Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

Homeschool y Educar para una nueva sociedad

Imagen de Ana Laura

Presentación del documento “educar para una nueva sociedad”

El pasado 11 de septiembre de 2012 tuvimos la oportunidad de asistir a la presentación del documento”Educar para una Nueva Sociedad; reflexiones y orientaciones para la educación en México”.

Éste documento es el resultado de muchos meses de trabajo de  la Conferencia Episcopal Mexicana (CEM).

Los señores obispos reunidos en asamblea en el año 2009 definieron como asunto prioritario el análisis y búsqueda de respuestas a la problemática de la educación mexicana. Siguiendo la invitación del Papa Benedicto XVI  a atender la que  Su Santidad ha llamado “emergencia educativa”.

Se dio inicio a un largo proceso de trabajo. Inicialmente se elaboró un borrador para comenzar con una investigación profunda y se definió que el campo de estudio sería no sólo la educación formal (la escolar) sino también la educación informal: Cultural, familiar, medios de comunicación etc.

En noviembre de 2011 se reunió la CEM en asamblea plenaria con un equipo de colaboradores de la pastoral educativa para realizar los trabajos de análisis, conclusiones y redacción.  Posteriormente, durante los siguientes meses, una comisión se encargó de la redacción final.

 Durante la presentación del documento los señores obispos expresaron su confianza en  que al entregar éste documento a la sociedad mexicana,   éste se tenga benéfica influencia general en el país.

 Así mismo manifestaron que la misión de la Iglesia es evangelizar educando y educar evangelizando. Que los cristianos no podemos ser sujetos pasivos pues debemos dar una respuesta a partir de la realidad que nos interpela y ver  ésta realidad en la totalidad de sus factores.

Contenido del documento.

El documento está dividido en 4 partes.

En la primera de ellas se hace una “radiografía de la educación en México.”  Se trata de un diagnóstico considerando que en el mundo actual el paradigma educativo está en proceso de revisión y actualmente se presentan nuevos caminos y medios para educar y sin embargo nos encontramos con la dificultad de transmitir eficazmente las certezas a las nuevas generaciones. Consecuentemente existe la pérdida del sentido del valor de la persona y de la vida lo cual conduce a la miseria y limita el desarrollo.

La segunda parte enfoca la educación a partir de una mirada a la realidad. Para ello se mira al pasado y al legado cultural de nuestra patria. Y sobre todo se valora el legado que La Iglesia ha dejado como protagonista de la educación en México. Se busca reponer los valores en un contexto nuevo que hay que interpretar.

La tercera parte nos explica cómo hay que educar revalorando la antropología cristiana pues ese es el gran aporte de la Iglesia a la educación. Se debe considerar a la persona humana como el centro para descubrir los medios educativos. Para lo cual se debe buscar una educación con sentido humanista integral que promueva el desarrollo de la razón, la voluntad y el conocimiento y no solamente competencias.

En la última parte de documento los obispos señalan los compromisos y tareas por cumplir y en ella hacen 10 propuestas.

 

El documento de la CEM es en verdad oportuno en un momento crucial de la historia no sólo de nuestro país sino de la humanidad entera. Su Santidad el Papa Benedicto ha hecho un llamado a responder a la emergencia educativa. ¿Qué se entiende por eso?

Recordemos, médicamente hablando, que una urgencia es una situación que pone en peligro la vida o la conservación de alguna función del paciente. En cambio una emergencia es una situación aún más crítica, pues esta pone en peligro inminente la vida o la función ya dicha. Dicho de otro modo una emergencia es un problema de gran peligro que debe atenderse de inmediato para evitar consecuencias serias y permanentes  y aún la muerte.

El término utilizado por Su Santidad no podía ser más elocuente. La situación de la educación en el mundo es un problema grave que amerita atención inmediata. No hacerlo será de graves consecuencias.

 

Las concusiones de éste documento no dejan lugar a dudas: Cada elemento de la sociedad tiene su parte que aportar en la solución del problema educativo. No hay excepciones.

Sin embargo son dos las instituciones las que tienen el mayor peso en hacer la diferencia para las nuevas generaciones: La Iglesia y la familia.

Si tomamos en cuenta que la Iglesia está formada por todos los bautizados podremos decir entonces que las familias católicas son por definición las que tienen en sus manos el futuro de la humanidad.

 El documento de la CEM habla en diferentes incisos sobre el papel primordial que tienen los padres en la educación y si lo leemos detenidamente veremos que la escuela en casa o homeschool es una de las respuestas más factibles para enfrentar la emergencia educativa. Estamos en la lucha desesperada por la supervivencia en las que uno de los procedimientos de primeros auxilios más a la mano de cualquiera: ricos, pobres, citadinos o rurales es educar en el hogar.

 Revisando el documento podemos darnos cuenta de que hacer escuela en casa cumple con todos los requerimientos que mencionan de una educación humanista, de calidad  y centrada en la persona. Muchos son los párrafos en los que se habla de la vocación educadora de los padres la cual es insustituible.

 

Invitamos encarecidamente a todos los padres de familia, a leer el documento que el  Episcopado Mexicano  nos entrega y a dar nuestra respuesta como miembros de la Iglesia al llamado urgente que el Papa Benedicto nos hace.

 

Finalmente les dejamos ésta cita como parte de ésta invitación:

 

64. La Iglesia, por vocación y misión, tiene la grave responsabilidad de ser

madre y maestra; de engendrar y acompañar hacia su pleno crecimiento a cada

uno de sus hijos. Cada diócesis, parroquia, pequeña comunidad eclesial y hasta

la Iglesia doméstica que es la familia, debe ser una casa y una escuela, es decir,

un hogar y un espacio de experiencia discipular.

Toda acción eclesial ha de enfocarse a la gran tarea de “evangelizar educando

y educar evangelizando”:

 

Educar para una nueva sociedad pag. 115