Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

El Canto Gregoriano

Imagen de Jesus Bernal

EL CANTO GREGORIANO

por Jesús Bernal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La iglesia reconoce el canto gregoriano como el propio de la liturgia romana; en igualdad de circunstancias, por tanto, hay que darle el primer lugar en las acciones litúrgicas.

Concilio Vaticano II, Constitución "Sacrosantum Concilium", 116.

El Canto Gregoriano, recomendado constantemente por la Santa Sede, debe su nombre al Papa San Gregorio Magno (siglo VI), a quien se le atribuye haber recopilado lo mejor del canto litúrgico de su tiempo.

HISTORIA

Los primeros cristianos eran en su mayoría judíos. Desarrollaron sus primeros cantos basándose en esa tradición (por ejemplo, una melodía, conocida como Tono Peregrino, hasta la fecha aún se canta incorporada al Canto Gregoriano), con una notable influencia del canto griego.

Aunque los romanos destacaron en varias ramas del arte y en general del conocimiento, poco interés tenían en la música. La consideraban un arte inferior. Los griegos, aún dentro de la dominación romana seguían practicándola con notable destreza. La mayor aportación musical del Imperio Romano sería producto del Cristianismo.

Otro antecedente muy importante es el canto Ambrosiano. Fue desarrollado por San Ambrosio, Obispo de Milán. Tras la conversión de San Agustín, ambos compusieron el himno Te Deum Laudamus, máxima expresión de acción de gracias y alabanza a Dios

Los Cantos Ambrosianos son en su mayoría fáciles, pero los Aleluyas son de gran dificultad: la alegría de la música sobrepasa considerablemente al texto y llega a haber alrededor de 200 notas para una sola sílaba.

Varios Cantos Ambrosianos fueron incorporados posteriormente al repertorio Gregoriano.

La mayoría de los Cantos Gregorianos son anónimos, sin embargo conocemos los nombres de algunos compositores: Rábano Mauro, Venancio Fortunato, Wipo de Borgoña, Santo Tomás de Aquino, Tomás de Celano, Jacopone da Todi, Notkerus Balbulus (el Tartamudo). El último gran compositor de Cantos Gregorianos fue Henri Du Mont (1610-1684), a quien incluso se la ha atribuído la más famosa de las Misas Gregorianas, la llamada "de Angelis".

El Canto Gregoriano es música monódica, es decir, consiste en una sola melodía, sin acompañamiento. Sin embargo en ocasiones se acompaña con una armonización en el órgano.

El gregoriano es de ritmo libre, es decir que no tiene compás y sus acentos rítmicos no están uniformemente distribuidos. Libremente se alternan los ritmos elementales de 2 y 3 tiempos.

Se canta en latín, que es la lengua oficial de la Iglesia Católica. Sin embargo se conserva en lengua griega el "Kyrie, eleison" (Señor, ten piedad) y uno de los cantos del Viernes Santo, el Popule Meus (o Improperios), alternando con el latín.

EL CANTO GREGORIANO Y LA LITURGIA

Los cantos están reunidos en tres libros: el Kyrial, el Gradual y el Antifonario.

El Kyrial:

Contiene 18 esquemas para el Ordinario de la Misa (las partes que no cambian). Son las llamadas misas gregorianas y se conocen por su número (por ejemplo misa 1, misa 2 etc.)

Cada misa se compone de: Kyrie (Señor ten piedad), Gloria, Sanctus (Santo) y Agnus Dei (Cordero de Dios). Además contiene 6 melodías para el Credo. El esquema 18 es la Misa de Difuntos o Requiem la cuál tiene además su propio asociado.

El Gradual:

Contiene el Propio (las partes cuyo texto varía según el tema de la Misa que se celebra): Introito (entrada), Gradual (canto entre las lecturas), Secuencia, Canto antes del Evangelio (Aleluya o Tracto en Cuaresma), Ofertorio y Comunión. Existe una esición para estudiosos, llamada "Graduale Triplex" por tener tres versiones de cada antífona para comparar entre sí, copiadas de manuscritos medievales.

El Antifonario:

Contiene los cantos para la Liturgia de las Horas, oración obligatoria para las personas de vida consagrada, quienes la rezan aproximadamente cada 3 horas. En ocasiones se hace en forma solemne con canto, especialmente en las Catedrales y Conventos. Sus partes actualmente son: Laudes, Tercia, Sexta, Nona, Vísperas, Completas y el Oficio de Lecturas, anteriormente llamado Maitines y que se rezaba a la medianoche, pero que actualmente se puede hacer a cualquier hora.

El "Liber Usualis" es un compendio de la gran mayoría de los cantos de los tres libros citados anteriormente.

Como consecuencia de la Reforma Litúrgica de la Contitución "Sacrosantum Concilium" se revisaron y publicaron nuevamente los tres libros. No se ha hecho un nuevo "Liber Usualis".

 

Se añadió un nuevo gradual más accesible, que incluso facilita la participación del pueblo: el "Graduale Simplex". Es una antología de antífonas fáciles tomadas en su mayoría del Antifonario. Este viene acompañado de un "Kyriale Simplex".

A diferencia del Gradual tradicional, llamado también Graduale Romanum, que tiene un esquema del Propio para cada celebración, el Graduale Simplex contiene lo siguiente:

Dos esquemas para el Tiempo de Adviento.

Un esquema para Navidad.

Un esquema para el Miércoles de Ceniza y para cada Domingo de Cuaresma.

Un esquema para la Misa Crismal del Jueves Santo.

Un esquema para cada celebración del Triduo Pascual.

Dos esquemas para el Tiempo Pascual, además un esquema para la Ascensión y otro esquema para Pentecostés.

Ocho esquemas para el Tiempo Ordinario y uno más para cada una de las Solemnidades que se celebran en este tiempo.

Esquemas para las principales celebraciones del Propio de los Santos.

Esquemas para el Común de Santos y para algunas Misas por diversas necesidades o votivas.

Cantos para la Comunión que pueden cantarse en CUALQUIER Misa:

-Ubi Caritas, originalmente asociado al Lavatorio de los pies el Jueves Santo, actualmente canto de Ofertorio de la misma Misa; puede cantarse en cualquier Misa como Canto de Comunión (excepto, agregaría yo, en el Tiempo Pascual).

-Salmo 22 con la Antífona "Ego sum Panis vivus".

-Magnificat con la Antífona "Sanctum nomen Domini".

-Salmo 33.

 

En la siguiente lista de reproducción podrán apreciar una serie de ejemplos de cantos gregorianos.

Es sólo una mínima parte de la gran variedad y riqueza de ellos: Nuestra herencia católica.

 

 

 

Pulsen el botón para acceder a la lista.