Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

Testimonio de la Familia Silva Montemayor

Imagen de Monica Montemayor

 

Hola! Nuestro primer contacto con la Educación en el Hogar, surgió de una recomendación de un familiar de mi esposo, que es papa homeschooler y él nos habló de esta modalidad.

Hace tres años con la pandemia de la Influenza H1N1 que hubo en México, los niños estuvieron en casa alrededor de un mes; pensando en el “atraso” que esto traería me di a la tarea de pedir los libros a la Madre Directora del Colegio en el que estuvieron mis hijos. Durante este tiempo nos dedicamos a repasar los temas que hasta ese entonces habían visto y nos dimos cuenta que muchos de ellos no habían quedado muy claros, aparte de que revisando sus libros de texto varios de estos estaban mal calificados. En general nosotros nunca tuvimos, gracias a Dios, ningún problema de “bulling” o niños con bajo rendimiento académico, ni nadie nos dijo que tenían “déficit de atención”, simplemente nos dimos cuenta de que podíamos darles algo mejor , algo adecuado a nuestro plan familiar.

Dios fue poniendo en nuestro corazón el deseo de Educarlos en casa, así que le pedíamos que nos asistiera en esta decisión, nuestro temor fue siempre; al menos el mío de no tener los conocimientos suficientes para enseñar, y la respuesta del Señor fue tan clara en una Misa en la que leímos un pasaje de la carta de San Pablo a los Corintios, específicamente en 2Cor12, 9 “pero me dijo: Te basta mi gracia, mi mayor fuerza se manifiesta en la debilidad.” Fue tan fuerte ese momento en el que sentí un calor dentro de mí y escuche al señor decirme…mi mayor fuerza se manifiesta en TU debilidad. Entonces decidimos emprender esta aventura y sacamos a nuestros hijos del colegio.

Después de esto, asistimos a una conferencia en Saltillo, Coah. En donde conocimos una infinidad de métodos y material para educar ; nos decidimos por un programa en línea que se llama Educazion, que es Cristiano Evangélico, lo seguimos por un par de meses, pero desgraciadamente era contrario a nuestra fe Católica, llegando incluso a atacar nuestras creencias por lo cual decidimos abandonarlo. Lo único “bueno” que nos dejó fue que al estar todas las materias relacionadas con la Biblia, tuvimos más contacto con ella y esto provocó en nosotros una sed de conocerla más a profundidad al igual que a nuestra Iglesia.

En la búsqueda, de material Católico me tope con varios blogs que nos fueron de mucha inspiración y por lo cual estoy muy agradecida, entre ellos el de Creciendo Unidos y Familia Católica.

Han sido tres años, en los cuales hemos aprendido mucho como matrimonio, como padres y como familia, hemos tenido muchos “altibajos” y ganas de “tirar la toalla” pero Dios en su pedagogía e infinita misericordia nos ha ido iluminando en este sendero. Sabemos que falta mucho por recorrer, pero hemos decidido no soltarnos de su mano y ayudados de su gracia, tenemos la confianza de que vamos por buen camino.

Hogar Católico