Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

Cor ad cor loquitur - Luis Fernando Pérez Bustamante

Suscribir a canal de noticias Cor ad cor loquitur - Luis Fernando Pérez Bustamante
b2evolution 2020-04-02T04:44:47Z
Actualizado: hace 1 hora 40 mins

La carta de Mons. Mazuelos sobre el coronavirus

Sáb, 2020-03-14 15:25

Por circunstancias de la vida, desde hace unos meses vivo con la mayor parte de mi familia en una localidad gaditana que pertenece a la diócesis de Asidonia-Jerez. Por tanto mi actual obispo es Mons. José Mazuelos Pérez. Y esta es la carta que ha escrito para todos los fieles de nuestra diócesis (negritas mías):

 

CARTA DEL SR. OBISPO CON MOTIVO DEL CORONAVIRUS

14 marzo, 2020

Queridos hermanos:

Todos estamos preocupados por la situación de desconcierto que estamos viviendo ante la incidencia del Coronavirus. Desde nuestra diócesis hemos dado unas medidas con las que queremos contribuir a evitar las consecuencias de este mal. Ahora, con estas letras, quiero ofrecer una visión de lo que nos está ocurriendo con los ojos de la fe. Los cristianos tenemos una manera de mirar la vida y la historia distinta del mundo, tratamos de ver nuestra realidad y la de nuestra sociedad leyendo los signos de los tiempos y la presencia de Dios en ellos (Mt 16,23).

Vivimos un tiempo de Cuaresma, tiempo de oración y de penitencia, tiempo de recordar que «somos polvo y en polvo nos convertiremos». Este momento puede ayudarnos a redescubrir nuestra propia fragilidad y a recordar que somos vulnerables, mucho más de lo que creemos. Así, no podemos olvidar que nuestra fortaleza es sabernos hijos de Dios y «que en la vida y en la muerte somos del Señor» (Rm 14,8).

La realidad que nos golpea con la fuerza de la enfermedad y la muerte nos recuerda que no tenemos todas las respuestas ni la fuerza para vencer al mal por nosotros mismos. «¿Quién de vosotros, por más que se empeñe, puede añadir una hora al tiempo de su vida?»(Mt 6,27); nos dice Jesús, no para asustarnos, sino para llamarnos a la confianza total en Dios, el Padre bueno que nos ama y nos cuida, y para concluir con su llamada: «vosotros buscad primero el Reino de Dios y su justicia, y todas las cosas se os darán añadidas» (Mt 6,33).

Ciertamente, esta crisis nos debe ayudar a mirar nuestra vida y redescubrir dónde está lo verdaderamente valioso. Con frecuencia nos preocupamos de muchas cosas, demasiadas, y dedicamos nuestros esfuerzos a lo que sólo es pasajero y no permanente. Corremos el riesgo de hacer de lo relativo algo que nos parece esencial, y sin embargo lo esencial lo relativizamos. Es tiempo de volvernos a Dios y de recordar que más allá de la salud de nuestro cuerpo, la salud de nuestra alma también necesita ser cuidada, pues Jesús nos avisa de que más que la muerte del cuerpo hemos de temer a «aquel que puede hacer perecer tanto el alma como el cuerpo en el infierno» (Mt 10,28).

Ahora, más que nunca, necesitamos renovar nuestra confianza en Dios, recordar una y otra vez que el sentido de nuestra vida es la esperanza en su salvación. Sin dejar de cumplir con todos los deberes y cuidados que nos exige la situación, no debemos olvidar que existe un Dios que cuida de nosotros. Como creyentes volvamos ahora nuestra mirada a nuestro Padre bueno para pedirle por los enfermos, por los que los cuidan, por los que han muerto a causa de este virus, por las personas en riesgo y quienes más van a sufrir las consecuencias económicas de esta crisis que nos amenaza. Recemos, como cristianos, para implorar a Dios que nos libre de este mal y nos conceda la salud para que podamos vivir según su voluntad. No podemos, en este tiempo vivir distraídos y dispersos, aumentemos nuestra oración.

Para ello, como signo de esperanza en quien está por encima de todo, sugiero que nuestros templos estén abiertos más tiempo del habitual, de modo que, evitando aglomeraciones, muchos puedan acudir a ellos, entrar a orar y encontrar momentos de recogimiento y de intimidad con el Señor.

Asimismo se debe mantener, mientras sea posible, la celebración de la Eucaristía tanto diaria como dominical en los horarios habituales, o incluso ampliándolos para facilitar la asistencia sin aglomeraciones de personas. Que no se pierda el encuentro con Dios, pidiendo a aquel en cuya mano está nuestra suerte (Sal 31,5) por el fin de este mal que nos atenaza.

Nuestra Iglesia anima a las familias a la oración en casa y a la escucha confiada de la Palabra de Dios. Puede ser un buen tiempo para el rezo del rosario en familia, con la confianza de que la intercesión de la Virgen es siempre poderosa.

No podemos olvidar a las personas más vulnerables que no podrán acudir a la celebración eucarística, hemos de asistirlas cuando soliciten recibir la Sagrada Comunión en casa. Nuestra atención espiritual a los enfermos debe seguir funcionando con la mayor normalidad posible, salvando siempre las medidas higiénicas y sanitarias necesarias.

Este tiempo y el recogimiento que se nos pide, nos ofrece la oportunidad de vivir una cuaresma de mayor intimidad con Dios. Aprovechemos el momento para crecer en la oración y en la confianza con el Señor. ¡Que Él os bendiga!

+ José Mazuelos Pérez

Obispo de Asidonia-Jerez

Leer más... »

Suerte, don Juan José

Mar, 2020-03-03 04:54

Como era de esperar, y quien no lo esperara es que no conoce cómo funcionan las cosas en la Iglesia hoy, los obispos españoles han elegido al cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, como nuevo presidente de su Conferencia Episcopal.

Cuando escribo estas líneas todavía no sé quién es o será el vicepresidente ni los miembros de la Comisión Ejecutiva. La vicepresidencia tiene su importancia, porque el cardenal Omella presentará su renuncia por edad el 21 de abril del año 2021, es decir, al poco más de llevar un año del cuatrienio en el que puede a estar al frente de la CEE. Se supone que el papa Francisco dará una prórroga para seguir al frente de la archidiócesis de Barcelona. Una aceptación de su renuncia implicaría que dejaría de ser presidente de la Conferencia Episcopal. El “problema” es que el Papa no es precisamente un jovenzuelo y nadie sabe lo que puede pasar de aquí a un año. 

Conozco personalmente a don Juan José desde que me trasladé con mi familia a tierras oscenses a principios de siglo. Siendo obispo de Barbastro, fue nombrado administrador apostólico de la diíocesis de Huesca. Tuve oportunidad de hablar con él por una cuestión relacionada con un sacerdote que daba unas charlas ciertamente heterodoxas en una parroquia de Los Monegros. Por aquel entonces yo no tenía relevancia pública alguna y recibí una exquisita atención del prelado aragonés. Me dijo que se encargaría del tema y por mi parte consideré que ya había hecho lo que debía hacer.

Luego he seguido su trayectoria, con traslado a La Rioja , nombramiento como pastor de la Iglesia en Barcelona, y posterior creación como cardenal. 

Muchos análisis se han publicado antes de este cambio en la CEE y muchos se publicarán en estos días. Yo sigo sosteniendo exactamente lo mismo que escribí en noviembre del 2018, cuando Mons. Luis Argüello fue elegido como secretario general y portavoz de los obispos españoles. Afirmé entonces:

Lo que sí puedo decir es que la creciente irrelevancia mediática, social e incluso eclesial de la Conferencia Episcopal es un hecho incontestable.

Eso no solo no va a cambiar sino que posiblemente se va a acentuar. Y no tanto por el perfil del cardenal Omella, que sin duda no es tan plano como el del cardenal Blázquez, como por el hecho de que la descristianización de España se va acelerando y, por tantos, la voz de los obispos es cada vez menos influyente en la sociedad.

Leer más... »

¡Qué tiempos aquellos los de la Inquisición!

Sáb, 2020-02-29 14:39

Una buena parte de las intervenciones vaticanas de los últimos años en congregaciones, institutos, asociaciones, etc, religiosas sigue el siguiente patrón:

1- Se envía a un delegado pontificio para hacer una evaluación del grupo… sin explicar bien a cuento de qué.

2- Se les nombra un comisario pontificio, sin explicar bien a cuento de qué.

3- Se les aniquila sin posibilidad de que puedan hacer nada y sin explicar bien a cuento de qué.

El “a cuento de qué” lo suelen despachar con acusaciones generalistas, que es la forma típica de actuar de los estados totalitarios contra los disidentes.

Familia Christi es el último ejemplo, pero como ese hay todos los que se quiera y más.

Leer más... »

Cardenales del nuevo paradigma

Mar, 2020-02-25 06:29

El cardenal y arzobispo de Bolonia, Matteo Zuppi, ha concedido una entrevista a RD, de la que cito:

En su conferencia, usted recuperó el concepto de ‘Profetas de calamidades’ usado por Juan XXIII en el Concilio. ¿Estamos demasiado mal acostumbrados en la Iglesia europea a estar tristes?

Claro, hay tantas dificultades, y el fin de la cristiandad, que está claro, pero no significa el fin del Evangelio ni del Cristianismo. Hay muchas dificultades, y calamidades, pero creo que Juan XXIII tenía razón. No se pueden mirar solo las dificultades, hay que ver las oportunidades.

Y:

¿Ese es uno de sus retos: cómo explicamos esa iglesia hipermercado es la misma que la de abajo?

No se explica, se vive. Se vive con oración, con cercanía, proximidad, viviendo el evangelio, y no un evangelio reducido a moral. Que sea un encuentro, que sea vida, como tiene que ser el evangelio. Que sea un hecho, una homilía que hable al corazón.

¿Tiene muchos enemigos el Papa para recuperar este estilo de Iglesia?

Creo que hay tantos profetas de calamidades, hay tantos que confunden la conversión pastoral y misionera con el relativismo moral, de la verdad. Yo creo que la conversión nos ayuda a vivir bien el depósito de nuestra fe, pero a vivirlo hoy, para no quedarse fuera. Queremos que el evangelio siga hablando a los hombres de hoy. Frente a la secularización y sus consecuencias, el Evangelio responde al grito del hombre de hoy.

Por su parte, el cardenal y arzobispo primado de México, comentó en declaraciones recogidas por la Agencia Efe lo siguiente:

Más de la mitad de los estados mexicanos reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo, una cifra que ilustra el cambio de valores de la sociedad mexicana del que habla Aguiar y al que tiene que hacer frente su Iglesia.

La Iglesia tiene clara su doctrina, pero no es tiempo de condenas, sino de entender y aceptar las opciones que cada uno tome“, defiende el cardenal sobre la homosexualidad.

El arzobispo primado de México pide centrar la atención en ver “si se dan las condiciones sociales en las que se respete esa decisión del ser humano” y recuerda que la Iglesia “debe estar abierta a todos, católicos o no, para entender y apoyar en las necesidades de cada persona".

Vamos por partes. El optimismo de san Juan XXIII en torno al futuro de la humanidad y su protesta contra los profetas de calamidades aparece en su discurso de inauguración del Concilio Vaticano II, el 11 de octubre de 1962. Cito:

En el cotidiano ejercicio de Nuestro ministerio pastoral llegan, a veces, a nuestros oídos, hiriéndolos, ciertas insinuaciones de algunas personas que, aun en su celo ardiente, carecen del sentido de la discreción y de la medida. Ellas no ven en los tiempos modernos sino prevaricación y ruina; van diciendo que nuestra época, comparada con las pasadas, ha ido empeorando; y se comportan como si nada hubieran aprendido de la historia, que sigue siendo maestra de la vida, y como si en tiempo de los precedentes Concilios Ecuménicos todo hubiese procedido con un triunfo absoluto de la doctrina y de la vida cristiana, y de la justa libertad de la Iglesia.

Nos parece justo disentir de tales profetas de calamidades, avezados a anunciar siempre infaustos acontecimientos, como si el fin de los tiempos estuviese inminente. En el presente momento histórico, la Providencia nos está llevando a un nuevo orden de relaciones humanas que, por obra misma de los hombres pero más aún por encima de sus mismas intenciones, se encaminan al cumplimiento de planes superiores e inesperados; pues todo, aun las humanas adversidades, aquélla lo dispone para mayor bien de la Iglesia.

Llama la atención dos cosas:

1- Que al parecer había personas que ya sospechaban, y osaban decirlo, que la humanidad no iba por buen camino en eso que se conoce como Modernidad.

2- Que según el Papa, estábamos ante un “nuevo orden de relaciones humanas” que, ojo al dato, era obra de los propios hombres.

Más adelante tras afirmar algo realmente sorprendente, a saber, que “los errores, luego de nacer, se desvanecen como la niebla ante el sol” (sic), añadió:

Siempre la Iglesia se opuso a estos errores. Frecuentemente los condenó con la mayor severidad. En nuestro tiempo, sin embargo, la Esposa de Cristo prefiere usar la medicina de la misericordia más que la de la severidad. Ella quiere venir al encuentro de las necesidades actuales, mostrando la validez de su doctrina más bien que renovando condenas. No es que falten doctrinas falaces, opiniones y conceptos peligrosos, que precisa prevenir y disipar; pero se hallan tan en evidente contradicción con la recta norma de la honestidad, y han dado frutos tan perniciosos, que ya los hombres, aun por sí solos, están propensos a condenarlos, singularmente aquellas costumbres de vida que desprecian a Dios y a su ley, la excesiva confianza en los progresos de la técnica, el bienestar fundado exclusivamente sobre las comodidades de la vida. Cada día se convencen más de que la dignidad de la persona humana, así como su perfección y las consiguientes obligaciones, es asunto de suma importancia. Lo que mayor importancia tiene es la experiencia, que les ha enseñado cómo la violencia causada a otros, el poder de las armas y el predominio político de nada sirven para una feliz solución de los graves problemas que les afligen.

Cabe señalar:

1- Es herejía pelagiana afirmar que el hombre, por sí solo, es capaz de condenar y dejar a un lado todo aquello que es contrario a la ley divina. Sin el concurso de la gracia, tal cosa es literalmente imposible.

2- Tras dos guerras mundiales, pensar que el hombre había aprendido la lección e iba a comportarse como Dios manda, no era mero optimismo. Era desconocer absolutamente las consecuencias del pecado original y la enseñanza de la Escritura y la Tradición acerca del hombre caído y del “mundo".

3- Oponer misericordia a severidad en la condena del error es puerta abierta a la extensión masiva del error.

57 años y medio después, vemos en qué han quedado las palabras del papa Roncalli. Ha ocurrido exactamente lo contrario a lo que “profetizó". Las guerras han seguido ocurriendo acá y allá, y a ello se ha añadido la expansión del aborto, que es el mayor crimen en la historia de la humanidad, y la aparición de “un nuevo orden de relaciones humanas” (Nuevo Orden Mundial), pero en el sentido literalmente opuesto al Reino de Dios y absolutamente concordante con el Reino del Gran Arquitecto, adorado en las logias, que es Satanás en persona. La familia está siendo aniquilada. Las leyes están dando paso a la aceptación social de auténticas barbaridades. Y el hombre ha demostrado ser, por si no quedaba claro, el mayor enemigo del hombre, con los estados facilitando esa labor de autodestrucción.

¿Y qué decir de la propia Iglesia? ¿fue profeta de calamidades Pablo VI cuando afirmó que había entrado en ella el “humo de Satanás"? Es más, ¿cómo no iba a entrar ese humo si se habían abierto las ventanas de par en par?

Aun así, lo peor de todo no es que hubiera un error en el diagnóstico y las medidas a tomar. Lo peor es que hoy se pretende que tal error fue un acierto, y se profundiza en las consecuencias del mismo, de tal manera que la secularización presente en el mundo se ha apoderado, literalmente, de la mayor parte de la Iglesia.

Esto no empezó con el discurso inaugural del CVII. Llevamos, no solo en el mundo sino en la Iglesia, dos siglos y pico con un constante tira y afloja entre los revolucionarios radicales y los conservadores que conservan la revolución. Y una vez desaparecidos los tradicionalistas, o reducidos a la mínima expresión, el juego es mucho más fácil para ambos bandos.

En España ese tira y afloja nos ha llevado a tener un corpus legislativo absolutamente perverso. Pero los conservadores nos piden moderación, calma y sosiego, diálogo… para que los otros den otro paso adelante al que no seguirá un paso atrás.

Al final, los revolucionarios radicales se quitarán de en medio a los conservadores con absoluto desprecio. El desprecio que se merecen.

Eso pasa tanto en la sociedad como en la Iglesia. De hecho, la decadencia de España -y del resto de Occidente- es paralela a la de la Iglesia.

Bruno Moreno ha descrito magistralmente la realidad que vivimos hoy:

Dios nunca quiere que pequemos y eso es lo que siempre ha enseñado la Iglesia. No importan las excusas que se den y las circunstancias que se aleguen: adulterar siempre es un pecado grave y Dios nunca da permiso para hacerlo, ni mucho menos quiere que lo hagamos.

En cambio, multitud de obispos y sacerdotes se empeñan en enseñar y poner en práctica lo contrario, ya sea diciendo a los adúlteros que pueden comulgar o callando ante los que lo hacen y tolerando esa destrucción de la moral católica. Incluso los obispos y sacerdotes que siguen aplicando la moral tradicional católica en sus diócesis o parroquias en muchos casos elogiaron, por puro respeto humano o quizá por una obediencia mal entendida, la exhortación Amoris Laetitia, en la que se afirma que el adulterio puede ser en algunas ocasiones “la respuesta generosa que se puede ofrecer a Dios” y “la entrega que Dios mismo está reclamando en medio de la complejidad concreta de los límites, aunque todavía no sea plenamente el ideal objetivo” (AL 303). Apenas cuatro cardenales, la mitad de los cuales han muerto, pidieron que esto se clarificase (un eufemismo para indicar respetuosamente que debía corregirse), mientras que la inmensa mayoría de los demás obispos siguen sin decir nada.

Cuando la autoridad y la falsa prudencia se ponen al servicio de la perversión, de la destrucción de la moral de la Iglesia; cuando se ignora por completo el poder de la gracia divina para liberar efectivamente, y no al modo luterano, al hombre del pecado; cuando se cambia el Evangelio por diálogo cómplice con el mundo que vive bajo el dominio de Satanás, solo cabe esperar que ocurra de forma rotunda aquello que profetizó, y esta vez de verdad, san Pablo y que ya tenemos ante nuestros ojos:

Que de ningún modo os engañe nadie, porque primero tiene que venir la apostasía y manifestarse el hombre de la iniquidad, el hijo de la perdición,  que se opone y se alza sobre todo lo que lleva el nombre de Dios o es adorado, hasta el punto de sentarse él mismo en el templo de Dios, mostrándose como si fuera Dios.
2 Tes 2,3-4

No hace falta ser profeta para denunciar que estamos ante el abismo, ante la mayor traición que ha sufrido Cristo desde que Judas le entregó por treinta monedas de plata. Ahora se le entrega a cambio del reconocimiento del mundo, de ese Nuevo Orden Mundial que no tiene nada que ver con el buenismo necio y herético de quienes abrieron las ventanas de la Iglesia para que el humo de Satanás hiciera estragos.

Solo Dios sabe lo que nos depara el futuro inmediato. Es fácil caer en la desesperación en medio de tanta confusión, de tanto lío, de tanta corrupción del evangelio, de tanto desprecio y persecución de la Tradición. Mas tenemos la promesa segura de que las Puertas del Hades no prevalecerán. No es tiempo de amargarse, de actuar como si Cristo no nos hubiera dado la victoria en la Cruz. Es tiempo de obrar conforme a la gracia que nos ha sido dada en defensa de la fe, dando testimonio de la realeza de Cristo en nuestros corazones y en medio de todo el mundo. Es tiempo de obedecer a la Madre del Señor y Madre nuestra cuando nos pide “haced lo que Él os diga” (Jn 2,5) 

No temas, pequeño rebaño, porque vuestro Padre ha tenido a bien daros el reino.
Luc 12,32

¡Viva Cristo Rey y María Reina!

Luis Fernando Pérez Bustamante

Permitan ustedes que les explique algo sobre educación y eutanasia

Vie, 2020-02-21 04:03

El gobierno social-comunista del PSOE y Podemos tiene más o menos la misma prisa en cargarse lo que queda en pie de la unidad de España, entregando a los secesionistas vascos y catalanes lo que piden con tal de seguir en el poder, que en acabar de imponer a la sociedad lo que falta del Nuevo Orden Mundial, el cual fue puesto en marcha con la Constitución de 1978 y acelerado convenientemente por el señor Rodríguez Zapatero.

Antes de que acabe el año, e incluso antes del verano, puede que en España tengamos una ley de eutanasia y una nueva ley educativa. Y estos serán, más o menos, sus principios:

Eutanasia

La autonomía personal -es decir, la autodeterminación de los personalistas- ha de llegar hasta el extremo de que el individuo decida cuándo merece la pena seguir viviendo o no. Y el Estado ha de garantizarle su derecho a no seguir viviendo bajo determinadas circunstancias. ¿Qué circunstancias? Pues las que el propio Estado decida. En España parece que va a ser en caso de una enfermedad terminal incurable o crónica que produzca un sufrimiento indecible. Pero otros estados ya han dispuesto que se puede aplicar también a los que padecen enfermedades psiquiátricas o psicológicas. Y en Holanda están cerca de aprobar que el Estado dé una pastilla mortal a los mayores de 70 años.

Quienes creen que en España no llegaremos a lo de Holanda son los mismos que creían que el aborto no llegaría a ser un derecho y no un mero delito despenalizado.

Educación

Lo esencial es garantizar el derecho de los niños a recibir una formación integral. ¿Y quién determina los principios y los límites de esa formación? ¿los padres? No, el Estado. Por tanto, el derecho de los padres a que sus hijos sean educados conforme a sus principios morales y religiosos queda sujeto al derecho de los menores a dicha educación integral.

De tal manera que si el Estado decide que la educación sexual, especialmente de tipo genital, es cosa necesaria para niños a partir de los 5 años, y no digamos para los adolescentes, nada podrán hacer los padres para oponerse. Si el Estado determina que cualquier tipo de relacion sexual consentida es aceptable, la moral de cualquier religión (*) que niegue tal hecho queda de facto anulada, cuando no perseguida. Y si el Estado decide que lo mejor para los niños y jóvenes es que se les eduque en el feminismo radical y en todo lo relacionado con la ideología de género, así se hará.

La tiranía de la mayoría

¿Cómo hemos llegado a esta situación?, se preguntarán algunos católicos -no todos-. La pregunta no es esa. La verdadera pregunta es a cuento de qué alguien formado en la doctrina tradicional católica podía pensar que no llegaríamos a lo que hemos llegado.

Cuando se asume, se alaba y se promociona un sistema político que se basa en el principio de que las leyes son decididas por las mayorías, independientemente de lo que la ley natural y divina determinen, ¿qué autoridad moral se tiene para desligitimar ese sistema una vez que las leyes atenten contra la soberanía de Dios? Ya se lo digo yo: ninguna.

Un ejemplo absolutamente actual de esto que les digo lo tenemos en Portugal. El parlamento de ese país acaba de dar el primer paso para despenalizar la eutanasia. La Iglesia se opone, como es lógico, pero los obispos han tenido la “genial” idea de apoyar la celebración de un referéndum en todo el pais. Dado que solo un 25% de los portugueses se oponen radicalmente a la eutanasia (50% la apoyan y otro 25% dudan), es altamente probable que las urnas dieran el sí definitivo a esa ley. Si tal cosa ocurre, ¿me puede decir alguien en base a qué se puede negar legitimidad al resultado de esa posible votación, cuando se ha solicitado la misma? ¿desde cuándo quitarse la vida pasa a ser un derecho por el mero hecho de que una mayoría esté de acuerdo? ¿qué queda al margen de la tiranía de los sin Dios si suman más votos en una urna?

Las necedades pastorales (Ralliement, promoción de la democracia cristiana y de la aconfesionalidad…) y doctrinales ("maritainismo", “sana” laicidad), producen efectos de apostasía en el propio corpus católico, que necesariamente afecta a toda la sociedad.

Se puede alegar que San Juan Pablo II advirtió en Evangelum Vitae de la actual deriva. Cito (negritas mías)

Es lo que de hecho sucede también en el ámbito más propiamente político o estatal: el derecho originario e inalienable a la vida se pone en discusión o se niega sobre la base de un voto parlamentario o de la voluntad de una parte —aunque sea mayoritaria— de la población. Es el resultado nefasto de un relativismo que predomina incontrovertible: el « derecho » deja de ser tal porque no está ya fundamentado sólidamente en la inviolable dignidad de la persona, sino que queda sometido a la voluntad del más fuerte. De este modo la democracia, a pesar de sus reglas, va por un camino de totalitarismo fundamental. El Estado deja de ser la « casa común » donde todos pueden vivir según los principios de igualdad fundamental, y se transforma en Estado tirano, que presume de poder disponer de la vida de los más débiles e indefensos, desde el niño aún no nacido hasta el anciano, en nombre de una utilidad pública que no es otra cosa, en realidad, que el interés de algunos. Parece que todo acontece en el más firme respeto de la legalidad, al menos cuando las leyes que permiten el aborto o la eutanasia son votadas según las, así llamadas, reglas democráticas. Pero en realidad estamos sólo ante una trágica apariencia de legalidad, donde el ideal democrático, que es verdaderamente tal cuando reconoce y tutela la dignidad de toda persona humana, es traicionado en sus mismas bases: « ¿Cómo es posible hablar todavía de dignidad de toda persona humana, cuando se permite matar a la más débil e inocente? ¿En nombre de qué justicia se realiza la más injusta de las discriminaciones entre las personas, declarando a algunas dignas de ser defendidas, mientras a otras se niega esta dignidad? ». Cuando se verifican estas condiciones, se han introducido ya los dinamismos que llevan a la disolución de una auténtica convivencia humana y a la disgregación de la misma realidad establecida.

¿De verdad creemos que el aborto, la eutanasia y cualquier barbaridad que se les ocurra se aprueban A PESAR DE LAS REGLAS DE LA DEMOCRACIA? ¿en base a qué? Si se admite que se aparte a Dios y su ley del ámbito público -p.e, Constitución española de 1978-, ¿a cuento de qué vamos a extrañarnos de que pase lo que pase?

España y Portugal tenían hace algo más medio siglo gobernantes católicos: Francisco Franco y Antonio Oliveria de Salazar. No había democracia. ¿Alguien de verdad es capaz de decir que esos países no son hoy democráticos? ¿en serio? ¿de verdad? ¿pretende la misma Iglesia que ha favorecido la aconfesionalidad de esos estados decir ahora cuáles son los límites de la autoridad de la soberanía de sus pueblos?

Hoy ambos países se sitúan al frente de la locomotora del tren de la cultura de la muerte, del Nuevo Orden Mundial, dándose la circunstancia de que las iglesias nacionales consideran legítima esa democracia. Saquen ustedes sus propias conclusiones. 

Luis Fernando Pérez Bustamante

(*) Un año de estos les cuento por qué no puede existir un derecho absoluto de los padres sobre la educación de los hijos en el caso de que profesen religiones falsas.

La fanática

Lun, 2020-02-10 04:24

“Señora, comprenda las ideas católicas y no sea fanática, no sea fanática… Si continúa hablando conmigo, no sea fanática. Intente usar la razón". Así concluyó Mons. Marcelo Sánchez Sorondo su intercambio de pareceres con la periodista estadounidense Diane Montagna sobre lo acontecido hace días cuando dio de comulgar al presidente del gobierno argentino, Alberto Fernández, a la sazón proabortista y que viven en una “situación irregular” (adulterio lo llamó Cristo) con su actual pareja.

Según el Canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales, el hecho de que Fernández tenga la intención de legalizar en Argentina el asesinato de los no nacidos en el seno materno no le inhabilita para recibir el Cuerpo de Cristo. Tampoco el que conviva conyugalmente con quien no es su esposa ante Dios y la Iglesia. Según la periodista, ambas circunstancias ameritan que se le niegue la comunión.

Según Mons. Sánchez Sorondo solo se puede negar la comunión a los excomulgados. Es decir, o piensa que el canon 915 del Código de Derecho Canónico está equivocado..:

No deben ser admitidos a la sagrada comunión los excomulgados y los que están en entredicho después de la imposición o declaración de la pena, y los que obstinadamente persistan en un manifiesto pecado grave.

.., o piensa que legalizar el aborto y ser un adúltero no es pecado grave. Es más, lo más probable es que crea que no es heterodoxo afirmar esto:

ya no es posible decir que todos los que se encuentran en alguna situación así llamada «irregular» viven en una situación de pecado mortal, privados de la gracia santificante. Los límites no tienen que ver solamente con un eventual desconocimiento de la norma. Un sujeto, aun conociendo bien la norma, puede tener una gran dificultad para comprender «los valores inherentes a la norma» o puede estar en condiciones concretas que no le permiten obrar de manera diferente y tomar otras decisiones sin una nueva culpa.
Amoris Laetitia 301

Es decir, según ese texto pretendidamente magisterial, puede que Alberto Fernández conozca bien la doctrina católica sobre el aborto y el adulterio, pero, bajo ciertas circunstancias (pe, cumplir una promesa electoral o la posibilidad de quedarse sin pareja) puede hacer lo contrario de la misma sin culpa alguna. Ante lo cual, de poco vale lo que diga el mencionado canon del derecho canónico, el concilio de Trento o San Pablo.

Leer más... »

El Nuncio en España y Quas primas

Vie, 2020-02-07 15:33

- ¿Otra vez dando la paliza en contra del actual sistema político en España y su Constitución? ¿No se cansa usted? ¿no ve que casi nadie está de acuerdo? ¿no ve que predica en el desierto?

- Pues sí, ya ve. Amo a mi patria y no sé amarla de otra manera que no sea reclamando y anhelando que se arrepienta de su apostasía y vuelva a someterse a la Soberanía de Cristo.

El nuevo Nuncio del Vaticano en España, Mons. Bernardito Auza, elogió el pasado miércoles la Constitución de 1978 como fundamento de la convivencia de una unidad «tan variopinta y rica como es España». 

El prelado calificó el texto constitucional como «una declaración de valores y principios» que hermana a España con las naciones y democracias modernas.

Leer más... »

Marion Maréchal, católica y laicista

Lun, 2020-02-03 08:56

Marion Maréchal es la nieta católica de Jean-Marie Le Pen, fundador del Frente Nacional en Francia, partido que está hoy en manos de Marine, tía de la primera e hija del segundo. En manos paganas, habría que añadir, pues Marine solo ha heredado de su padre el nacionalismo y el antiglobalismo, pero es firme defensora de las tesis abortistas.

De hecho, hace algo más de tres años, la tía desautorizó públicamente a la sobrina al asegurar que de gobernar Francia no tocaría la ley del aborto, que seguiría siendo libre y gratuito.

Marion, que es lo más cercano a Vox que hay en el país galo, ha estado en España por iniciativa de Gabriel Ariza, fundador de InfoVaticana y actual asesor de Vox, y ha sido entrevistada por el diario El Mundo. La presentan así:

En los últimos meses, Marion Maréchal (30 años) se ha convertido en un referente ideológico allende las fronteras de Francia. En un artículo publicado en la revista New York Review of Books el pasado diciembre, Mark Lilla la erigió como líder indiscutible de una nueva derecha europea que toma como marco cultural las raíces cristianas de Europa.

La entrevista empieza precisamente por la cuestión de su cercanía a Vox:

Estoy impresionada por la fuerza con la que sus ideas han penetrado en la sociedad española. Es verdad que España había permanecido al margen del auge de los partidos conservadores en el resto de Europa. Pero es la tendencia. Vox ayudará a preservar España de todo lo que ya sufrimos en Francia por la cuestión migratoria -el 18% de los niños que nacen tienen un nombre árabe-, que nos ha convertido en una sociedad rota, violenta e islamizada. Acaba de salir un informe que refleja que hay 150 ciudades que ya controlan los islamistas. En España eso puede pasar en 15 años.

Como ven ustedes, la cuestión inmigratoria es fundamental para esa Europa neoconservadora de corte nacionalista. Es en lo que coinciden todos, sea el FN en Francia, Vox en España, Orban en Hungría, Salvini en Italia, AfD en Alemania,.. en algunos países suele reivindicar las raíces cristianas del continente, en otros no.

Leer más... »

Sánchez Sorondo, Fernández, Francisco y la Misa "peronista"

Sáb, 2020-02-01 12:46

La práctica totalidad de los medios de comunicación argentinos informan hoy de la Misa que tuvo lugar ayer antes de la audiencia que mantuvo el papa Francisco con el presidente Alberto Fernández. Los titulares van desde “Antes de ver al Papa, Alberto Fernández participó de una misa en la que se recordó a Juan Domingo Perón” a “Una antesala con Misa peronista”“Alberto Fernández participó de una `Misa peronista´ en las catacumbas del Vaticano”

De esa Misa llaman varias cosas la atención. La primera de todas, la profanación que tuvo lugar cuando Mons. Sánchez Sorondo dio de comulgar al presidente argentino y su pareja, Fabiola Yáñez. Ni están casados por la Iglesia ni sus trayectorias personales pasadas y presentes hacen pensar que tengan intención de arrepentirse de su condición pecaminosa. De hecho, Yañez, cuya vida no parece un canto a la castidad y el pudor, es la tercera pareja del señor Fernández.

Precisamente ayer se leía en Misa el pasaje bíblico del adulterio del Rey David con Betsabé. De hecho, su homilía en Santa Marta, el Papa dijo que el problema de hoy es que ya no hay conciencia de pecado. La diferencia entre David y Fernández es que el rey recibió la admonición del profeta Natán -que le llevó a convertirse. y el presidente argentino la colaboración para profanar por parte del obispo Sánchez Sorondo -que le confirma en su pecado-.  Bruno Moreno ya ha escrito un artículo al respecto

Fue igualmente interesante, y muy significativa, la homilía Mons. Sánchez Sorondo. El Canciller de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales tuvo a bien recordar su visita en 1973 a Juan Domingo Perón en Roma. Dijo Sánchez Sorondo: “Perón estaba entusiasmado porque acababa de ganar Cámpora“. Y añadió: “Lo que nunca se imaginó Perón. Nunca se imaginó que Argentina podría tener un Papa. Y uno cercano a él“. Luego elogió al propio Perón: “Hizo tanto. Tenemos que seguir por ese camino".

Leer más... »

Don Celso, llega usted unos 40 años tarde

Sáb, 2020-01-25 07:30

El arzobispo de Mérida-Badajoz está muy apenado por los planes del gobierno social-comunista de España. Está convencido de que lo que pretende es “sacar a Dios totalmente de la vida social".

El prelado español apela a la encíclica Caritas in Veritate de Benedicto XVI, concretamente a su punto 29 en el que se lee:

Dios es el garante del verdadero desarrollo del hombre en cuanto, habiéndolo creado a su imagen, funda también su dignidad trascendente y alimenta su anhelo constitutivo de «ser más». El ser humano no es un átomo perdido en un universo casual, sino una criatura de Dios, a quien Él ha querido dar un alma inmortal y al que ha amado desde siempre.

Y:

Cuando el Estado promueve, enseña, o incluso impone formas de ateísmo práctico, priva a sus ciudadanos de la fuerza moral y espiritual indispensable para comprometerse en el desarrollo humano integral

La solución, según don Celso, es esta:

Por todo ello, me parece tan fundamental que el Estado, sobre todo, defienda y promueva siempre el derecho a la libertad religiosa. Cierto que hay que estar muy atentos para que el ejercicio de este derecho no sea una cobertura para la obtención moralmente ilícita de poder y riqueza, mediante la violencia, sea física o moral; pero este fanatismo religioso, que impide el verdadero desarrollo humano, no puede ser tampoco cobertura para que el Estado y sus instituciones no respeten y fomenten el derecho fundamental a la libertad religiosa en su plenitud de contenido.

Vamos por partes. 

Don Celso tiene razón en que es lamentable que se quiera sacar a Dios totalmente de la vida social. Pero eso no ocurre ahora en el año 2020. Es lo que viene ocurriendo en España desde que se aprobó la Constitución de 1978. Es decir, se está cumpliendo al pie de la letra aquello de lo que advirtió “Don Marcelo", cardenal primado de España, en su Instrucción pastoral previa al referéndum sobre dicha Constitución. Cito:

Estimamos muy grave proponer una Constitución agnóstica –que se sitúa en una posición de neutralidad ante los valores cristianos- a una nación de bautizados, de cuya inmensa mayoría no consta que haya renunciado a su fe. No vemos cómo se concilia esto con el “deber moral de las sociedades para con la verdadera religión”, reafirmado por el Concilio Vaticano II en su declaración sobre libertad religiosa (DH, 1). No se trata de un puro nominalismo. El nombre de Dios, es cierto, puede ser invocado en vano. Pero su exclusión puede ser también un olvido demasiado significativo.

Consecuencia lógica de lo anterior es algo que toca a los cimientos de la misma sociedad civil: la falta de referencia a los principios supremos de ley natural o divina. La orientación moral de las leyes y actos de gobierno queda a merced de los poderes públicos turnantes. Esto, combinado con las ambigüedades introducidas en el texto constitucional, puede convertirlo fácilmente, en manos de los sucesivos poderes públicos, en salvoconducto para agresiones legalizadas contra derechos inalienables del hombre, como lo demuestran los propósitos de algunas fuerzas parlamentarias en relación con la vida de las personas en edad prenatal y en relación con la enseñanza.

Como ve usted, don Celso, don Marcelo dijo que iba a pasar lo que ha venido pasando en estos últimos 41 años, de forma que lo de ahora es solo un paso más en esa dirección.

La cuestión es muy fácil. Si se asume, se defiende, se alienta y se hace apologética favorable a un sistema, el democrático, por el cual se aparta a Dios y su ley al ámbito de la intimidad de cada cual, y todo depende del sentido del voto a la hora de decidir cuáles han de ser la leyes y cuál la orientación de la sociedad, luego no nos podemos rasgar las vestiduras.

No se puede defender la democracia que “retira” la soberanía de Dios para entregarla en manos del pueblo -o sea, de la masa adoctrinada por élites partitocráticas- y luego lamentarse del divorcio, el aborto, todo positivismo jurídico contrario a la ley natural, etc. Como dijo un buen sacerdote extremeño en una conferencia reciente, recogiendo el pensamiento de Mons. Guerra Campos, “la incoherencia consiste en que se aprueba el árbol y después se rechazan los frutos” y “con los votos de los fieles católicos se han implantado los mismos males que luego se critican".

Leer más... »

De Papas y globalismo

Mié, 2020-01-22 16:16

Leo que el bueno de Carlos Esteban está preocupado porque el Papa ha nombrado a Dani Rodrik miembro de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales, órgano de la curia presidido por Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, ese insigne arzobispo que tuvo a bien decir, y a día de hoy no ha pedido perdón por ello, que China es el país donde mejor se aplica la doctrina social de la Iglesia (sic), lo cual es una forma como otra cualquiera de mofarse de los mártires y confesores católicos chinos.

Dice don Carlos:

Razona Rodrik que entre la existencia de la globalización económica, la democracia y los estados nacionales hay que elegir dos de ellas, porque las tres a la vez es imposible. Imaginen cuál de las tres se descarta. Rodrik postula la creación de una autoridad mundial compuesta por técnicos con competencias para imponer a todos los habitantes del planeta unas mismas normas como condición necesaria para que el sistema funcione.

Y añade:

La querencia del Santo Padre por el globalismo, por la desaparición de los Estados y la constitución de un gobierno mundial no es cosa de ayer ni algo que lleve precisamente en secreto.

Tiene razón. De hecho, este año es el elegido por el Vaticano para apoyar una serie de eventos que apuntan claramente a fortalecer una globalización dependiente de entidades supranacionales. A saber:

- Marzo. Evento “Economía de Francisco". El P. Iraburu ya escribió un post sobre el tema, así que poco más tengo que decir. Cito un párrafo de sus conclusiones:

Si la invitación pontificia al evento de Asís-2020 logra una respuesta numerosa de jóvenes economistas y emprendedores procedentes de todo el mundo, formados en muy diversos credos religiosos o en sistemas filosóficos y económicos contradictorios, será imposible alcanzar un «pacto común», un «cambio global», capaz de «poner en marcha un nuevo modelo económico, fruto de una cultura de comunión, basado en la fraternidad y la equidad». No será posible lograr un acuerdo entre los asistentes que creen en Dios y la otra parte –una gran parte– que consideran las religiones como el obstáculo mayor para una fraternidad universal. Agua y aceite.

- Mayo, día 14. Evento mundial bajo el lema “Reconstruir el pacto educativo global". El Papa lo anunció en el siguiente vídeo:

No busquen ustedes en el vídeo una sola mención a la fe católica, al Señor Jesucristo, etc. No existe. Al contrario, el Papa habla del documento que firmó con el gran imán de Al Azhar en Abu Dhabi, en el que se aseguraba que “el pluralismo y la diversidad de religión, color, sexo, raza y lengua son expresión de una sabia voluntad divina, con la que Dios creó a los seres humanos".

- Junio. “Declaración de amistad entre religiones”. Se firmará en La Haya y por supuesto el Papa ha dado su apoyo. Vean como se presenta el tema en este vídeo:

En ese mismo sentido, es altamente significativo lo que reveló ayer el Rabino David Rosen. Entrevistado por Zenit, aseguró que el papa Francisco había afirmado que todas las diferencias religiosas se deben subordinar a nuestra humanidad

Como ven ustedes, nos quieren llevar hacia una globalización poítico económica, educativa y religiosa.

Leer más... »

Pin, piripín, pin, pin

Lun, 2020-01-20 13:41

Llevamos días en España con un acalorado debate sobre el denominado “pin parental” aprobado por el gobierno de la comunidad autónoma de Murcia y denunciado por el gobierno social-comunista de Sánchez e Iglesias.

El pin parental es una solicitud escrita que va a dirigida a los directores de los centros educativos en la que los padres piden que les informen previamente sobre cualquier materia, charla, taller o actividad que afecte a cuestiones sobre moral sexual, identidad de género, feminismo o  “diversidad” LGTBI, de tal forma que los padres den o nieguen su consentimiento para que sus hijos asistan. 

El mero hecho de que se ponga en duda el derecho de los padres a tener control sobre lo que se enseña a sus hijos en la escuela en esas materias indica ya el nivel de descomposición de la sociedad española.

Seamos claros. Lo que hay que combatir en primer lugar no es el pin parental sino que se use la escuela para pervertir niños. Y cuando hablo de pervertir, no exagero. Elentir nos cuenta en su blog Contando Estrellas que en La Coruña se dan talleres sobre “vivencia del placer escolar” para niños de 4 y 5 años. Y que no se diga que esto es cosa solo de la izquierda. El Partido Popular del señor Casado y el señor Feijoó, votó a favor de esa salvajada. 

La idea de que “a mí me importa un pimiento cómo eduquen en la escuela al hijo del vecino, mientras al mío no le eduquen igual” es tentadora. Pero resulta que “mi hijo” va a convivir, a entablar amistar, a construir su personalidad al lado de todos los “hijos de los vecinos". Por tanto, el problema mayor no es cómo eduquen a nuestros hijos, sino cómo quieren educar a TODOS los niños y adolescentes. 

Leer más... »

Pagola se nos ha hecho pentecostal

Dom, 2020-01-19 06:01

En su última “reflexión” semanal, el sacerdote y teólogo vasco José Antonio Pagola, da su visión sobre lo que debe ser el verdadero cristianismo, alejado de doctrinas, normas y ritos externos que, a lo sumo, vienen a ser la decoración de la “verdadera” vida espiritual.

Pagola empieza su artículo con una tesis ciertamente peculiar:

Algunos ambientes cristianos del siglo I tuvieron mucho interés en no ser confundidos con los seguidores del Bautista. La diferencia, según ellos, era abismal. Los «bautistas» vivían de un rito externo que no transformaba a las personas: un bautismo de agua. Los «cristianos», por el contrario, se dejaban transformar internamente por el Espíritu de Jesús.

Resulta que ese “rito externo” fue asumido por el mismísimo Jesucristo, que se hizo bautizar por San Juan. Resulta que el bautismo del agua fue siempre cosustancial con el cristianismo, siquiera sea porque fue lo que Cristo mandó hacer a sus apóstoles, y siquiera sea porque lo primero que hicieron aquelos que creyeron las palabras de San Pedro en la primera predicación pública de la Iglesia fue bautizarse (Hech 2,41).

Y eso de que el bautismo de agua no “transforma” a las personas, ¿de dónde se lo saca este sacerdote “católico"? A menos que también hayan cambiado esa doctrina -hoy puede pasar cualquier cosa- el bautismo lava todos los pecados de aquel que lo recibe -en el caso de los bebés, el pecado original-. De hecho, no se me ocurre nada más transformador que pasar de no ser hijo de Dios a serlo.

Leer más... »

Apiádate de España, Señor

Sáb, 2020-01-04 08:11

Cuando se acepta que Dios deje de ser el soberano efectivo de una nación en sus leyes. Cuando se entrega la soberanía de Cristo en manos del sufragio universal, de las mayorías manipuladas y pastoreadas por una oligarquía partitocrática. Cuando se adora al Baal de los valores de la Ilustración,y se trabaja en favor del consenso que deja al Creador fuera del lugar que le corresponde, aceptando que, a lo sumo, sea un elemento “más” del cuadro institucional. Cuando se proclama el derecho al error incluso en materia religiosa y a ello se le llama libertad. En resumidas cuentas, cuando no solo se asume como inevitable la apostasía sino que se colabora activamente con la misma, ¿qué es lo que se pretende recoger? 

Muchas voces se alzan estos días advirtiendo del abismo al que se dirige España con un gobierno encabezado por un traidor capaz de vender la unidad de la nación a cambio de mantenerse en el poder. Pero por mucho que Pedro Sánchez sea un Judas Iscariote, está muy lejos de ser el único. Por mucho que sea un mentiroso contumaz, capaz de decir una cosa y la contraria de un día para otro, no es el único. No fue él quien juró sobre la Biblia defender algo que luego destruyó. No fue él quien asumió que la familia y el derecho a la vida iban a ser aniquiladas en al actual régimen político.

Leer más... »

Reflexiones sobre el cambio del estatus de la asignatura de Religión

Lun, 2019-12-30 11:56

Como cabía esperar, el pacto entre el PSOE y Unidas Podemos supondrá una degradación de la asignatura de religión confesional -no solo la católica-, pues no contará para la nota final y no tendrá alternativa.

La medida supone el incumplimiento de los acuerdos entre España y la Santa Sede, que requieren que la materia tenga condiciones equiparables al resto.

Los planes educativos en los niveles de Educación Preescolar, de Educación General Básica (EGB) y de Bachillerato Unificado Polivalente (BUP) y Grados de Formación Profesional correspondientes a los alumnos de las mismas edades, incluirán la enseñanza de la religión católica en todos los Centros de Educación, en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales.

Evidentemente si la asignatura no cuenta para la nota curricular, la equiparación con el resto desaparece. Y la no existencia de una alternativa supondrá un problema para la religión en los colegios públicos

Es seguro que la Conferencia Episcopal Española va a protestar por el cambio, pero dudo que lleven el tema a los tribunales en base a dichos acuerdos, porque Pedro Sánchez y Pablo Iglesias los denunciarían y se tendrían que negociar otros, que desde luego no serían tan “generosos” para la Iglesia como los de 1979.

También conviene recordar que el artículo 27.3 de la Constitución dice:

Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

La existencia de la asignatura, sea en la condición que sea, serviría para cumplir ese precepto constitucional si no fuera porque el Estado lleva décadas empeñado en adoctrinal a los niños y jóvenes en principios contrarios a la doctrina moral de la Iglesia. De hecho, en el pacto entre el PSOE y Podemos «se potenciará la educación afectivo-sexual… conforme a un enfoque de derechos, de igualdad y de libertad». No hace falta que les explique a ustedes lo que eso supone.

Leer más... »