Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

Cor ad cor loquitur - Luis Fernando Pérez Bustamante

Suscribir a canal de noticias Cor ad cor loquitur - Luis Fernando Pérez Bustamante
b2evolution 2019-05-22T18:23:33Z
Actualizado: hace 2 horas 49 mins

Tenemos un problema con el término proselitismo

Hace 5 horas 42 mins

El papa Francisco recibió esta semana en audiencia al Instituto Pontificio para las Misiones Extranjeras (PIME), que está cerca de cumplir 170 años de su fundación. En su discurso el Pontífice tuvo a bien recordar que es la gracia de Dios quien obra la consagración de hombres y mujeres a la labor evangelizadora:

«Evangelizar es la gracia y la vocación propias de vuestro Instituto, su identidad más profunda. Sin embargo, esta misión, conviene enfatizar, no os pertenece, porque brota de la gracia de Dios. No hay escuela para convertirse en evangelizadores; Hay ayuda, pero es otra cosa. Es una vocación que tenéis de Dios. O eres evangelizador o no lo eres, y si no has recibido esta gracia, esta vocación, te quedas en casa».

Aunque ciertamente todos los fieles debemos estar preparados para dar razones de nuestra fe (1ª Ped 3,15), no todos tenemos el carisma propio del evangelizador. Como bien enseña San Pablo:

Y él ha constituido a unos, apóstoles, a otros, profetas, a otros, evangelistas, a otros, pastores y doctores, para el perfeccionamiento de los santos, en función de su ministerio, y para la edificación del cuerpo de Cristo
Efe 4,11-12

La evangelización es fruto del mandato del Señor a sus apóstoles y es absolutamente necesaraia para la salvación de los elegidos:

«Porque todo el que invoque el nombre del Señor se salvará». ¿Pero cómo invocarán a Aquel en quien no creyeron? ¿O cómo creerán, si no oyeron hablar de él? ¿Y cómo oirán sin alguien que predique? ¿Y cómo predicarán, si no hay enviados? Según está escrito: «¡Qué hermosos los pies de los que anuncian la Buena Nueva!» Pero no todos obedecieron al Evangelio. Pues Isaías dice: «Señor, ¿quién creyó nuestro anuncio?» Por tanto, la fe viene de la predicación, y la predicación, a través de la palabra de Cristo.
Rom 10,13-17

Sin embargo, el Papa advirtió a los miembros del PIME que una cosa es evangelizar y otra hacer proselitismo:

«Hay un peligro que vuelve a surgir, que parece estar desactualizado pero que está regresando, confundir la evangelización con el proselitismo. No. La evangelización es un testimonio de Jesucristo, muerto y resucitado. Es Él quien atrae. Por eso la Iglesia crece por atracción y no por proselitismo, como dijo Benedicto XVI. Pero esta confusión surgió en parte de una concepción político-económica de la “evangelización", que ya no es evangelización. Mas es la presencia, la presencia concreta, por la que te preguntan por qué eres así. Y entonces anuncias a Jesucristo. No estás buscando nuevos socios para esta “sociedad católica”, no, estás mostrando a Jesús: que se muestra a sí mismo en mi persona, en mi comportamiento; Y abrir espacios con mi vida a Jesús. Esto es la evangelización. Y esto es lo que sus fundadores tenían en sus corazones».

Reconozco que no entiendo cuál es el concepto que Francisco tiene sobre el término proselitismo. Habla de no buscar “nuevos socios para esta sociedad católica". y dice que esto forma parte de una concepción político-económmica. Pues, sinceramente, no sé a qué se refiere.

Leer más... »

Análisis del resultado electoral en España

Lun, 2019-04-29 11:04

Desde Ahorainformación, el periódico digital de la Comunión Tradicionalista Carlista se me invitó a hacer una valoración del resultado de las elecciones generales de ayer en España. Esta ha sido mi respuesta:

¿Qué valoración hace del resultado de estas elecciones?

Es imposible, literalmente imposible, que salga un buen resultado en las urnas de una sociedad descristianizada, y por tanto apóstata, como la española. Y quien piense lo contrario, no conoce la naturaleza humana.

España lleva siendo adoctrinada en la perversión desde hace mucho tiempo. Toda ley tiene un componente pedagógico que forma conciencias. Y en este país pasamos de tener leyes conformes a la ley natural y la ley divina a leyes absolutamente inicuas. La España católica que se resistió a ser aniquilada en 1936, se entregó, con la complicidad de gran parte de la Iglesia, en manos de la democracia liberal, que ha demostrado ser un instrumento eficaz de iniquidad y de apostasía. Y llevamos tiempo recogiendo los frutos. Estas elecciones son un fruto más de ese árbol del mal que se plantó en 1978.

¿Cree que va a cambiar algo en la política española a partir de hoy?

No demasiado. La derecha liberal (PP+VOX) está en sus horas más bajas, con apenas el 25% de los votos. La izquierda es incapaz de lograr la mayoría absoluta, con lo cual solo queda la alternativa de que acepten el apoyo de los separatistas, lo cual sabemos lo que significa. La alternativa de un gobierno PSOE+Ciudadanos parece poco probable, aunque quizás pudiera darse después de las próximas elecciones autonómicas y municipales. En todo caso, da igual. Para los próximos cuatro años nos espera más ideología de género y memoria histórica izquierdosa (se aniquilará la verdedera historia de España), eutanasia, aplastamiento de la educación concertada y fin de la asignatura de religión y, salvo acuerdo PSOE+Ciudadanos, indulto a secesionistas y principio del fin de la unidad de España. Unidad que empezó a resquebrajarse cuando se renunció la unidad católica de la nación.

Toca ser testigos de la España que fue fiel a Cristo. Y rogar a Dios que la sangre de los mártires vuelva a dar fruto antes de que nuestra patria desaparezca por el sumidero de la historia. 

Leer más... »

El dios de Ginés Morata y su gente

Jue, 2019-04-25 07:29

El diario El País publica hoy una entrevista a Ginés Morata, genetista español que pertenece a la Royal Society del Reino Unido y a la Academia Nacional de Ciencias de EE UU. Solo hay otro compatriota que comparte semejante “honor".

La primera pregunta del periodista va directo al grano:

En su libro Deconstruyendo a Darwin, el periodista y biólogo Javier Sampedro, que trabajó con usted en la década de 1980, decía que Darwin mató a Dios. ¿Lo comparte?

Es una forma de verlo. Dios es una creación humana. Dios no nos ha creado a nosotros: los humanos hemos creado a Dios. Darwin te hace ver que muchos de los atributos que tú dabas a Dios no eran de Dios, sino que es una cosa mucho más simple. En ese sentido, lo mata. No sé si yo utilizaría esa expresión pero, efectivamente, uno de los grandes logros de Dios era hacer no sé cuántos millones de especies en siete días. Pues es que no tiene nada que ver.

A estas alturas resulta un tanto simple y facilón pretender, como es el caso de los creacionistas y de este señor, que el Génesis es un relato cronológico exacto de lo ocurrido. Tesis desechada por alguien tan poco sospechoso de ser un protestante fundamentalista como San Agustín de Hipona.

Pero hete aquí que don Ginés nos cambia al Dios que dice haber sido matado por Darwin, por otro “dios". Javier Sampedro, otro científico y periodista de El País, nos explica lo que ha descubierto Morata y su equipo:

“el conjunto de hechos más sorprendente y enigmático que la genética ha descubierto en toda su historia, porque revela que toda la deslumbrante diversidad animal de este planeta, desde los ácaros de la moqueta hasta los ministros de cultura pasando por los berberechos y los gusanos que les parasitan, no son más que ajustes menores de un meticuloso plan de diseño que la evolución inventó una sola vez, hace unos 600 millones de años

O sea, hemos pasado del “Dios creó el mundo en seis días y al séptimo descansó” a “La evolución inventó un meticuloso paln de diseño una sola vez".

Leer más... »

El Administrador Apostólico de Santiago de Chile no tiene vergüenza

Sáb, 2019-04-20 13:42

El administrador apostólico de Santiago de Chile, Mons. Celestino Aos, se negó durante la Misa crismal a darle la comunión a los fieles que se arrodillaban para recibirla:

Vídeo completo. En el min 1:42:10 le pide que se levante a una fiel que iba con mantilla. En el min 1:44:50 se niega a dar la comunión a un hombre, que acaba comulgando poco después ya levantado. Y a partir del min 1:46:48 le niega la comunión a una mujer que se va sin comulgar.

Instrucción Redemptoris Sacramentum

91 En la distribución de la sagrada Comunión se debe recordar que «los ministros sagrados no pueden negar los sacramentos a quienes los pidan de modo oportuno, estén bien dispuestos y no les sea prohibido por el derecho recibirlos». Por consiguiente, cualquier bautizado católico, a quien el derecho no se lo prohiba, debe ser admitido a la sagrada Comunión. Así pues, no es lícito negar la sagrada Comunión a un fiel, por ejemplo, sólo por el hecho de querer recibir la Eucaristía arrodillado o de pie.

Espero no encontrarme nunca en una situación así, porque no sé como reaccionaría.

Espero que esos fieles, o cualquiera capacitado para ello, denuncien a ese obispo ante la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

Luis Fernando Pérez Bustamante

Católico, español... ¿y votante del PSOE?

Mié, 2019-04-17 12:30

Prácticamente todas las encuestas dan por seguro que en las próximas elecciones generales en España el partido más votado va a ser el PSOE de Pedro Sánchez. También indican que probablemente necesitará el apoyo de la extrema izquierda de Podemos y de los nacionalistas/secesionistas para seguir gobernando.

Es de imaginar que, salvo quizás en Cataluña y el País Vasco, el cien por cien de los votantes del PSOE se consideran españoles.

Las encuestas del CIS indican que aproximadamente el 70% de los votantes del PSOE se declaran católicos. Según un reciente estudio de la fundación Ferrer i Guardia, uno de cada cuatro españoles se declara católico practicante. El CIS da menos porcentaje de practicantes. pero asumamos que un 25% de los españoles son lo que dicha fundación dice que son. Supongamos también que el nivel de práctica religiosa de los católicos socialistas es parecida al del resto de católicos de este país. Eso lleva a pensar que entre un 15 y un 20% de las papeletas a favor del PSOE el 28-A serán de españoles que van a Misa con cierta frecuencia.

Pues bien, pocas cosas son tan claras hoy como que votar al PSOE es traicionar a España y la fe católica.

Leer más... »

Los méritos y deméritos del emérito

Dom, 2019-04-14 15:31

Hace años, poco después de que Joseph Ratzinger se sentara en la Cátedra de Pedro en Roma, un sacerdote me contó una escena de la que había sido protagonista directo un buen amigo suyo. Siendo todavía Papa san Juan Pablo II, tuvo lugar un encuentro entre cardenales en Roma. El último en llegar fue el por entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Al entrar en la sala, pasó algo ciertamente signicativo: todos los presentes se pusieron de pie y no pocos hicieron un gesto de respeto con la cabeza.

Aquello era señal de que la autoridad moral de Ratzinger era seguramente muy superior a la que le podría corresponder por el cargo curial que ostentaba e incluso al hecho de que Ratzinger era del decano del colegio cardenalicio. Por si fuera poco, dicha autoridad quedó muy reforzada por su homilía en la Misa pro eligendo pontífice que tuvo lugar justo antes del cónclave donde fue elegido Papa. Cito algunas frases de aquella predicación:

La misericordia de Cristo no es una gracia barata; no implica trivializar el mal.

¡Cuántos vientos de doctrina hemos conocido durante estos últimos decenios!, ¡cuántas corrientes ideológicas!, ¡cuántas modas de pensamiento!… La pequeña barca del pensamiento de muchos cristianos ha sido zarandeada a menudo por estas olas, llevada de un extremo al otro: del marxismo al liberalismo, hasta el libertinaje; del colectivismo al individualismo radical; del ateísmo a un vago misticismo religioso; del agnosticismo al sincretismo, etc.

A quien tiene una fe clara, según el Credo de la Iglesia, a menudo se le aplica la etiqueta de fundamentalismo. Mientras que el relativismo, es decir, dejarse «llevar a la deriva por cualquier viento de doctrina», parece ser la única actitud adecuada en los tiempos actuales. Se va constituyendo una dictadura del relativismo que no reconoce nada como definitivo y que deja como última medida sólo el propio yo y sus antojos.

No es «adulta» una fe que sigue las olas de la moda y la última novedad; adulta y madura es una fe profundamente arraigada en la amistad con Cristo. Esta amistad nos abre a todo lo que es bueno y nos da el criterio para discernir entre lo verdadero y lo falso, entre el engaño y la verdad. Debemos madurar esta fe adulta; debemos guiar la grey de Cristo a esta fe.

Como se puede apreciar, el pontífice alemán sabía perfectamente cuál era el mal al que se enfrentaba la Iglesia. El verdadero drama es que hoy, 14 años después, estamos bastante peor.

Leer más... »

Sin familias, sin hijos, sin futuro

Mié, 2019-04-10 14:55

Los resultados, ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) de España, sobre la Encuesta de Fecundidad correspondiente al año 2018 no deberían sorprender a nadie. Es el resultado de la descristianización de este país a todos los niveles. Y de poco me vale que ocurra lo mismo o parecido en otras naciones del entorno europeo. 

La famosa liberación de la mujer consistía básicamente en dos cosas: anticonceptivos y acceso masivo al mercado de trabajo. Se transmitió la idea de que las mujeres habían sido hasta entonces meras esclavas del sistema patriarcal, obligadas a ser poco menos que incubadoras, cuidadoras de niños y sirvientas de sus maridos. 

Con los anticonceptivos, se libraban de ser madres. Al menos madres de familias numerosas. Con el trabajo, salían del hogar para “autorealizarse”. Tanto las leyes como el sistema económico capitalista acompañaron ese discurso de liberación -ahora lo llaman empoderamiento- y no hubo prácticamente nadie, ni siquiera la Iglesia, que advirtiera que esa libertad podía tener un precio.

¿Qué tenemos hoy? Que esa libertad se ha convertido en esclavitud. Hace 50 años un joven matrimonio español podía ganarse la vida con el sueldo del marido. Con dificultades, sin duda, pero podía. Hoy es absolutamente imposible que un joven matrimonio sobreviva si no trabajan los dos y aun así, en no pocas ocasiones no les llega. De tal manera que si una mujer joven quiere dedicarse hoy a la nobilísima tarea de ser simple y llanamente madre, no puede.

Con esto no digo que lo que deberían hacer todas las mujeres es quedarse en casa cambiando pañales y haciéndole la comida y la cena al marido. Lo que digo es que no hay verdadera libertad para elegir. 

Leer más... »

La falsa misericordia al servicio del mal

Lun, 2019-04-08 07:22

Hay caminos que a uno le parecen rectos, pero al final son caminos de muerte.
Prov 14,12

Cuando los españoles votaron masivamente (87,78%) a favor de la Constitución el 6 de diciembre de 1978, España contaba hasta entonces con una legislación que fue definida de la siguiente manera por San Juan XXIII, Papa, hablando de Franco (*):

Da leyes católicas, ayuda a la Iglesia, es un buen católico… ¿Qué más quieren?

En 1978 no había ley del divorcio, ley del aborto, ley del matrimonio homosexual, leyes de imposición de la ideología de género, ni ley de eutanasia.

La mayor parte de la jerarquía de la Iglesia de este país apoyó el texto constitucional, a pesar de que sabían, como reconoció el cardenal Tarancón en un libro-entrevista autobiográfico, que la Carta Magna traería el aborto a España. Apenas unas pocas voces, como la del cardenal primado de España y arzobispo de Toledo, don Marcelo, y el obispo de Cuenca, Mons. Guerra Campos (vean cómo le trataba El País) , advirtieron de los peligros que acechaban al país a nivel de familia, derecho a la vida y abandono absoluto de la ley de Dios como referente para el bien común. Pues bien, esos pocos obispos fieles a Cristo se quedaron cortos.

La primera en caer fue la ley del divorcio, que había sido definido por el CVII como “epidemia” (Gaudium et Spes,47). Y ya por entonces se planteó el divorcio apelando a la misericordia tanto con los cónyuges como con los hijos. Se decía algo así como “no puede ser que una persona tenga que soportar de por vida un error” y “los niños tienen derecho a vivir en un hogar donde no haya discusiones y mal ambiente". 

Años más tarde llegó la ley del aborto. Mismo discurso “misericordista” respecto a las mujeres, “tienen derecho a discernir cuándo es el mejor momento para ser madre", “no deben cargar con una responsabilidad para la que no se sienten preparadas” e incluso respecto a los que iban a ser aniquilados en el vientre materno, “no es bueno para ellos venir al mundo sin ser deseados".

Lo mismo sucedió cuando se planteó el reconocimiento legal de las uniones homosexuales, pastel cuya guinda final fue llamarlas matrimonio: “Tienen el mismo derecho que las uniones heterosexuales a formar una familia", “no importa la orientación sexual sino el amor".

Inmediatamente llegó el adoctrinamiento estatal vía imposición de la ideología de género, especialmente en las escuelas. Por supuesto, se aceptó como la cosa más natural del mundo los cambios de sexo, incluso en niños. Y de nuevo, la misericordia al servicio del mal: “son personas atrapadas en un cuerpo que no es el suyo", “todos tienen derecho a elegir el sexo con el que se sienten identificados aunque no coincida con el que han nacido". Es más, se llega a prohibir la posibilidad de que un homosexual que quiera cambiar su inclinación acuda a un profesional de la psiquiatría o la psicología bajo la excusa, entre otras, de que ello podría hacer que el resto de homosexuales que no quieren dejar de serlo se vean ofendidos.

Ahora nos llega la eutanasia y se plantea poco menos que como el mayor acto de caridad con un ser humano que sufre. “Si se mata a un caballo que se queda cojo para que no sufra o a un perro anciano y enfermo, cómo no acabar con la vida de un ser humano que sufre indeciblemente” o “no hay mayor amor que acabar con el sufrimiento de un ser querido que no desea seguir viviendo".

Leer más... »

No hay ley humana que impida a la Iglesia procurar la conversión de homosexuales

Mar, 2019-04-02 03:22

Mons. Juan Antonio Reig Pla tiene el “bendito” problema de ser el obispo español que más claro habla sobre la doctrina moral de la Iglesia en todos sus ámbitos, lo cual incluye la homosexualidad. Y eso, de ahí que diga que es un problema, le pone en el punto de mira de los totalitarios laicistas de izquierdas y derechas -son la misma basura- que no soportan que un obispo católico ejerza de tal.

Esos totalitarios han aprobado leyes aberrantes que buscan perseguir a aquellos que quieren ayudar a los homosexuales que quieren dejar de serlo. Los mismos que pretenden que el estado pague las operaciones de cambio de sexo, algo que va contra la biología, quieren meter en la cárcel a los que piden ayuda para revertir una tendencia sexual, que no tiene razón biológica alguna probada. 

Esa actitud tiránica quebranta la propia libertad de la persona que acude a la Iglesia, o a un profesional de la psicología/psiquiatría. 

Curiosamente, de lo que ahora acusan a Mons. Reig Pla y su diócesis es de hacer lo que el Papa acaba de decir que deben hacer los padres que ven como sus hijos empiezan a mostrar tendencias homosexuales: llevarles al psicólogo. Ya escribí ayer sobre el tema así que poco tengo que añadir.

Leer más... »

Papa Francisco, Fernando Paz y homosexualidad

Lun, 2019-04-01 03:39

España es un país en el que, como en otros países del Occidente apóstata, tienes todo el “derecho” del mundo a que te hagan una operación de cambio de sexo o te hormonen totalmente, para que el sexo con el que has nacido no se empeñe en comportarse de forma natural. Y, al mismo tiempo, si se te ocurre acudir a terapia para cambiar tu orientaciòn sexual, tendrás que hacerlo de forma clandestina porque es altamente probable que el médico que te ayude acabe siendo inculpado de un delito.

La histeria colectiva a la que nos ha metido la clase política -tanto de izquierda como de derecha- ha llevado a que alguien como Fernando Paz haya tenido que retirar su candidatura en Vox. Aparte de decir obviedades sobre cómo murieron judíos en la II GM -no todos lo hicieron gaseados en campos de concentración-, lo cual puso en pie de guerra a los McCarthy de nuestro tiempo, su gran pecado fue que osó decir que si tenía un hijo homosexual, le llevaría a terapia para ver si corregía dicha tendencia. El P. Pedro Trevijano ya ha escrito sobre el tema, así que poco tengo que añadir. 

Por si fuera poco, José María Marco, candidato de VOX al Senado por Madrid, nos ha “glosado” las bondades del “matrimonio” homosexual:

«El matrimonio homosexual me parece bien. Es una cuestión de derechos y de dignidad de los homosexuales»

Y añade:

«No estoy de acuerdo con las opiniones de Fernando Paz y me alegro que Vox haya decidido que no lo representa»

Dejemos a un lado que Marco haya dicho que Vox ha decidido que Fernando Paz no les representa, cuando la tesis oficial -y creo que es la verdadera- es que don Fernando se ha ido sin que se lo pidieran. Lo cierto es que a día de hoy, uno es candidato de Vox y el otro no. Cosas del liberalismo consevador. El mismo que, según el programa del partido de Abascal, propone no llamar “matrimonio” a las uniones homosexuales como si lo esencial fuera el nombre y no el reconocimiento legal de esas uniones. Recordemos la doctrina de la Iglesia Católica al respecto. Doctrina, por cierto, que no pocos obispos parecen ignorar o rechazar:

La Iglesia enseña que el respeto hacia las personas homosexuales no puede en modo alguno llevar a la aprobación del comportamiento homosexual ni a la legalización de las uniones homosexuales. El bien común exige que las leyes reconozcan, favorezcan y protejan la unión matrimonial como base de la familia, célula primaria de la sociedad. Reconocer legalmente las uniones homosexuales o equipararlas al matrimonio, significaría no solamente aprobar un comportamiento desviado y convertirlo en un modelo para la sociedad actual, sino también ofuscar valores fundamentales que pertenecen al patrimonio común de la humanidad. La Iglesia no puede dejar de defender tales valores, para el bien de los hombres y de toda la sociedad.
(Consideraciones acerca de los proyectos de reconocimiento legal de las uniones entre personas homosexuales, 11, Congregración para la Doctrina de la Fe)

En esas estábamos cuando el Papa decidió conceder una entrevista a Jordi Évole para la Sexta. Me abstengo por completo de comentar el hecho de que haya elegido precisamente a ese periodista, así como del contenido de la misma salvo aquello relacionado con la homosexualidad. 

Leer más... »

Lo que no se suele señalar de la parábola del hijo pródigo

Dom, 2019-03-31 03:52

Recordemos dos cosas que se suelen olvidar al predicar sobre la parábola del hijo pródigo (Luc 15, 1-3.11-32)::

- Que el hijo se arrepintió, volvió, pidió perdón y estuvo dispuesto a ser tratado como un siervo más.

- Que solo se arrepintió cuando se vio comiendo con los cerdos.

Es muy necesario señalar lo primero porque hoy abunda la creencia de que no hace falta arrepentirse de los pecados ya que Dios nos va a perdonar sí o sí. Ni les cuento en dónde está la idea de que cabe estar dispuesto a pagar las consecuencias de haber pecado aun a pesar de ser perdonado. Al contrario, hoy está muy extendida la idea protestante de que no es necesaria penitencia alguna tras confesarse. A elo ayudan las, en mi opinión, absurdas penitencias que proponen la inmensa mayoría de los sacerdotes. Porque ya me dirán ustedes qué tiene de penitencial rezar un padrenuestro y un avemaría.

En cuando el segundo punto, pocos reparan en el hecho de que el hijo no quiso regresar por amor a su padre, sino por sufrir las consecuencias de sus pecados. O sea, algo muy parecido a la atrición, término que hoy no solo se ignora y se ocuita sino que se desprecia.

Y antes de que misericordistas, buenistas, neocones y demás habitantes del universo oficialista me digan nada, digo: “Ya, ya sé que el perdón incondicional y restaurador del padre es una parte esencial de la parábola". 

Leer más... »

Reflexiones sobre lo que debe hacer la Iglesia ante futuros casos de abusos

Vie, 2019-03-29 03:23

Parece evidente que en la Iglesia no se han hecho bien las cosas a la hora de tratar las denuncias por abusos sexuales de miembros del clero. Tampoco las denuncias de aquellos que encubrieron a los depravados que se valieron de su condición sacerdotal, e incluso episcopal, para dar rienda suelta a su asquerosa perversión.

Parece claro también que las peticiones de perdón, por muy insistentes que sean, no cambia lo ocurrido en el pasado. De hecho, a muchos empieza a resultarnos irritantes tantos pronunciamientos de obispos y superiores de órdenes religiosas diciendo que abusar sexualmente es algo terrible y que hay que estar con las víctimas. Señores, eso ya lo sabe todo el mundo. Dejen de decirlo cada dos por tres. Ya vale.

Aunque cabe esperar que en el futuro no se produzcan tantos casos de abusos como en el pasado, esa lacra no va a desaparecer por completo. Por tanto, es de suponer que más pronto que tarde desde Roma se darán a los obispos y superiores de religiosas unas normas de actuación.

Al igual que ha ocurrido recientemente, lo más seguro es que las futuras denuncias no sean sobre hechos que están aconteciendo en esos momentos, sino abusos cometidos años atrás. Analicemos las dos circunstancias.

Abusos presentes

Cuando un chaval denuncia que un clérigo está abusando de él, lo primero que cabe hacer es hablar con el presunto abusador para conocer su versión, y al mismo tiempo, comunicárselo a los padres o tutores.

Una vez hecho eso, aparte de la imprescindible apertura de una expediente que debe acabar en Roma, la denuncia a las autoridades civiles es responsabilidad principal de los padres o de la propia víctima, no del obispo o superior religioso, sin que con esto plantee que ellos no deben proceder a dicha denuncia.  

Me pregunto en cuántas ocasiones el encumbrimiento de casos de abusos no ha sido solo cosa de obispos y superiores sino también de la familia del abusado. Y me pregunto si la condena social, e incluso penal, en esos casos, sería la misma.

Abusos pasados

Lo más habitual es que la víctima de abusos sexuales denuncie los hechos cuando ya es mayor de edad e incluso cuando han pasado bastantes años. Pues bien, cuanto más años hayan pasado, más difícil va a resultar establecer la verdad de lo ocurrido.

Además, ya me dirán ustedes qué preparación en investigación criminal tiene un obispo o superior religioso a la hora de discernir si lo que le están contando es cierto o no. Y si eso ocurre en casos de abusos “actuales", ni les cuento en casos de abusos cometidos presuntamente hace 20, 30 ó 40 años.

En esos casos, resulta imprescindible que la víctima sea quien denuncie lo sucedido a las autoridades civiles. Si no lo hace ella, ¿a cuento de qué está un obispo obligado a hacerlo? Debe bastar con que comunique la denuncia a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Presunción de inocencia y reparación del honor de los acusados falsamente

Cuando un sacerdote es acusado de abusar de un menor y reconoce los hechos, no cabe hacer otra cosa que aplicarle la pena correspondiente. Pero si los niega, tiene exactamente el mismo derecho a la presunción de inocencia que el resto de seres humanos. Durante la Revolución francesa se guillotinaba a los “sospechosos” de ser contrarios a la República, sin necesidad de juicio alguno. Hoy puede estar ocurriendo lo mismo en no pocos casos.

Evidentemente no es igual cuando hay una sola denuncia que cuando se producen varias por parte de diferentes víctimas, sobre todo si entre ellas no hay relación alguna. Aun así, la presunción de inocencia no puede desaparecer hasta que todo quede claramente establecido.

Un sacerdote que ha sido acusado falsamente de abuso sexual va a sufrir,sí o sí, un estigma social no solo durante el proceso penal al que se enfrente, sino ara el resto de su vida en no pocos casos. La frase condenatoria “algo habrá hecho” aparecerá en muchas ocasiones. Eso es intolerable y la Iglesia tiene el deber de intentar reparar, en la medida que le sea posible, el buen nombre del sacerdote inocente. Precisamente en casos así puede ser recomendable un traslado del inocente tanto dentro de la diócesis como a otra donde no sea tan fácil que sufra ese estigma.

Fiabilidad de los tribunales ajenos a la Iglesia

Todos sabemos que por muy bien que funcione la justicia en los países donde no está sometida a un poder político despótico, los tribunales no son infalibles. He vivido el caso de una condena en primera instancia a alguien muy cercano a mí, por algo que ocurrió un día en el que dicha persona estaba a 600 kilómetros de donde tuvieron lugar los hechos, y a pesar de que en el juicio,los autores reales de lo denunciado declararon que ese conocido mío no estuvo con ellos ese día. La apelación se ganó pero ¿y si se llega a perder? 

Hablando de casos actuales, tenemos la condena en primera instancia al cardenal Pell en Australia, al cardenal Barbarin en Francia y a un profesor de un colegio del Opus en España. En este último caso, el padre de la  víctima se ha convertido en una especie de portavoz de las víctimas de abusos sexuales dentro de la Iglesia. Pregunto: ¿no sería mejor esperar a ver cómo acaba el recurso de la defensa del profesor? 

Por otra parte, ¿tiene la Iglesia la obligación de asumir una sentencia firme sobre uno de sus sacerdotes u obispos en caso de que, una vez realizada su propia investigación en Roma, llegue a la conclusión de que el condenado es inocente? ¿Acaso no hemos visto que muchas personas han pasado largos años en la cárcel, e incluso en el corredor de la muerte, y finalmente se ha demostrado su inocencia? ¿Acaso no se han ejecutado a inocentes? Por tanto, aunque lo habitual es que alguien condenado por un tribunal civil sea realmente culpable, no debe establecerse automáticamente una condena canónica por esa sola razón.

Concluyo. No puede ser que porque se hayan hecho las cosas mal en el pasado, en el futuro se deban hacer igualmente mal pero en sentido contrario. El mal no se combate con el mal sino con el bien. Tolerancia cero, sí. Conculcación de derechos, no.

Luis Fernando Pérez Bustamante

Baja por progenitoriedad

Jue, 2019-03-28 06:28

Cuando los lacayos del Gran Arquitecto -también conocido como Lucifer o Bafomet- lograron imponer la república en Francia allá por el 1792, su empeño en arrasar con cualquier cosa que recordara la civilización cristiana llegó a extremos tan abracadabrantes como el cambio del calendario. Las semanas pasaron de tener siete días a diez (adiós a los domingos festivos). Los nombres de los meses se cambiaron. Los años se empezaron a contar desde 1792 y se escribían en números romanos, siendo el 1 de vendimiario (otoño) el primer día del calendario y del año. En lugar de santos católicos, cada día del año tenía asignado una herramienta (los días terminados en 0), un animal (los días terminados en 5), o una planta o mineral (el resto). Etc.

Como bien esplica Javier Paredes en su artículo “La gran mentira de la Revolución Francesa: libertad, igualdad, fraternidad… y crueldad”:

… cuando el obispo Gregoire, un clérigo que dejó de servir a Cristo para servir al poder político y medrar, le pregunto a Romme, que era uno de sus promotores, para qué servía ese calendario, este le contestó:

—Sirve para suprimir el domingo.

Alguien pensará que el cambio fue “por las buenas", y que nada impedía a un católico cumplir con el descanso dominical. Pues no. Cito de nuevo del artículo del profesor Paredes:

Y como los revolucionarios no suelen pedir las cosas por favor, a propuesta de Joseph Lebon se dispuso “que todo empleado doméstico, conductor de carreta o criado que descanse en un día distinto del décadi, sea arrestado como sospechoso y que los ayuntamientos que no cumplan el presente decreto sean considerados como sospechosos y tratados como tales”.

Ser arrestado como “sospechoso” en aquellos tiempos suponía acabar con la cabeza separada del cuerpo. 

Hubo que esperar a la firma del Concordato entre Napoleón y la Santa Sede para que, ya en 1802, el domingo fuera de nuevo considerado festivo. Y el 31 de diciembre de 1805 fue abolido el calendario “ilustrado".

Estamos ante uno de los ejemplos de cómo se puede usar el poder civil para introducir cambios que afectan a la cosmovisión del mundo y de la sociedad.

Salvando las distancias, el socialismo “reinante” hoy en España, anda iigual de obsesionado con acabar con cosmovisión natural y cristiana de la familia. Ambas: natural y cristiana. Natural, porque es evidente que una familia está compuesta por un padre, una madre y sus hijos. En algunas civilizaciones se admite la poligamia, pasando entonces la familia a ser un padre, varias madres y los hijos. Pero lo que no había ocurrido jamás es que la figura del padre desapareciera. 

Leer más... »

Los obispos alemanes y Roma

Vie, 2019-03-15 12:49

La mayoría de los obispos católicos alemanes han decidido que van a debatir sobre una serie de temas que afectan no solo a la Iglesia en Alemania sino a toda la Iglesia Católica. Así lo ha asegurado el cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal alemana (CEA).

Al parecer quieren debatir sobre el celibato sacerdotal, la moral sexual y el poder (supongo que más bien el ejercicio del mismo).

Para ello van a implementar tres foros de discusión, presididos por tres obispos, que abordarán esas cuestione. Concretamente habrá un foro sobre el celibato, a cargo de Mons. Felix Genn; otro sobre la moral sexual, a cargo de Mons Franz-Josef Bode; y otro sobre poder y participación -de los seglares, se entiende- a cargo de Mons.Wiesemann.

Habrá quien piense que no tiene nada de malo que los obispos de una nación quieran debatir sobre esos asuntos. Grave error. Me explico:

- La Iglesia Católica no funciona, o al menos no debería funcionar, como las iglesias ortodoxas, solo en clave nacional. De hecho, a diferencia igualmente de los ortodoxos, y de los anglicanos, en la Iglesia Católica existe una autoridad sobre todos los obispos, sean de donde sean y se “organicen” como se organicen: el Papa.

- Hay cuestiones doctrinales que por su misma naturaleza no pueden ser objeto de debate. Por ejemplo, ya pueden todos -no será el caso- los obispos alemanes ponerse de acuerdo en que las relaciones sexuales fuera del matrimonio y/o las relaciones homosexuales son aceptables, que eso solo implicará que han dejado de ser católicos.

Lo verdaderamente indignante de este asunto es que todo el mundo sabe lo que quieren y lo que van a plantear. De hecho, el propio cardenal Marx, en su rueda de prensa, se ha mostrado partidario de acabar con el celibato obligatorio para el clero de rito latino y del cambio en la moral sexual católca.

Es más, entre los “expertos” que han participado en la Plenaria de la CEA figura Eberhard Schockenhoff, quien no hay aspecto de la moral sexual católica que no quiera cambiar. Y el cardenal ha dicho de su exposición que el debate sobre dicha moral «lo presentó muy bien». No contento con ello, añadió que «la mayoría de los obispos» pensaban que «hay una necesidad de cambio» en la moral sexual de la Iglesia.

Cabe preguntar que si la mayoría están a favor del cambio, ¿a cuento de qué organizar la pantomima de un supuesto “camino sinodal” del que ya sabemos el resultado?

Leer más... »

Van a conseguir que Vox luche por ganar las elecciones

Dom, 2019-03-10 08:10

Un par de días antes de las últimas elecciones en Andalucía hablé con un buen amigo cercano a la dirección de Vox en Madrid, sobre las perspectivas electorales del partido de Abascal en esta región. Me dijo que les parecería fantástico sacar entre 6 y 8 diputados y le dije: “vais a sacar al menos 10″. Finalmente obtuvieron 12.

No soy profeta ni hijo de profeta, pero era evidente que se “olía” en el ambiente que iban a pegar un pelotazo. Su nicho de votos era gente desencantada con el PP -mucha había dejado de votar- y con un Cs que había apoyado a Susana Díaz durante la anterior legislatura. Pero también entre un sector no pequeño de votantes antisistema de izquierda y derecha a los que complacía determinados aspectos del discurso político de Vox.

Ese triunfo inesperado para muchos de Vox ha puesto nerviosísima no solo a toda la clase política española de izquierda radical (PSOE de Sánchez y Podemos), centro-izquierda (Cs) y centro-derecha (PP) sino, sobre todo, a la práctica totalidad de los medios de comunicación. Salvo contadas excepciones (p.e, Libertad Digital y OkDiario), periódicos de papel y digitales, televisiones y radios, llevan meses en campaña intentanto convencer a la ciudadanía que Abascal es poco menos que un Le Pen, un Salvini, un Bolsonaro a la española. Lo cierto es que no pasa de ser un típico liberal conservador -criado a los pechos de Aznar-, que ha sabido captar el hartazgo de muchos españoles ante determinadas cuestiones.

Cuando Podemos irrumpió como un elefante en una cacharrería en el panorama político español, lo hizo surfeando sobre la ola antisistema populista que había “triunfado” mediáticamente gracias al movimiento del  11-M. Su discurso anti-casta caló sobre todo entre la población joven.  Hoy no solo es un partido más de la casta, sino que están a la gresca y dando una imagen dantesca que, sospecho, les va a llevar a pegarse un castañazo considerable el próximo 28 de abril. 

Gracias al axfisiante poderío cultural y mediático de la izquierda, consentido y alentado por la cobarde y patética derecha pepera, para multitud de españoles lo que hoy resulta verdaderamente antisistema es oponerse al feminismo radical -con su derivada, la ideología de género-, a la mano blanda contra los delincuentes -especialmente los violadores-, y al discurso buenista e irresponsable sobre la inmigración.  Los populismos de izquierdas de toda la vida son hoy el sistema. Y solo Vox aparece como un bastión “útil” contra el mismo.

Leer más... »

Cuando a cardenales y obispos les da igual lo que enseña la Iglesia

Mié, 2019-03-06 05:53

En abril del año pasado, el cardenal Schönborn, arzobispo de Viena, tuvo a bien decir que la ordenación de mujeres como diaconisas, presbíteras y obispas -¿obispesas?- es algo posible si lo decide un Concilio ecuménico.

Días atrás, el arzobispo de Gatineau (Quebec, Canadá), Mons. Paul-André Durocher, ha sugerido exactamente lo mismo. Tras desear que se apruebe la ordenación de diaconisas, dice lo siguiente sobre la ordenación de mujeres como sacerdotisas:

El problema en ese nivel es que el Papa dijo que no se podía cambiar el que las mujeres no pueden ser sacerdotes. La única forma de lograr ese cambio sería mediante un Concilio ecuménico de todos los obispos sobre ese tema, y eso no sucederá en mucho tiempo“.

Bien, ahora lean ustedes estos párrafos finales de la Carta Apostólica Ordinatio Sacerdotalis, de San Juan Pablo II, Papa:

Si bien la doctrina sobre la ordenación sacerdotal, reservada sólo a los hombres, sea conservada por la Tradición constante y universal de la Iglesia, y sea enseñada firmemente por el Magisterio en los documentos más recientes, no obstante, en nuestro tiempo y en diversos lugares se la considera discutible, o incluso se atribuye un valor meramente disciplinar a la decisión de la Iglesia de no admitir a las mujeres a tal ordenación.

Por tanto, con el fin de alejar toda duda sobre una cuestión de gran importancia, que atañe a la misma constitución divina de la Iglesia, en virtud de mi ministerio de confirmar en la fe a los hermanos (cf. Lc 22,32), declaro que la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia.

Caben dos posibilidades:

1- Que el cardenal Schönborn y el arzobispo Durocher no sepan leer o no tengan capacidad de asimilar lo que leen. No parece posible que sea así, pero…

2- Que al cardenal Schönborno y el arzobispo Durocher les importe un pimiento lo que la Iglesia ha definido de forma infalible. Sí, he dicho infalible, pero no solo lo digo yo.

Leer más... »

Normas elementales para tratar delitos e inmoralidades

Jue, 2019-02-28 01:28

S.E.R. Ricardo Blázquez, cardenal de la Santa Madre Iglesia, arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, dijo ayer en rueda de prensa que los obispos españoles están a la espera de que la Santa Sede envíe una serie de normas para el trato de los abusos sexuales cometidos y por cometer por parte de sacerdotes.

Sinceramente cuesta entender que los obispos del mundo entero necesiten que Roma les diga cómo tienen que actuar ante el caso de un cura que abusa de un menor. Todos los padres saben perfectamente cómo actuar si les dan evidencias creíbles de que un sacerdote ha abusado de alguno de sus hijos, pero no hace falta ser padre para tal cosa.

Ahora bien, ¿qué nos dice la Escritura sobre lo que conviene hacer? 

Primero de todo, no aceptar así como así cualquier acusación:

No admitas una acusación contra un presbítero, a menos que se apoye en dos o tres testigos.
1Ti 5,19 

Segundo, recordar que corresponde a las autoridades civiles ser ministros de Dios para el castigo de los delincuentes:

…. la autoridad es un ministro de Dios para bien tuyo; pero si haces el mal, teme, pues no en vano lleva la espada; ya que es ministro de Dios para aplicar el castigo al que obra el mal.
Rom 13,4

Tercero, obedecer al apóstol San Pablo sobre lo que hay que hacer con los inmorales que persisten en serlo:

En la carta que os escribí os decía que no os juntarais con los inmorales. No me refería a los inmorales de este mundo, ni tampoco a los codiciosos, a los estafadores o idólatras; para eso tendríais que salir de este mundo. Lo que de hecho os dije es que no os juntarais con uno que se llama hermano y es inmoral, codicioso, idólatra, difamador, borracho o estafador: con quien sea así, ni compartir la mesa.
¿Acaso me toca a mí juzgar a los de fuera? ¿No es a los de dentro a quienes juzgáis vosotros? A los de fuera los juzgará Dios. Expulsad al malvado de entre vosotros.
1ª Cor 5,9-13

Como ven ustedes, no hace falta ser doctor en teología moral para comprender cómo se ha de proceder ante este tipo de situaciones.

Leer más... »

La única solución posible a la crisis de la Iglesia

Lun, 2019-02-25 03:54

Es la primera vez que cuento esto de forma pública, pero lo creo necesario.

Ávila, España, principios de siglo XXI. II Congreso Camino a Roma -testimonios de protestantes convertidos al catolicismo- celebrado por Miles Iesu en este país. Con la presencia de dos cardenales curiales: los colombianos Castrillón Hoyos y López Trujillo, ambos ya fallecidos. En el programa figuraba una intervención del cardenal Castrillón. Dio una charla de “aliño", en la que como cabía esperar habló de la situación con la FSSPX, y al finalizar, mientras iba camino de la salida, levantó la voz para que todos los presentes le pudieran oír. Seguramente no soy capaz de repetir sus palabras exactas, pero me acuerdo perfectamente del sentido de las mismas:

“Queridos fieles, en cuanto a los escándalos que salen en los medios de comunicación de sacerdotes que han cometido inmoralidades, recordad: una vez sacerdote, sacerdote para siempre. Debemos proteger a nuestros sacerdotes, nunca denunciarles".

Algunos de los presentes, ciertamente no todos y no la mayoría, aplaudieron. Yo, que debía dar mi testimonio poco después y que había regresado a la Iglesia apenas año y medio antes, me quedé pensando si lo mejor no era salir corriendo de allí. Era todo un cardenal defendiendo públicamente a sacerdotes abusadores sin hacer la menor mención a sus víctimas. 

Las palabras del purpurado colombiano reflejaban bien a las claras lo que buena parte de la jerarquía católica de finales del siglo XX pensaba acerca de los abusos sexuales cometidos contra niños y adolescentes. Es más, seguramente también reflejaba lo que muchos cardenales y obispos pensaban que había que hacer con sacerdotes cuya inmoralidad sexual era patente, aunque no estuvieran menores de edad involucrados. Lo importante era proteger a esos curas indignos. 

Leer más... »

Caso McCarrick, ¿quién se cree qué?

Lun, 2019-02-18 06:08

El 11 de enero de 2019, la Congregación para la Doctrina de la Fe impuso la pena de dimisión del estado clerical al ex-cardenal Theodore McCarrick. Cinco días después la sentencia se hizo pública. No cabe recurso del condenado. Sus delitos son «insinuaciones en la confesión y violación del Sexto Mandamiento del Decálogo con menores y adultos, con el agravante de abuso de poder».

El señor McCarrick tiene 88 años, lo cual hace pensar que no le queda mucho tiempo antes de presentarse ante el Señor para rendir cuentas. Según la fe católica, si se arrepiente verdaderamente y se confiesa de sus pecados, podrá salvarse. Es más, si cumple los requisitos requeridos, puede alcanzar la indulgencia plenaria, que supone la remisión de la pena temporal por sus pecados.

Eso me lleva a hacer las primeras preguntas: Si D. Theodore McCarrick, además de confesarse con cualquier sacerdote, hace una confesión pública de sus pecados y pide perdón por ellos, ¿qué razón habría para mantenerle la pena? ¿acaso no se perdona y se hace regresar a la comunión eclesial a los herejes y cismáticos que se arrepienten de sus errores? 

Dicho eso, vamos a ser claros. ¿Alguien puede creerse de verdad que las andanzas de McCarrick no eran conocidas desde hace mucho tiempo tanto en la Iglesia en Estados Unidos como en Roma? O sea, como planteó Shawn McKnight, obispo de Jefferson City (Missouri, EE.UU), en agosto del año pasado:

¿Cómo pudo un hermano obispo faltar el respeto con tal insensibilidad a la dignidad de jóvenes, seminaristas y sacerdotes durante décadas sin que nadie le pusiera en su sitio? Es inexplicable para mí.

Esa pregunta nos la hacemos muchos sin necesidad de leer las famosas cartas de Mons. Viganò, ex-Nuncio en los EE.UU. De hecho, sabemos que a Roma llegaron denuncias sobre MCarrick antes (año 2000) de que el papa Juan Pablo II le creara cardenal (año 2001). Aun más, el cardenal Cacciavillan reconoció que ya en el año 1994 había oído sobre las inmoralidades del sujeto. El P. Boniface Ramsey aseguró que todo el mundo sabía lo que pasaba. Por tanto, nadie puede alegar que no se sabía lo que hacía el ex-cardenal. Es más, así lo aseguró Mons. Steven Lopes, obispo del ordinariato anglocatólico en EE.UU, a finales del pasado mes de agosto:

“Le diré cuál creo que no es una respuesta suficientemente buena. Se trata del desfile de cardenales y obispos que han corrido hacia las cámaras de televisión y mientras sujetan sus cruces pectorales dicen “No sabía nada". No lo creo, y soy uno de ellos. No lo creo".

Y no parece que convenza a muchos el argumento del cardenal Maradiaga, quien aseguró que las inmoralidades de McCarrick eran un asunto privado.

Leer más... »