Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

Tema 12: LA PROCLAMACIÓN DEL REINO DE DIOS.

Imagen de Silvia

foto

 

Como ya vimos anteriormente, una vez que Jesús supo que Juan Bautista había sido encarcelado,   descubrió dentro de Él que ese era el momento que Dios le marcaba para que comenzara su Misión y proclamara la Buena Nueva de Dios, entonces Jesús marcha a Galilea.

¿Qué era lo que iba proclamando Jesús? “El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca,  convertíos y creed en la Buena Nueva (el Evangelio)”.

 

Jesús no volverá a Nazaret para ocuparse nuevamente de los trabajos de costumbre (recordemos que era artesano a igual que san José, pues su padre adoptivo le enseñó su oficio), sino que dejará su casa, saldrá de su pueblo y renunciará a la vida modesta (sencilla, no lujosa), pero tranquila en su propia aldea y escoge radicalmente (extremadamente), la pobreza.

 

Con esta decisión que tomó Jesús, nos quiere hacer saber que no debemos preocuparnos por lo que nos puede hacer falta, ni vestido, ni alimento, sino que debemos primero busca el Reino de Dios y no preocuparnos por lo que pueda suceder mañana, debemos vivir el presente y no afanarnos (no preocuparnos grandemente) tampoco por el futuro. Nos hace mención también de su pobreza, pues no tiene nada y nos dice que “el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza”, pero que lo importante es buscar primero el Reino de Dios y lo demás se nos dará por añadidura.

foto

 

Al comenzar Jesús a Proclamar el Evangelio o sea la Buena Nueva del Reino de Dios, su doctrina es:

  1. “El tiempo se ha cumplido”.
  2. “El Reino de Dios está cerca”.
  3. “Convertíos”.
  4. “Creed en el Evangelio”  y ¿quién es el Evangelio?  Jesús.

 

 

 

a)”El tiempo se ha cumplido”.-

Qué nos quiere decir: que el momento señalado por Dios en su plan eterno, ha llegado. Ha llegado el momento, el tiempo de salvación.

el reino de Dios está cerca

 

 

b) “El Reino de Dios está cerca”.-

La Sagrada Biblia proclamad frecuentemente que Dios es el Rey soberano de toda la creación, que reinará sobre Israel y será el Señor de todos los pueblos. Dios reinará desde Jerusalén sobre toda la tierra.

Será un reino universal, destinado a todas las naciones.

El Reinado de Dios es un regalo del Padre a través de Jesús en el poder del Espíritu Santo.

El hombre es libre para recibir ese reinado de Dios con gratitud y como una gracia o don, o para rechazarlo. Para poder recibirlo, debemos ser sencillos y humildes (espiritualmente), valientes y esforzados, sentirse pobres de espíritu, hay que ser misericordiosos y compasivos.

 

c) Convertíos”.-

La conversión tiene 2 aspectos:

  • Dejar algo. Cuando hablamos de conversión espiritual, lo que se debe dejar es el pecado.
  • ¿Y a dónde tienes que ir si ya se dejó algo? A DIOS.

 

Cuando se va a Dios, automáticamente se va uno alejando del pecado.

El hombre creado por Dios es pertenencia suya. Somos creaturas de Dios, pero por el pecado nos vamos alejando de Él. Así el grito que Jesús nos lanza: “¡Convertíos!, ¡Volved!”, nos deja ver un grado muy grande de misericordia, de perdón, de amor, y por lo tanto no hay que temer, porque Dios espera nuestro regreso a Él.

 

d)“Creed en el Evangelio”.-

Ahora lo que Jesús predicó allá en Galilea, nos lo predica aquí, a cada uno de nosotros.

La fe que Jesús exige, es un impulso de confianza y de abandono, por el cual, el hombre renuncia apoyarse en sus pensamientos y fuerzas, para abandonarse a la Palabra y al Poder de Dios, en quien creemos.

 

En nuestro camino hacia la santidad, un día importante, y un momento decisivo, es aquel cuando Dios nos hace sentir, a través de Jesús y en el Poder del Espíritu Santo, que desea ser el Rey de nuestra vida personal.

foto

Dios quiere ser el Señor de nuestra existencia. Él nos ha creado, el quiere también ser nuestro “Rey” y guiarnos por los senderos de la vida. Pero nos pide que aceptemos su reinado libremente y con amor.

 

Quiere ser el Rey :

  • En mi vida personal.
  • En mi familia.
  • En mi trabajo.
  • En mi profesión.
  • De mis bienes.
  • De mi cuerpo. Y de mi alma.
  • De mi presente y de mi porvenir.
  • En esta vida y en la eternidad.