Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

Tema 5: La verdadera religión

Imagen de Silvia

JUESÚS FUNDA LA IGLESIA

LA VERDADERA RELIGIÓN.

 

Jesucristo, Dios hecho hombre, en su vida apostólica, lo primero que hizo fue fundar su Iglesia, reuniendo a aquellos que después de Él, deberían llevar a todos los rincones de la tierra el mensaje de salvación, la Buena Nueva o Evangelio.

 

La religión verdadera y la Verdadera Iglesia, es la que fundó Jesús en los Apóstoles y permanece hasta nuestros días, la Iglesia Católica. Cuando Dios habla o actúa, al hombre, simple creatura, no le queda sino creer, obedecer  y agradecer. La religión e Iglesia que fundó Dios, es la única verdadera. Recordemos que nuestra religión es monoteísta porque no hay más que UN SOLO DIOS.

 

SantosLa Religión Católica, como ninguna otra, nos anima a ser buenos y santos al transmitirnos fielmente la palabra de Dios, dándonos a conocer su infinita Bondad, Belleza y Verdad.

Nos enseña todo lo referente y necesario para poder ser buenos y santos.

Nos ayuda eficazmente por medio de los Sacramentos principalmente, a santificar nuestras vidas, y procurar la mayor Gloria de Dios, el Catolicismo no deja, sin embargo, de tener muchas ventajas prácticas para el buen cristiano, como son:

  • En primer lugar, nos conduce al Cielo.
  • Nos librará del infierno.
  • Nos ayuda a librarnos parcial o totalmente del Purgatorio.
  • Seremos en esa vida, más felices que como podemos serlo en la tierra.

PALABRA DE dIOS

1.- Si no  nos instruimos debidamente en conocer nuestra Santa Religión, no estamos aprovechando la riqueza infinita de la predicación auténtica del Evangelio y podría caer ante los ataques tanto de las sectas como de los medios de comunicación por no tener los argumentos y conocimientos necesarios.

2.- El católico que no frecuenta los Sacramentos de la Reconciliación y de la Eucaristía, está privándose de la Participación de la Vida Divina, o sea de la Gracia Santificante y por lo tanto, de la posibilidad de salvar su alma para la eternidad.

Siempre debemos hacer las cosas bien, a mejorar continuamente. Aquel que se estanca con los conocimientos  rudimentarios que adquirió para hacer su Primera Comunión, aquél que no se esfuerza por ser cada vez mejor cristiano, una persona mejor, más de acuerdo con las enseñanzas del Evangelio, simplemente pone en peligro su salvación. Dudas, circunstancias adversas y conflictivas, enfermedades, malas influencias, angustias económicas, lo harán equivocarse en sus decisiones y apartarse cada vez más de Cristo Nuestro Señor.

 

Si debemos luchar por ser “un buen estudiante” y “un buen profesional”, “un buen hijo”, “un buen hermano”, con más razón debemos esforzarnos por ser Católicos “de excelencia”, aprovechando al máximo todo lo que nos proporciona la Iglesia Católica para ese fin y llegar a gozar, por la eternidad, de la presencia y posesión de Dios, la cual no podemos explicar.

 

¿POR QUÉ Y PARA QUÉ LEER

Y ESTUDIAR LA BIBLIA?

 

 

FOTO

I.- POR LO QUE DICE LA BIBLIA DE SÍ MISMA.

 

Dos textos, uno del Antiguo Testamento y otro del Nuevo Testamento, nos descubren el por qué y para qué hay que leer y estudiar la Sagrada Escritura.

 

“Como descienden la lluvia y la nieve de los cielos,

Y no vuelven allá, sino que empapan la tierra,

La fecundan y la hacen germinar,

Para que dé simiente al sembrador y pan para comer;

Así será mi Palabra, la que salga de mi boca,

Que no tornará a mi infructuosa,

Sin que haya realizado lo que me plugo

Y haya cumplido aquello a que la envié”  (Is 55, 10-11).

 

“La Palabra de Dios es viva y eficaz,

Y más cortante que espada alguna de dos filos.

Penetra hasta las fronteras entre el alma y el espíritu,

Hasta las junturas y médulas;

Y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón” (Hb 4, 12).

 

En la Biblia encontramos la Palabra de Dios: lo que Él ha querido decir a la humanidad y ha querido que quede por escrito. Además, revelarnos quién es Dios y cómo es Él; y también quién es el hombre y cómo es.

PROFETAS

 

La Biblia:

  1. Nos cuenta importantes acontecimientos de historia salvífica.

El Antiguo Testamento:

 
  • La vocación de Abraham.
  • La Alianza del Sinaí.
  • David, escogido por Dios como rey del Pueblo de Israel.
  • Los Profetas y su relación con la historia de su pueblo.
  • La destrucción de Jerusalén y el Destierro de Babilonia.
  • El regreso del Destierro de Babilonia.
  • La vida del Pueblo de Dios hasta los albores del Nuevo Testamento.nuevo testamento

  

       El Nuevo Testamento:

  • El nacimiento de Jesús en tiempo de Herodes y de Augusto.
  • El ministerio de Jesús en Galilea y en Jerusalén.
  • La Última Cena, su Pasión y su Resurrección.
  • Pentecostés y el nacimiento de la Iglesia.
  • La difusión del cristianismo por el Imperio Romano.

 

stma. tirnidad

 

  1. Nos comunica lo que debemos creer:
  • En un único Dios creador.
  • En un Dios – Trinidad.
  • En la encarnación de Dios – Hijo y su misión  (Gal 4, 4-7).
  • En la Comunidad Cristiana = la Iglesia, Cuerpo de Cristo.
  • El “Credo” de la liturgia tiene su fundamento en la Escritura.

 

 

 

 

  1. cumplir los 10 mandamientos
  2. Nos enseña cómo debemos vivir:
  • Los Diez Mandamientos.
  • Las instrucciones fundamentales de Jesús: el Sermón de la Montaña.
  • Las enseñanzas del Apóstol Pablo.

 

  1. Nos revela cuál es nuestro destino final y eterno: hacia dónde vamos.
  • Nuestra futura resurrección: Dn 12, 1-3; 2Mac 7; Jesús; Evangelios; Pablo.
  • Nuestro destino final: Mt 25, 46; Jn 5, 29.

 

En resumen, en la Sagrada Escritura encontramos:

 

1° Hechos importantes de la Historia de la Salvación;

2° Lo que debemos creer;

3° Lo que debemos moralmente hacer o evitar;

4° La revelación de nuestro destino final: nuestra resurrección para una vida eterna.

          

fe

 

LAS VIRTUDES DEL CRISTIANO.

 

FE

ESPERANZA

CARIDAD

 

 

FE

DEBERES:

Desarrollar nuestra fe, alimentarla, defenderla contra las dudas.

Aceptar de la mano de Dios las pruebas que nos envía.

Tener  absoluta confianza en nuestra fe y dar pruebas de ello ante los demás.

PECADOS:

Dudas voluntarias, dar importancia a lo que dicen los demás, indiferencia religiosa, supersticiones (cartomancia, espiritismo, astrología, espiritualismo, etc.

 

ESPERANZA

DEBERES:

Tener confianza en la gracia y esperanza en el cielo.

PECADOS:

Confiar sólo en nuestras débiles fuerzas, sentir angustia y desesperación.

 

 

 

 

 

 

 

CARIDAD

DEBERES:

Amar a Dios sobre todas las cosas, hacer de Dios el verdadero centro de nuestra vida; ofrecer nuestras actividades a Dios y tomar las decisiones importantes en su presencia.

Orar en la mañana, en la noche y durante las tentaciones.

Desear que progrese nuestro amor para con Dios.

Ver a Dios en el prójimo, aún en aquél a quien nos es difícil amar. “Aquel que dice que ama a Dios y no ama  su prójimo, es un mentiroso”( 1 Jn 4, 20).

PECADOS:

El pecado mortal destruye la caridad en el corazón del hombre, por una infracción grave de la ley de Dios; aparta al hombre de Dios, que es su fin último y su bienaventuranza, prefiriendo un bien inferior.

El pecado venial deja subsistir la caridad, aunque la ofende y la hiere.

Se requiere del sacramento de la Reconciliación, para poder tener una nueva iniciativa de la misericordia de Dios y una conversión del corazón que se realiza ordinariamente por la confesión.

 

ArchivoAnexo: