Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

¿Que es el Homeschooling, la escuela en casa?

Imagen de Silvia

 

foto

 

¿Qué es el Homeschooling? (Educar en el Hogar)

 

El Homeschooling (Educar en el Hogar) es un estilo de vida en el que los padres de familia optan por educar integralmente a sus hijos. Ya que nosotros somos los primeros y principales educadores de nuestros hijos por derecho natural, por libre voluntad decidimos hacernos totalmente responsables de la educación de nuestros hijos, decidiendo el método, materiales y horarios a seguir conforme a lo que más les convenga a cada uno de los hijos.

 

Entre los métodos más usados están:

• Tradicional. Usa libros de texto para cada materia. Se maneja por capítulos o lecciones para estudiar, junto con su respectivo trabajo de práctica.

 

• Clásico. Compuesto por tres etapas, o de los 6 a los 10 años en la etapa gramatical, que se enfoca a memorizar las reglas de ortografía, fonéticas, gramática, alguna lengua extranjera, historia, ciencias, etc.

 

De los 10 a los 12 que es la etapa lógica y de diálogo, donde se fomenta la discusión lógica, los debates, sacar conclusiones, escribir tesis y dar el porqué de la información que presenta.

 

De los 13 a los 18 años que es la etapa retórica, donde se continua los estudios rigurosos y sistemáticos para lograr el desarrollo de un uso claro del lenguaje.

 

• Desescolarización. Enfocada a los intereses de cada niño. No tiene un temario en particular.

 

• Unidades Temáticas. Toma un tema e involucra todas las materias, de tal forma que el tema quede cubierto desde todos los ámbitos. Unas tres o cuatro semanas por tema están muy bien. Es bueno tener un temario definido de los mínimos que deben cubrir.

 

• INEA. Ahora nos presenta una buena opción para llevar el proceso ya que en el El Modelo Educación para la Vida y el Trabajo (MEVyT) es el programa educativo que el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) claro que los temas están enfocados más hacia los jóvenes y adultos que para niños pequeños, pero pueden ser una buena referencia ya que sobre estos temas se realiza el examen que tienes que presentar para validar los estudios en México. Y es precisamente el INEA quien le da la certificación a los niños al presentar un examen para pasar la primaria y la secundaria a los 15 años.

 

Esto no está fuera de la ley ya que la constitución dice en su Artículo 3 que los niños deben recibir educación básica, (Preescolar, Primaria y Secundaria) de manera obligatoria. Y al presentar el examen en el INEA queda comprobado que si la están recibiendo y además que la están adquiriendo.
 

A partir de que les entreguen el certificado de Secundaria, los muchachos pueden ingresar a una Preparatoria o Bachillerato escolarizado, o seguir por el camino del homeschooling.

 

 

¿Y el Homeschooling Católico?

 

Es un estilo de vida donde los papás educamos a nuestros hijos integralmente en torno a nuestra fe. Cristo está en el centro de nuestras vidas y por lo mismo la educación gira alrededor de Él.

 

Los papás tomamos el compromiso de educarlos integralmente con temas católicos, con materiales católicos en torno a una familia católica logrando así tener un estilo de vida católico.

 

Tener un estilo de vida especial no es fácil en nuestros tiempos pero siempre es muy bueno que nuestros hijos vean que con la gracia de Dios todo es posible.
 
 
Nosotros como padres hacemos nustro mejor esfuerzo para educar a nuestros hijos en el hogar sin buscar nada a cambio, pero el Padre John A. Hardon, Siervo de Dios y promotor del homeschooling católico en Estados Unidos nos dice que podemos obtener tres beneficios inmediatos al tomar tal responsabilidad:
 
 
“La primera recompensa de la educación en casa, diría que es la paz interior que ambos padres y los niños pueden esperar cuando son formados en su fe católica. Comparo esta paz con el agonizante conflicto que sienten muchos padres católicos en sus almas al ver que los hijos que ellos trajeron al mucho no están preparados para entrar al mundo eterno para el cual nacieron.
 
 
Otra recompensa por cargar la cruz de educar en casa es la promesa que Cristo mismo hizo cuando les dijo a sus seguidores: (He venido para que tengan alegría, y la tengan en abundancia). La felicidad es la satisfacción de los deseos humanos. La necesidad más profunda de la mente humana es saber la voluntad de Dios, y la alegría más profunda es hacer… su divina voluntad… Sólo hay alegría en la medida en la que haya verdad… ¿Hay algo más hermoso bajo el cielo que una familia feliz?
 
 

Una última recompensa en la educación en casa…nuestro país es el más inestable, el que tiene más divorcios, el que usa más contraceptivos… ¿por qué? Porque todo lo que Dios enseñó a las familias, al hacerse hombre, para lograr ser felices, está siendo retado, opuesto y hasta legalmente perseguido por nuestra sociedad… En su encíclica, “El Esplendor de la Verdad”, Juan Pablo II llama a los fieles a estar preparados para vivir una vida heroica. En verdad, él les dice que recibamos el regalo del martirio si es que desean vivir fieles a Dios, quien tanto amó a esta raza humana pecadora hasta morir por ella en la cruz para probarle su amor”.

 

Pero la mayor recompensa es saber que estamos haciendo la voluntad de Dios que es, formar ciudadanos del cielo, hombres y mujeres que busquen la santidad.

 

¿Porqué comunidades?

 

Para poder trabajar mejor buscamos hacer comunidades de familias que tenemos el mismo estilo de vida, es así que buscamos ser un medio para que las familias que educan a sus hijos en el hogar católico, encuentren a otras familias y así puedan tener momentos de convivencia y de apoyo.

 

Con las comunidades también se cubre el objetivo de la socialización que tanto se nos cuestiona. La primera comunidad que se tiene es la familia y es en la familia donde se debe aprender a convivir, conforme vamos creciendo tenemos la necesidad de convivir con otras familias y casi siempre buscamos que tengan el mismo estilo de vida que la nuestra. Es aquí donde las comunidades entran para cubrir esa necesidad de relacionarnos con otras familias.

 

Que todo sea para la gloria de Dios

Silvia