Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

Mera defensa de la fe - Eleuterio Fernández Guzmán

Suscribir a canal de noticias Mera defensa de la fe - Eleuterio Fernández Guzmán
b2evolution 2019-09-16T05:56:15Z
Actualizado: hace 53 mins 41 segs

Serie Venerable Marta Robin- La perfección espiritual tiene resultado gozoso

Dom, 2019-06-02 18:16

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

             

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

La perfección espiritual tiene resultado gozoso

 

De los Consejos para avanzar en la vida de perfección, nos dice la Venerable Marta Robin esto que sigue:

¡Ah! ¡Qué buenos serán, qué maravillosos serán, qué inefables serán, los tesoros de amor de los que gozaremos eternamente en el Cielo! Jesús nos los ha hecho, solamente, presentir; pero la realidad sobrepasará mucho nuestras limitadas previsiones.” (Consejo 28)

 

Hemos dedicado algunas, bastantes, semanas, a los consejos espirituales que la Venerable Marta Robin dejó escritos hace algunas décadas. Por eso, por haber estado escritos entonces no es que no tengan vigencia ahora sino que, al contrario, la tienen más que nunca. Y es que este tipo de realidades espirituales ni pasan nunca ni nunca pasarán.

Pues bien. Algún consejo, por decirlo así, debía ser el último. Es decir, esta buena semilla también se iba a terminar. Y es lo que pasa con el 28, el que traemos aquí hoy. Y no podemos negar que el resultado, lo que nos muestra el mismo, no es poco sino mucho y muy mucho.

Nuestra hermana en la fe tiene muy en cuenta que el resultado de haber seguido lo que ha dicho en todos los consejos anteriores no es poco sino que, al contrario, debería llenar nuestro corazón de esperanza y, nuestra vida, de lucha interior.Leer más... »

La Palabra del domingo - 2 de junio de 2019

Sáb, 2019-06-01 17:28

 

Lc 24, 46-53

“46 y les dijo: ‘Así está escrito que el Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos al tercer día 47   y se predicara en su nombre la conversión para perdón de los pecados a todas las naciones, empezando desde Jerusalén. 48 Vosotros sois testigos de estas cosas. 49 ‘Mirad, y voy a enviar sobre vosotros la Promesa de mi Padre. Por vuestra parte permaneced en la ciudad hasta que  seáis revestidos de poder desde lo alto.’  50 Los sacó hasta cerca de Betania y, alzando sus manos, los bendijo. 51   Y sucedió que, mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado al cielo. 52 Ellos, después de postrarse ante él, se volvieron a Jerusalén con gran gozo, 53  y estaban siempre en el Templo bendiciendo a Dios.”

 

 

COMENTARIO

 

Y ascendió a los cielos

 

Dios siempre ha tenido un Plan para la humanidad. Es decir, cuando llevó a cabo la creación y puso en ella al ser humano no lo hizo para olvidarse de ella sino que, con el paso del tiempo, mostró y demostró que había preocupación en su corazón por aquella parte de la creación que hizo a su imagen y semejanza.

Esto dicho arriba supone que, a lo largo de la historia de la humanidad la mano de Dios se ha podido apreciar en muchos acontecimientos de la vida del hombre. En el paso del río por parte del pueblo elegido, sin ir más lejos.

Por eso, los escritores inspirados por el Espíritu Santo fueron fijando por escrito lo que, cuando eso fuera necesario que sucediese, la historia de la salvación llegara a su culminación porque el hombre, en un momento determinado, iba a necesitar ser salvado. Y es que, después del episodio de Noé y su arca salvadora otra vez tuvo el Creador que intervenir en beneficio de su descendencia.

Y lo hizo enviando a su Hijo al que llamaron Jesús porque estaba escrito que el Emmanuel viviese entre los hombres, sus hermanos.Leer más... »

J.R.R. Tolkien - Ventana a la Tierra Media – Algo sobre las lenguas de J.R.R. Tolkien

Jue, 2019-05-30 18:00

 

No podemos negar que el tema de las lenguas en la obra de J.R.R. Tolkientiene su aquel y que, vamos, tiene una dificultad que, sí, añade interés a la obra del profesor de Oxford pero que, en algunos casos (como el de que esto escribe) establece cierta barrera mental que impide comprender del todo una obra tan magna. Pero no podemos negar que nuestro autor escribió no para colocar una lengua en un mundo sino para subcrear un mundo para una lengua (o varias)… 

Eso, claro está, no es culpa de aquel hombre que hizo uso de su más que especial inteligencia y desarrollo profesional como para hacer eso que hizo con la invención de lenguas sino que cae de la parte de aquellos lectores que, por las causas, razones o motivos que sean, no alcanzamos a saber mucho de las mismas. Y eso añada misterio, eso sí, a todo lo que leemos de Tolkien pero también añade cierta tristeza que, no podemos negar, nos hace, a lo mejor, no captar la belleza de esto que hablamos. Y es que recordar el quenya, el sindarin, el khuzdûl, la lengua común o, en fin, la lengua negra, nos pone, sin duda alguna , un cierto nudo en la garganta… 

Por supuesto que tenemos ayuda. Y queremos decir con esto que hay muchas personas, amantes de la obra de J.R.R. Tolkien que han dedicado y dedican mucho de su tiempo a analizar lenguas propias del mundo de la Tierra Media. Y damos, al menos por nuestra parte lo decimos, las gracias a su esfuerzo porque ilumina mucho nuestra visión de las cosas saber, al menos saber, que hay quien sí está preparado para afrontar una lengua (o varias) que es inventada pero, no por eso, menos maravillosa que una, digamos, real.Leer más... »

Un amigo de Lolo - "Libro a libro" – El poder de la Cruz

Mar, 2019-05-28 17:45

Presentación

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

El poder de la Cruz

Desde la Cruz acá, el Bien es, cuando menos, un antibiótico instantáneo para el delito.” (“El sillón de ruedas, p. 105)

 

Lo que nos dice hoy, lo que aquí traemos de parte del Beato Manuel Lozano Garrido es, verdaderamente, importante porque supone tener en cuenta que sí, que en el mundo hay Mal pero que hay un remedio más que bueno y eficaz contra el mismo que es el Bien.

Cierto es que, antes de que el Hijo de Dios caminara por el mundo enseñando la Palabra de Dios y la Verdad también había Mal. Sin embargo, tras su muerte y resurrección algo cambió en el devenir de la humanidad creada por el Todopoderoso. Y podemos decir, sin temor a equivocarnos, que unas nuevas posibilidades de enfrentar las asechanzas del Maligno, nos fueron dadas.

Lolo, como es conocido nuestro hermano en la fe, tiene muy en cuenta la importancia de aquellos maderos en los que estuvo colgado el Hijo de Dios. Es decir, de serlo, maderos, como lo era, pasaron a ser algo más, mucho más: símbolo del Amor de Dios por sus hijos y, sobre todo, espejo donde poder mirarnos los discípulos del Maestro de Nazaret.

Que existe el Mal, para empezar esto, es algo que nadie que tenga dos dedos de frente, puede dudar. Y, a diferencia de aquellos que creen que, no existiendo, tampoco existe Satanás o el Demonio, lo bien cierto es que sólo hay que mirar a nuestro alrededor o, incluso, a nuestro propio corazón, para saber que sí, que el Mal existe y es bien patente que existe.

Pues bien, nosotros, que creemos que la Cruz de Cristo es verdaderamente redentora y que fue puesta por Dios para que la Sangre de Uno salvase a la sangre de todos, es en ella donde debemos mirarnos, a ella donde debemos mirar si es que queremos salvarnos o no permitir que nuestra alma caiga en la fosa de la que tanto habla el salmista pero, sobre todo, de la que nunca se sale.

Entonces… desde aquel momento, desde que Cristo estuvo allí colgado, como decimos arriba, y, luego, desde que resucitó, algo nuevo y bueno surgió de aquellos maderos. Y queremos decir con eso que sabemos que el Bien no es, por decirlo así, algo que es bueno en sí mismo y que debemos practicar todo lo que podamos. No. Sabemos, a ciencia y corazón ciertos, que el Bien nos viene como anillo al dedo para prevenir su contrario, el Mal.

El Beato de Linares (Jaén, España) tiene muy claro que el Bien no es sólo no hacer el Mal sino que puede servirnos de prevención para que el Mal no se manifieste ni en nuestra vida ni en la del mundo, donde nos movemos, vivimos y existimos.

Que diga nuestro hermano en la fe que el Bien es “un antibiótico instantáneo para el delito” tiene más que importancia porque supone sentar las bases de un actuar correctamente, según la Voluntad de Dios.

El Bien, así entendido, como dice Lolo, puede con el Mal desde que practicamos el primero. Así, el Mal no puede hacerse con nuestro corazón si sabemos que es mucho mejor el Bien que su contrario y si tenemos muy claro que debe prevalecer el Bien frente al Mal porque eso es lo que Dios quiere de su semejanza.

El Bien, por tanto, previene lo malo en nuestra vida y, por tanto, ha de hacerse con nuestro corazón templo, por cierto, del Espíritu Santo de donde sólo puede salir lo que es bueno y donde no puede echar raíces ni el egoísmo ni nada que suponga un ser muy poca cosa ante el Tribunal de Dios y, así, ante Dios mismo sin llegar a tener que morir para enfrentarnos a su santísima Justicia.

El bien, en fin, es bastante mejor que el Mal. Y por eso el Beato Manuel Lozano Garrido, lo prefiere y por eso, precisamente por eso, lo practicó a lo largo de su vida.

 

 

Eleuterio Fernández Guzmán

 

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

Saber sufrir, espiritualmente hablando, es un verdadero tesoro.

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

Páginas