Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

Códice Guadalupano

Imagen de Silvia

 

tilma de San Juan Diego

 

Códice Guadalupano

Mensaje para dos culturas.

 

Está cerca el 12 de Diciembre, día de la Virgen de Guadalupe y es importante que podamos entender todo el significado de los símbolos que aparecen en la figura de la Virgen.

La maravilla de la unión de la cultura española con la indígena de nuestro país que hizo Dios a nuestro pueblo a través  de la Santa Imagen de la Virgen de Guadalupe.

 

Las naciones indígenas se comunicaban con imágenes y signos codificados, que unificaban sus lenguas.

 

Primero hablaremos del AYATE o  tilma:

El ayate de Juan Diego (ahora San Juan Diego), al parecer está hecho de “Ixtle” que es una fibra de maguey y mide 1.68 x 1.05 m. de ancho y su textura abierta es la menos adecuada para ser pintada. Además no podía haber durado cientos de años en perfecto estado.

No pudo haber sido pintada por los españoles, ya que , como vemos es en sí misma todo un códice pleno de significados para los indios, cosa que los conquistadores desconocían absolutamente y que eran plenamente comprensibles tan solo por los indios. Colores, flores, adornos, luna, sol, el prendedor, la cinta que pende de las manos, todo lleva un mensaje que viene a ser como un “catecismo pictórico”, una proclamación de verdades evangélicas. Además los indígenas no conocían todavía al verdadero Dios.

 

La Sagrada  Imagen estuvo sin protección de un cristal durante 116 años y son pocos los deterioros que sufrió. Sobresalen las huellas  del bastidor y del ácido derramado en su lado izquierdo.

 

aparición

FECHA DE LA APARICIÓN:

La primera aparición de la Virgen a Juan Diego fue el sábado 9 de diciembre de 1531; la segunda aparición tuvo lugar el mismo día, la tercera fue el domingo 10 de diciembre y le pidió a Juan Diego que fuera al día siguiente el lunes 11 para que le entregara la señal que haría que el Obispo Zumárraga creyera. Pero Juan Diego no se presentó donde había quedado con la Virgen el día 11, porque su tío Juan Bernardino estaba grave. Juan Diego salió de la casa del tío el martes 12 de diciembre muy tempranito para ir por un confesor, pues parecía que su tío no se mejoraría.

 

La Virgen se le volvió a aparecer a Juan Diego (o sea fue la cuarta aparición) y le hizo saber a la Virgen que tenía que ir por un confesor pues su tío estaba grave, a lo que la Virgen le contestó: “Oye y ten entendido, hijo mío, el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige; no se turbe tu corazón; no temas esa enfermedad ni otra alguna enfermedad y angustia. ¿No estoy yo aquí que soy tu madre? ¿no estás bajo mi sombra? ¿no soy yo tu salud? ¿no estás por ventura en mi regazo? ¿qué más has menester?. No te apene, ni te inquiete otra cosa; no te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá de ella: está seguro de que ya sanó”.

 

Estas palabras produjeron en Juan Diego un gran consuelo y le dijo a la Virgen que le diera la señal y el mensaje que debía llevar al Señor Obispo. La Virgen le pidió que le llevara del cerro unas rosas que encontraría allí.  Juan Diego  sabía que en ese cerrito no se daba ninguna clase de flor y menos en el mes de diciembre. Subió a donde le dijo la Virgen y encontró la cumbre de dicho cerro, convertida en un jardín lleno de flores hermosas (rosas de Castilla) y las recogió y las fue poniendo en su tilma.

 

Después de cortarlas bajó donde estaba la Virgen y se las mostró. La Virgen entonces las tomó en sus manos y las puso nuevamente en la tilma de Juan Diego y le mandó que viera al Señor Obispo y que le contara de donde las había tomado y le dijera que era la señal que la Virgen María le mandaba y que deseaba que le construyera un templo. Pero además le ordenó a Juan Diego que solamente delante del Señor Obispo desplegara su manta y descubriera lo que llevaba.

 

Cuando llegó para ver al Señor Obispo, los criados lo hicieron esperar largo rato, cuando pudo pasar a ver al Obispo  Zumárraga, le contó todo lo sucedido, la enfermedad de su tío y la promesa de su salud y le repitió fielmente el mensaje de la Santísima Virgen y al extender su ayate, se esparcieron por el suelo todas las diferentes rosas de Castilla que traía y apareció en la tilma la imagen  de la siempre Virgen Madre de Dios.

 

Este ayate es el que se conserva en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe.

 

En cuanto vio la imagen de la Santísima Virgen, el Señor Obispo, se arrodilló, lo mismo que las personas que se encontraban presentes con el Señor Obispo y se dispuso a obedecer el mandato de la Virgen. Después se puso de pie, desató del cuello de Juan Diego la tilma en que apareció la imagen de la Reina del Cielo y fue a ponerla en su oratorio. Esto sucedió el 12 de diciembre de 1531.

 

cara de la Virgen

 

LA FIGURA DE LA VIRGEN DE GUADALUPE.

 

PELO DE LA VIRGEN.-

Es pelo suelto con raya en medio, que así lo usaban las doncellas Vírgenes, ya que las indígenas casadas, lo usaban con 2 colitas entrelazadas a los lados.

 

RAYOS.-

Entre una aura luminosa que rodea a la Virgen, como que sale de su vientre, Rayos de Sol, anunciando la llegada de Cristo Jesús, el hijo de Dios, y la Virgen lo irradia para bien de todo lo creado. Los Rayos en forma de flecha, se relacionan con la elevación, la espiritualidad y los ondulados, con rayos de Venus.

 

ojos de la Virgen

OJOS.-

Por medio de los medios científicos más modernos de computación digital, se descubrió la presencia de 13 personas en ambas corneas de los ojos de la Virgen.

El pequeño diámetro de las corneas y el burdo material del ayate, hacen imposible pintar estos detalles por la mano del hombre. En sus tiernos y amorosos párpados, se refleja el palpitar que da la vida.

 

BOCA.-

La boca de la Santísima Virgen, se encuentra pintada  sobre un defecto del ayate y no obstante es anatómicamente perfecta. Es pequeña y parece  iniciar una leve  y tierna sonrisa.

 

OVALO.-

En el cuello se encuentra un óvalo  que es idéntico al de las estatuas de los dioses que portan sobre su pecho, como su propia alma que les da la vida, circundado por una raya negra y en medio tiene una cruz de color negro. Esta cruz recordaría el cuarto movimiento que produce el sol, máxima energía de los Anahuacans. La cruz negra recordaría a Quetzalcoatl, que se convirtió en hormiga negra para obtener el maíz que poseía la hormiga roja en Tonacatepetl, cerro del sustento y así se creó la quinta humanidad formada por Quetzalcoatl que dio su sangre para amasar el polvo de los huesos traídos del Mictlán. Los sacerdotes Tenochcas y Mayas se pintaban de negro; esto puede indicarnos que ahí un sacerdote dio su vida para que la humanidad tuviese vida para siempre. Es el sacrificio de Cristo, que derramó su sangre por todos nosotros.

 

manos de la Virgen

MANOS DE LA VIRGEN.-

Con las manos así juntas, está en constante oración, para pedir por nosotros a Cristo Jesús su, hijo amado y significa amparo y protección. Se cree que está haciendo casita, aludiendo a: “Su casita sagrada del Tepeyac”, la fundación de una nueva nación, la fusión de dos culturas. De las manos, como que sale el jeroglífico Tepétl (cerro), coronado con la Cruz Potenzada de Cristo en el óvalo. Teológicamente la posición de Cristo es la más importante; por eso está en un sitio más alto.

 

LOS TEPÉTIS.-

Los tepétis que están en las mangas de la túnica podrían ser un códice Tenochca en escala y que sobreponiendo un mapa de la Ciudad de México, se observa al lado izquierdo en el oriente al Ixtaccihuatl = mujer blanca dormida y del derecho el Popoctepetl = cerro que  ahuma.

 

cinta de la Virgen

 

 

CINTA.- (Vestimenta de la mujer noble).

La cinta o faja negra en la cintura, es significado de embarazo; las mujeres indígenas se ceñían con su chincuete  su cueitl (falda) arriba de la cintura, para dejar libre el abultamiento del vientre. La cinta terminada en ángulo y cayendo por delante, asume todo el pensar Tenochca, de ceñirse así los dioses y diosas. Y es un símbolo de fin de ciclo.

 

 

 

flor de cuatro pétalos

FLOR DE CUATRO PÉTALOS.-

Para las culturas indígenas esta flor a la altura del vientre les indica: Los 4 puntos cardinales, las 4 estaciones del año, 4 épocas pasadas; esperando “El regreso de Quetzalcoaatl, el quinto sol en plenitud (año 13 Acatl, conjunción de Venus), que coincide con el solsticio de invierno de 1531. También vieron en esta flor, el símbolo de Omeyocan (la morada de Dios: Padre y Madre) y que señalaba para el indígena, que la Virgen traía consigo el nacimiento de Cristo. Madre del Niño Sol, que lo trae para que aquí nazca, alumbre y de vida. Todo era altamente simbólico en el contexto de la Santa Imagen, por eso su alegría no tuvo límites al  constatarlo a través de la maravillosa  proclamación inculturante del Acontecimiento Guadalupano.

 

aparición de la Virgen

 

 

 

TEPETL.- (cerro, piedra, ciudad).

Tiene la forma de Cara-Corazón y en su perfil la forma de volutas del hablar y del cantar, como aparece en los códices y significa que está dando un mensaje universal para la humanidad. Y representa el Tepeyac = Tletalhtoltepec o Tlecuicatepec, que quiere decir en el cerro del hablar o el cantar nuevo divino, que tenía lugar cada 52 años. El Tepetl tiene 5  direcciones: Oriente, Occidente, Norte, Sur y el Cenit que está en el centro formando la 5ª. Dirección.

 

 

 

 

rostro de la Virgen

 

 

 

ROSTRO DE LA VIRGEN.-

Su rostro, ni es español, ni indígena, sino mestizo, de una joven alrededor de 16 años; es una noble profecía realizada al fusionarse las dos culturas.  En 1531 no había jóvenes mestizas de esa edad; su rostro moreno arrulla a esos nuevos niños; es el símbolo de toda la raza  cósmica. En sus ojos se  cree percibir  el palpitar que da vida y que nos comunica  todo su amor. Entre los indígenas  mirar de frente era ofender, por eso nos está mirando con respeto, con la cabeza  inclinada, que significa  en náhuatl “Itla toloa” y nos dice que no somos sus esclavos, que siempre está pensando en nosotros, que nos ama.

 

 

 

manto de la Virgen

 

 

MANTO.- (De color azul-verdoso).

El azul del manto adornado de estrellas, representa el cielo. Tiene 46 estrellas  de 8 puntas cada una. Y con el centro darían el N° 9; que en el Tonalpohualli indígena, hace referencia  al “Nacimiento de Quetzalcoatl, en 9 viento allí donde se ve la mano”. Científicamente las estrellas del Manto están en la posición, como estaba el firmamento el 12 de diciembre de 1531, según el programa de computación Distant Suns , que estudia la posición de los astros. Coincide con el nacimiento del Sol, el regreso de Quetzalcoatl.

 

 

tunica de la Virgen

 

TÚNICA DE LA VIRGEN.-

La túnica es de color rojo-rosado, y representaría a la tierra. Contiene figuras dibujadas en color oro, que es el metal divino, es un mensaje divino con flores; entre ellas tiene 9 arreglos florales, que pueden significar: los 9 pueblos   que salen de Aztlán  para fundar la Gran Tenochtitlán, según narra el códice de 1576. Hay como un sobrante de tela, ribeteada por un galón en dorado y hay una similitud  con el manto y que en sus extremos sujeta el ángel y que significaría la unión de la tierra-túnica cielo-manto.

 

FLOR DE 8 PÉTALOS.-

Hay 8 flores de 8 pétalos; que son 8 conjunciones del Sol y Venus, que coincidían cada 104 años solares que equivalen a 65 años venusinos. El año sagrado de 260 días,  el año solar de 365 días y el año de venus de 584; los tres calendarios coincidieron  con la llegada de la Virgen Santa María de Guadalupe y con esta fecha 12 de diciembre de 1531, el hombre y el universo se encontraban para empezar de nuevo.

 

JEROGLÍFICOS DE LA TÚNICA.-

Los tallos de los arreglos florales nacen del manto de la Virgen (que significaría el cielo) según lo pintan los tenochcas y significa un Río que surca los campos para regarlos y producir alimentos y dar vida. Las hojas y flores que salen del tallo-río es el jeroglífico del fuego nuevo Atl-Tlachinolli “Agua quemada”, una de las metáforas de la guerra. Este jeroglífico asume todo su pasado, porque allí surge un pueblo nuevo, guiado por María que es la madre de Ometéotl, triunfadora de la guerra  que no destruye. El tallo tiene una flor en botón, que significa la insistencia del mensaje y remata con una gran hoja en forma de Tépetl.

La túnica tiene 5 clases de flores:

1)      1 de 4 pétalos, que es la de más importancia y que representa al Niño-Sol.

2)      8 flores de 8 pétalos que representan la conjunción de sol y Venus.

3)      3 flores en botón.

4)      Flores que están naciendo del borde de los Tepétls.

5)      Flores que representan a Venus.

 

luna de la Virgen

LA LUNA.-

La Virgen está de pie, dando un paso sobre la Luna, toda ella es un Sol, y que danzando fertiliza y produce la vida con las diferentes estaciones. La Luna  alude al nombre de “México-Tenochtitlan”, y con una nobleza que no es esclavizante, nos da el apoyo del sexto sol al pueblo Mexica.

Significado en Náhuatl de México:

Me-tzili = Luna      Xi-ctli = Ombligo, centro       Co = (Partícula locativa) en

“El Ombligo de la Luna”

 

angel de la VirgenZAPATILLA.-

La zapatilla derecha de la Virgen, aparece su punta sobre la luna, es de un color similar al de la túnica, es de color: “nextic” = “cenizo”, “nejo”, parecido a la ceniza  o cal.

 

ANGELITO.-

Este angelito podría ser un caballero-águila (Cuauhtli-Ocelotl)  que pertenece a los ejércitos del sol, y representa al pueblo del sol, tiene alas de águila, que era el ave que volaba más alto; símolo de la fundación de la Gran Tenochtitlán (el águila devorando una serpiente).

Tiene las manos hacia arriba, como representaban los indígenas a los dioses; con una mano sostiene el manto y con la otra la túnica, con esto comunica a la tierra con el cielo y es el símbolo de  San Juan Diego Cuauhtlatoatzin (el señor que habla como águila). “El hombre fiel y verdadero” quien nos enseña  “El camino que lleva  a la Virgen Morena del Tepeyac”; palabras del Papa Juan Pablo II. Los colores de su plumaje y túnica, son colores semejantes a los del atuendo de la Santísima Virgen de  Guadalupe.

 

imagen de la Virgen de Guadalupe

CABELLERA DEL ANGELITO.-

Una característica de los “macehuales” (gente del pueblo), era rasurarse la cabeza y significaba “Ser merecido  por la sangre de Dios”. Los recién bautizados  en aquel entonces eran  rasurados por algunas órdenes religiosas.  Para distinguir las diferentes clases sociales, los indígenas se rasuraban la cabeza  en diferentes estilos. La iluminación del Ángel emana directamente del cuerpo de la Santísima Virgen e ilumina la parte  superior de su cabeza y brazos.

 

NUBES.-

Para los Tenochcas , las nubes que rodean a la imagen,  las asocian con la altura, la elevación del espíritu y anuncian lo divino. “La llegada de la Nueva Era” en la que Ometeotl  desciende a México, donde “El  Verbo se hizo carne  y habitó entre nosotros”, efectivamente “La llegada de Cristo Jesús, hijo de Dios”.

Estas nubes también podrían representar al lago de Tenochtitlán.

 

 

 

Juan Pablo II y la Virgen de Guadalupe

 

 

El verdadero milagro guadalupano, aparte de las rosas y de la inexplicable imagen impresa en el ayate, es en primer lugar la fe de los mexicanos y de muchísimos católicos en el mundo entero, entre los cuales se cuenta nada menos que el mismo Papa Juan Pablo II.

 

Profunda emoción provocó el Papa cuando durante el encuentro con las Familias en el Estadio Azteca, declaró como fiesta obligatoria de primera clase para toda América, desde Alaska hasta Argentina, el día 12 de diciembre.

 

Cualquier mexicano se siente conmovido cando encuentra la Imagen de la Guadalupana en santuarios del mundo entero, Jerusalén, Roma, Paris, Estados Unidos, y el Beato Juan Pablo II la tenía presente siempre en su escritorio.