17:09

Presentación

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista que vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Amar el sufrimiento (X) – El consuelo de Cristo

 

“Todo, Cristo, es fruto de amor; amor que Tú pones en el cuenco de tus manos, bien abarquilladas, y luego las relajas sobre el niño, la flor, el aire, la nobleza, del revés, la herida para que todo susurre tu voz, tu amor, tu aliento y tu figura.” (El sillón de ruedas, p. 314)

 

Este texto, que corresponde a lo que hemos dado en llamar “Amar el sufrimiento”, podemos decir que roza lo sublime (porque es “bello y produce una gran emoción”, como se define tal adjetivo) sino lo toca de pleno. Y sí, lo bien cierto es que admiramos y mucho a quien esto escribe pero es que esto es, sencillamente, miel sobre hojuelas, como dirían en la Sagrada Escritura. Léanlo, pues, muy despacio… y varias veces, como regalo para su corazón.

Bien. Una vez expresado esto, es más que conveniente ir al grano de lo que creemos nos quiere decir el Beato de Linares (Jaén, España) cuando dice lo que aquí dice.

El Amor de Dios, y aquí el de Cristo (lo mismo es) tiene una finalidad bien definida y no sale del corazón divino sin intención alguna. Vamos, que no se pierde en el vacío sino que encuentra destino claro y bien definido.

Todo, claro está, como nos dice Lolo, “es fruto de amor”. Y lo es porque el Hijo de Dios sólo quiere lo mejor para sus hermanos los hombres y, en cuanto Creador, sólo quiere lo mejor para su descendencia.

Cualquiera puede decir que sí, que como es fruto del Amor de Dios… pues ya está, poco más podemos decir: todo lo que se deriva del mismo es bueno y mejor. Y es así, sin duda alguna.Leer más... »

Pages

Sujets actifs