Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

Porqué homeschooling.

Imagen de Silvia
Español

logo

 

Muy a menudo me preguntan que si tiene validez este sistema de educación a lo que yo les respondo que si, ya que la SEP por medio del INEA me los reconoce.(INEA)

 

Y les comento que yo simplemente estoy apelando al derecho natural que me da el haberle dado la vida a mis hijos y que la Organización de los Estados Americanos (OEA) en la CONVENCION AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS  en San José de Costa Rica  en noviembre de 1969, mejor conocida como Pacto de San José, me reconoce.

 

En el Pacto de San José, en su artículo 12 en la fracción 4 dice:

 

Artículo 12.  Libertad de Conciencia y  de Religión

 4. Los padres, y en su caso los tutores, tienen derecho a que sus hijos o pupilos reciban la educación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.

(fuente: http://www.oas.org/juridico/spanish/tratados/b-32.html)

 

Este derecho no me lo otorga la OEA pero si lo reconoce de manera clara en el ámbito internacional.

 

JPII

Después de encontrar este importante dato, me fui a buscar dentro de los documentos de la Iglesia Católica y encontré que el Beato Juan Pablo II, en la Carta encíclica Familiaris Consortio, en el tema 8 sobre la educación de los hijos nos dice:

 

“Este deber de la educación familiar es de tanta trascendencia que, cuando falta, difícilmente puede suplirse. Es, pues, deber de los padres crear un ambiente de familia animado por el amor, por la piedad hacia Dios y hacia los hombres, que favorezca la educación íntegra personal y social de los hijos. La familia es, por tanto, la primera escuela de las virtudes sociales, que todas las sociedades necesitan.”

“El derecho-deber educativo de los padres se califica como esencial, relacionado como está con la transmisión de la vida humana; como original y primario, respecto al deber educativo de los demás, por la unicidad de la relación de amor que subsiste entre padres e hijos; como insustituible e inalienable y que, por consiguiente, no puede ser totalmente delegado o usurpado por otros.”

 

“Por encima de estas características, no puede olvidarse que el elemento más radical, que determina el deber educativo de los padres, es el amor paterno y materno que encuentra en la acción educativa su realización, al hacer pleno y perfecto el servicio a la vida. El amor de los padres se transforma de fuente en alma, y por consiguiente, en norma, que inspira y guía toda la acción educativa concreta, enriqueciéndola con los valores de dulzura, constancia, bondad, servicio, desinterés, espíritu de sacrificio, que son el fruto más precioso del amor.

 

“La familia es la primera y fundamental escuela de socialidad; como comunidad de amor, encuentra en el don de sí misma la ley que la rige y hace crecer. El don de sí, que inspira el amor mutuo de los esposos, se pone como modelo y norma del don de sí que debe haber en las relaciones entre hermanos y hermanas, y entre las diversas generaciones que conviven en la familia. La comunión y la participación vivida cotidianamente en la casa, en los momentos de alegría y de dificultad, representa la pedagogía más concreta y eficaz para la inserción activa, responsable y fecunda de los hijos en el horizonte más amplio de la sociedad.”

 

Es así que nuestro homeschooling o educación en el hogar encuentra su razón de ser.

 

En estos tiempos en donde la sociedad está cargada de violencia y de agresividad y donde la calidad de la educación va en detrimento, es un DEBER nuestro como padres de familia buscar la mejor opción para que nuestros hijos tengan la educación que para nosotros, sea la más adecuada conforme a nuestras necesidades.