Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

Testimonio de Silvia

Imagen de Silvia
Español

foto

¿Por qué Homeschooling? Ahora que he tomado la decisión más importante en la vida de mis hijos y de mi familia, quiero compartir con ustedes el porque de ella. Desde hace algún tiempo mi esposo y yo teníamos grandes dudas sobre la educación que estaban recibiendo mis hijos a pesar de estar en escuelas católicas.

 

Cuando una familia es numerosa la verdad es que todo se vuelve difícil de entender para los demás. No entienden que los tiempos y la logística propia son diferentes, no entienden que la forma de educar es diferente y además se le exige más, sólo por tener muchos hijos.

 

En mi caso particular, además de muchos hijos tengo un marcapasos porque, para gloria de Dios, hace 6 años me detectaron un problema grave pero nos pusimos en manos de Dios y de un médico que me propuso la opción del marcapasos sin asegurar que funcionara.

 

Gracias a Dios funcionó y ahora tengo la capacidad de atender a mis 5 hijos con una vitalidad que nunca antes había recibido de mi Padre Dios. Pero aún así no me sienta nada bien el estrés, las presiones, las angustias y por lo mismo sabíamos que no podíamos seguir así.

 

Anteriormente mi esposo y yo nos dedicábamos a evangelizar de tiempo completo y tuvimos que realizar viajes por el norte y centro del país y decidimos hacerlos con nuestros hijos por lo que en la escuela en la que estaban llegamos al acuerdo de que les enviarían el trabajo a realizar por correo electrónico y que ellos se comprometían a realizar los trabajos para la semana y al regresar entregarlos a las maestras para ser revisados.

 

Después de preguntarle a Dios y de hacer discernimientos profundos, nos dimos a la tarea de investigar que pasaba en México con esta opción de escuela en casa. La sorpresa fue grande porque nos dimos cuenta de que ya hay muchas familias Católicas que están tomando esta opción. Y sobre todo que la mayoría lo hacían por cuestión de mejorar la educación de sus hijos, como nosotros lo habíamos pensado.

 

Y nuestra sorpresa mayor fue darnos cuenta de que ya lo veníamos haciendo con un poco de guía de las maestras, aunque a veces no fuera tan bueno porque los limitaba mucho y tenían que llevar el ritmo que ellas marcaban. ¡En realidad nosotros eramos los maestros de nuestros hijos! Porque los niños sólo iban a presentar exámenes. Para gloria de Dios, hemos tomado la decisión y a partir de ya hemos sacado a nuestros hijos de la escuela, por lo que comenzaremos con el año 2011 una nueva etapa en la vida familiar y una nueva educación para nuestros hijos, más llena de amor y más centrada en Dios.

 

Espero que poco a poco vaya creciendo este gran medio para la educación y preparación para la santidad de nuestros hijos.

 

Para Gloria de Dios

Silvia del Valle de García

silviadelvalle5@homeschoolingcatolico.org