Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

Mera defensa de la fe - Eleuterio Fernández Guzmán

Suscribir a canal de noticias Mera defensa de la fe - Eleuterio Fernández Guzmán
b2evolution 2019-02-21T18:53:52Z
Actualizado: hace 1 hora 51 mins

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro" – El principio de la aceptación del Mal

Mar, 2019-02-19 18:47

Presentación

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

El principio de la aceptación del Mal

 

“El mordisco de Eva fue como la apertura solemne de la Universidad del Pecado, la cátedra de la mentira, creada minutos antes junto a la corteza del árbol.”

 

Hay formas de decir las cosas que pudieran parecer quitan importancia a las mismas. Sin embargo, nada más lejos de querer, por parte del Beato Manuel Lozano Garrido, hacer eso con un tema tan crucial como es el del pecado.

Aquí, en este importantísimo tema para los hijos de Dios, hay un antes y hay un después.

Nosotros sabemos, por nuestra fe y por lo que está escrito, que hubo quien engañó a nuestra primera Madre Eva. También que luego la misma hizo algo más que malo con Adán y que cayó en la trampa tendida por aquella criatura que, al parecer y según las visiones de la Beata Anna Catalina Emmerich tenía patas hasta que, por aquello del árbol el bien y del mal Dios la conminó a arrastrarse sobre el vientre (lo cual ha de hacernos ver que antes tenía patas y, luego, no). Y sí, nos referimos al Maligno en forma de aquel animal perseverante en la traición al Creador y Todopoderoso.

Pues bien, como decimos, aquí pasó algo antes de lo que luego pasó.

Con esto queremos decir que, cuando el Beato de Linares (Jaén, España) dice que la Universidad del Pecado había sido creada minutos antes (antes del pecado original entendemos) es que fue creada, precisamente, por la serpiente o aquella criatura que eso podía parecer y con la intervención necesaria de Eva.Leer más... »

Serie Venerable Marta Robin - Aceptar la Voluntad de Dios

Dom, 2019-02-17 17:20

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

    

Aceptar la Voluntad de Dios

 

De los Consejos para avanzar en la vida de perfección, nos dice la Venerable Marta Robin, esto que sigue:

 

“Aceptemos todo de la mano de Quien es todo Bondad.” (Consejo 5)

 

¡Qué bonito es esto pero qué difícil!

Aquellas personas que pertenecemos a la Iglesia católica y que, habiendo sido bautizados podemos llamarnos con legitimidad hijos de Dios, sabemos que el Creador, el nuestro, nos ama sobre toda otra opción. Y eso lo ha demostrado a lo largo de nuestra existencia muchas y más veces.

Eso es la teoría que sabemos cierta pero eso, como suele suceder en materia espiritual, tiene, ha de tener, consecuencias en aquellos que somos, eso, sus hijos.

La Venerable Marta Robin, que por su experiencia personal es ejemplo de tanto y tanto, conocía muy bien a qué atenerse en según qué cosas del alma.

Ella, nuestra hermana en la fe, que tan mal lo pasó en su vida física, tiene mucho que decirnos al respecto de lo que podemos hacer en el camino hacia la perfección espiritual. Y lo que traemos hoy aquí nos muestra que ciertas realidades no son siempre fáciles.

En esto sabemos, como decimos arriba, que Dios sólo quiere lo mejor para nosotros. ¿Y qué es eso?

En realidad, nosotros no acabamos, a veces, de comprender, qué es lo mejor para nosotros. Y es que solemos tener unos intereses particulares (muchas veces egoístas) que en demasiadas ocasiones tienen poco que ver con lo que de verdad nos conviene.

Es cierto que sólo el Todopoderoso, que todo no ve y conoce, sabe bien a qué deberíamos atenernos. Y eso hace que cuando nos muestra determinado camino a seguir nosotros, por naturaleza filial, deberíamos tomarlo. Y sí, es posible que no lo queramos tomar porque puede estar lleno de piedras y de salidas del mismo siendo la verdad que es lo que deberíamos hacer pero también lo que, otras veces, no haremos.

Dios, como nos dice Marta Robin, es “todo Bondad”. Y eso ha de querer, a la fuerza, que de su corazón nada malo puede salir en contra de su semejanza porque, precisamente, es su semejanza y eso ha de querer decir algo y más mucho.

Dios espera de nosotros que aceptemos.

Sería, a tal respecto, mentir descaradamente decir que siempre vamos a aceptar lo que nos llegue de su mano y de su corazón. Y es que no siempre lo hacemos. Y no lo hacemos, muchas veces, por miedo a qué pasará con nosotros si… Pero también no lo hacemos porque, simplemente, eso va contra lo que nosotros creemos, ¡creemos!, es mejor para nuestras ansias de poder personal…

En fin… es aconsejable seguir este consejo de la Venerable Marta Robin. Y lo es no porque, al venir de una creyente católica como ella fue, esté bien seguirlo y ya está sino porque viniendo de ella es seguro que tiene que ver mucho con Dios. Y es que en esto no seguimos a la persona porque nos parezca mejor que nosotros (que sí es el caso, al menos en el caso del que esto escribe) sino porque sabemos que está personal y especialmente inspirada por Dios. Por eso lo que nos dice siempre tiene que ver con lo que debemos conocer y aprender. No es, pues, casualidad ni nada por estilo sin que es Voluntad de Dios que así sea. Por eso es testigo de una vida espiritual llena de bienes y de gozos, dones y gracias. Y nosotros bien que podemos aprovechar el fruto de unos y de otros. 

  

Eleuterio Fernández Guzmán

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

Panecillo de hoy:

La Venerable Marta Robin es buen ejemplo de lo que se puede llegar a ser: hija de Dios.

…………………………….

Para leer Fe y Obras.

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

La Palabra del domingo - 17 de febrero de 2019

Sáb, 2019-02-16 18:11

. 

Lucas 6, 17. 20-26

“17 Bajando con ellos se detuvo en un paraje llano; había una gran multitud de discípulos suyos y gran muchedumbre  del pueblo, de toda Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón, 20 Y él, alzando los ojos hacia sus discípulos, decía: Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios. 21 Bienaventurados los que tenéis hambre ahora, porque seréis saciados.  Bienaventurados los que lloráis ahora, porque reiréis. 22 Bienaventurados seréis cuando los hombres os odien, cuando os expulsen, os injurien y proscriban vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del hombre. 23 Alegraos ese día y saltad de gozo, que vuestra recompensa será grande en el cielo. Pues de ese modo trataban sus padres a los profetas. 24 ‘Pero ¡ay de vosotros, los ricos!, porque habéis recibido vuestro consuelo.  25 ¡Ay de vosotros, los que ahora estáis hartos!, porque tendréis hambre. ¡Ay de los que reís ahora!, porque tendréis aflicción  y llanto. 26 ¡Ay cuando todos los hombres hablen bien de vosotros!, pues de ese modo trataban sus padres a los falsos profetas.’”

 

 

COMENTARIO

 

Los que sufren y los que gozan… ahora

 

Estas bienaventuranzas de san Lucas son, por decirlo así, menor en número que las recogidas por san Mateo. Si embargo, en algo también son diferentes: recogen una grave crítica a según qué tipo de personas. 

En cuanto a lo que de bueno tiene que Jesús diga lo que dice de un determinado tipo de personas, basta con repasar a quién se refiere: 

-Los pobres.

-Los que tienen hambre.

-Los que lloran.

-Los que sean perseguidos por causa de Jesús. 

Los casos expresados arriba determinan que muchas personas se encontraban en tal situación. Pues las mismas, si comprendían el mensaje de Jesús, obtendrían no pocos bienes espirituales. Leer más... »

Ventana a la Tierra Media – Libros sobre Tolkien y su obra: "El Derecho en Tolkien"

Jue, 2019-02-14 17:36


Es bien cierto y verdad que en el artículo del pasado 26 de enero ya hacíamos referencia al libro que hoy traemos aquí. Sin embargo, como aquello era sólo un apunte, una referencia, a la existencia de un algo que, sobre J.R.R. Tolkien, hay escrito, ahora lo hacemos en más profundidad, como merece, al autor del mismo. 

Es, también, cierto, que resulta de todo punto original darse cuenta de que en la obra del profesor existe, aún sin habérselo propuesto el mismo, un alto contenido jurídico. Y eso, es verdad, sólo puede hacerlo quien tiene tal campo como vida propia y, además, tiene una predilección especial por la fantástica obra escrita de J.R.R. Tolkien. Y tal es el caso del autor de este libro, José María Miranda Boto

¿Qué es esto? 

Es, en primer lugar, una clara visión de las cosas que pasan debajo de las cosas que pasan. Es decir, es darse cuenta de una realidad, la jurídica, que no siempre resulta evidente porque no se ha querido plasmar así en la letra explícita. 

Es decir, creemos que en ningún lugar ha escrito Tolkien algo así:

 

“La Ley cuatro de La Comarca dice esto o lo otro…”

 

Sin embargo, cuando se hurga (para bien) en un texto (aquí en varios, claro está) es posible que se localicen principios, comportamientos, costumbres, etc. que pueden dar forma, sí, a un, digamos, “Derecho”. Y es lo que ha sido capaz de hacer nuestro autor. Leer más... »

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro" – Así no debemos ser

Mar, 2019-02-12 17:09

Presentación

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Así no debemos ser

 

La soberbia es la coronación del retraimiento, de la negación, del egoísmo, de la dureza, de la sequedad; es el granito que escupe la lluvia fecundante, la cortina de hierro que empareda y endiosa el propio grito, la repulsa a la inmortalidad para quedarse goloseando lo que degrada o el fruto del sudor ajeno.”

 

Podemos decir que, en materia de conocimiento de las actitudes que, muchas veces, mostramos los hijos de Dios, el Beato Manuel Lozano Garrido tiene un saber algo más que especial. Y es que, como se dice popularmente, nos ha calado o, por decirlo de otra forma, nos ha definido a la perfección.

Sí, es bien cierto que somos soberbios. Y lo decimos así, en primera persona del plural: primero, para darnos cuenta de la amplitud de tal daño espiritual y, luego, para incluirnos dentro de tal grupo…

Que somos muchas veces soberbios no es difícil de apreciar. Baste, por lo general, mirarnos a nosotros mismos y a cómo reaccionamos muchas veces ante lo que nos pasa  pero, sobre todo, a como actuamos directamente, desde nuestro propio ser.

El Beato de Linares (Jaén, España) lo dice con una claridad meridiana y que no puede llevar a engaño a nadie… que no quiera engañarse a sí mismo, claro está.Leer más... »

Serie Venerable Marta Robin - Así se sirve a Dios

Dom, 2019-02-10 17:09

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

    

Así se sirve a Dios

 

De los Consejos para avanzar en la vida de perfección, nos dice la Venerable Marta Robin, esto que sigue:

 

“El más grande honor que podemos rendir a Dios es servirle con toda la perfección del Evangelio.” (Consejo número 4)

 

Seguramente es difícil, en menos palabras, decir más acerca de lo que debemos hacer los hijos de Dios.

La Venerable Marta Robin que era, digamos experta en hacer lo que decía que se debía hacer (es decir, que cumplía con la Verdad haciéndola suya y poniéndose, a lo mejor ella no tenía tal intención, como ejemplo para el resto de hermanos en la fe) nos dice algo, nos da un consejo (que es el número 4 de los que nos ofrece gratis et amore) que, de no olvidarlo, ganaremos mucho en cuanto a eficacia espiritual.

¿Y qué es eso que tiene tanta importancia?

Recordemos, antes de empezar, que aquí hablamos de la perfección espiritual, de alcanzarla. Por tanto, todo lo que pueda decir a tal respecto tiene una importancia vital si lo dice persona a la que debamos tener en cuenta.

Pues bien, aquí se hablan de varias cosas, a saber:

- Lo que supone un honor para los hijos de Dios.

- La obligación de rendir tal honor al Todopoderoso.

- La obligación espiritual de servir a Dios.

- El cómo servir a nuestro Creador.

Todo lo dicho arriba supone comprender muy bien las palabras de nuestra hermana Marta Robin. Y es que, en realidad, ni podemos hacer menos (¡Ay!…) ni deberíamos, siquiera, plantearnos, el mirar para otro lado (otro ¡Ay!, más grande que el de antes…)

El caso es que todo, en esto, tiene relación directa con qué somos y, sobre todo, con qué queremos alcanzar.Leer más... »

La Palabra del domingo -10 de febrero de 2019

Sáb, 2019-02-09 17:17

. 

Lucas 5, 1-11

“1 Estaba él a la orilla del lago Genesaret y la gente se agolpaba sobre él para oír la Palabra de Dios, 2 cuando vio dos barcas que estaban a la orilla del lago. Los pescadores habían bajado de ellas, y lavaban las redes. 3 Subiendo a una de las barcas, que era de Simón, le rogó que se alejara un poco de tierra; y, sentándose, enseñaba desde la barca a la muchedumbre. 4 Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: ‘Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar.’ 5 Simón le respondió: ‘Maestro, hemos estado bregando toda la noche y no hemos pescado nada; pero, en tu palabra, echaré las redes.’ 6 Y, haciéndolo así, pescaron gran cantidad de peces, de modo que las redes amenazaban romperse. 7 Hicieron señas a los compañeros de la otra barca para que vinieran en su ayuda. Vinieron, pues, y llenaron tanto  las dos barcas que casi se hundían. 8 Al verlo Simón Pedro, cayó a las rodillas de Jesús, diciendo: ‘Aléjate de mí, Señor, que soy un hombre pecador.’ 9 Pues el asombro se había apoderado de él y de cuantos con él estaban, a causa de los peces que habían pescado. 10 Y lo mismo de Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Jesús dijo a Simón: ‘No temas. Desde ahora serás pescador de hombres.’” 11 Llevaron a tierra las barcas y, dejándolo todo, le siguieron.

      

COMENTARIO

 

Con Cristo, mar adentro debemos ir

 

 El texto del evangelista Lucas está lleno de sentido espiritual. Como no era cosa de poca importancia que el Hijo de Dios fuera llamando a los que serían sus discípulos, tampoco podía ser poco importante lo que Él dijera. 

Pescar supone, por decirlo así, atraer hacia sí a los peces. Por eso Jesús busca, entre los que serán sus discípulos, a aquellos que dedicaban al noble y esforzado trabajo de la pesca. Así, el encuentro con Pedro y los hermanos Zebedeo tiene un sentido muy especial. 

En el encuentro con el primero de ellos, Simón, juega mucha importancia la confianza que, a pesar de todo, muestra el que luego le traicionaría hasta 3 veces, muestra aquel pescador que había perdido la esperanza de obtener alguna captura. 

Jesús le dice que pescara mar adentro. Así, antes que a nadie, le propone, exactamente, qué es lo que hará el resto de su vida y que no será otra cosa que adentrarse en los procelosos mares de la vida para ser pescador de hombres y atraer, hacia Cristo, a los hijos de Dios. 

Y Simón muestra que Jesús ya era importante para él porque confía en su palabra y, así, hecha las redes. Obtuvo una gran pesca que es el premio que, aquellos que ponen su confianza en Dios, obtienen como fruto. 

Pero no sólo reconoce su confianza en Jesús sino que, además, se sabe pecador ante el Maestro porque también él había necesitado una prueba del poder que, al parecer, ya le reconocía. Por eso le dice que se aleje porque no se sentía digno de estar en la presencia del Cristo. 

Pero aún no había terminado, Jesús, su especial “pesca”. Era, él mismo, el primer pescador de hombres y así cumplía la misión para la que había venido. Se acercó, así, donde estaban Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, a la sazón, compañeros de trabajo de Simón-Cefas-Pedro. 

Sin duda, la confianza que mostrara Pedro se repite en el caso de los hermanos porque, sin dudarlo un instante, lo dejaron todo (familia incluida) y acto seguido, le siguieron.  Hicieron lo que tantas veces dijera Jesús y que no era otra cosa que dejar su antigua vida para tener una vida nueva, un corazón nuevo. 

 

PRECES

 

Pidamos a Dios por aquellos que dudan de la divinidad de Cristo. 

Roguemos al Señor.

 

Pidamos a Dios por aquellos que prefieren esconderse para no ser pescadores de hombres. 

Roguemos al Señor.  

 

ORACIÓN

 

Padre Dios; ayúdanos a comprender el mensaje certero de Cristo que, desde su corazón, llega al nuestro.

  

Gracias, Señor, por poder transmitir esto

 

  

El texto bíblico ha sido tomado de la Biblia de Jerusalem.

 

  

Eleuterio Fernández Guzmán

                                                                                                                       

……………………..

Panecillos de meditación

Llama el Beato Manuel Lozano GarridoLolo, “panecillos de meditación” (En “Las golondrinas nunca saben la hora”) a los pequeños momentos que nos pueden servir para ahondar en determinada realidad. Un, a modo, de alimento espiritual del que podemos servirnos.

 

Panecillo de hoy:

Palabra de Dios; la Palabra.

…………………………….


Para leer Fe y Obras.

 

Para leer Apostolado de la Cruz y la Vida Eterna.

Ventana a la Tierra Media – La Comarca de Tolkien –Estudiosos de Tolkien: José Manuel Ferrández Bru

Jue, 2019-02-07 18:43

Como es fácil imaginar, hay muchas personas que han dedicado su tiempo y dedican a la obra de JRR Tolkien. Por eso vamos a dedicar, en lo sucesivo, un apartado muy especial, precisamente, a tales estudiosos. 

Entre ellos, el que hoy traemos al blog, aunque, como dice él mismo, no tiene su principal labor el estudio del profesor, sí ha demostrado conocerlo bastante bien. Y hablamos de D. José Manuel Ferrández Bru,Gimli“, recientemente nombrado Socio de Honor de la Sociedad Tolkien Española, como recoge el número 90 (Invierno 2018) de la revista ESTEL.

A continuación reproducimos las respuestas que nos ha dado a lo que le hemos preguntado.


 Infocatólica - 1. ¿Quién es José Manuel Ferrández Bru? 

José Manuel Ferrández Bru - Un ingeniero cuyo trabajo no tiene que ver con la literatura pero que desde hace muchos años ha estado involucrado en el estudio y promoción de las obras del autor inglés J.R.R. Tolkien. En un principio mi interés fue el de alguien deseoso de acceder a su obra y tratar de comprender alguno de los múltiples matices que la impregnan. Con el tiempo he podido también hacer mi modesta aportación al mundo de lo que los anglosajones llaman “Tolkien Scholarship” y de algún modo dar a conocer más allá de nuestras fronteras visiones y datos de interés novedosos en diversos aspectos.

 

IC- 2. ¿Puede usted hablarnos de los orígenes de la Sociedad Tolkien Española? 

JMFB - A principios de los años 90 hubo un resurgimiento de la literatura fantástica y comenzaron a promoverse diversas acciones desde aparición de revistas y fanzines al surgimiento de asociaciones y grupos. En ese momento yo, por entonces un joven estudiante, planteé la creación en España de una asociación para el disfrute colectivo y la difusión de la obra de Tolkien en España. De algún modo nuestro modelo era la Tolkien Society británica, que ya llevaba más de veinte años funcionando, aunque con unas aspiraciones iniciales más modestas. En aquel momento, sin que se dispusiese de internet y otros medios como hoy en día, puede que una de las principales metas fuera la de crear una red de conocimiento que permitiera acceder a buena parte del material de Tolkien que no estaba disponible en España ni en castellano. Igualmente el hecho de que en 1992 se celebrará en centenario del nacimiento de Tolkien fue un aliciente para el desarrollo de la asociación. La evolución inicial de la misma fue espectacular pasando de ser un pequeño grupo local a una entidad con representantes en toda España, aunque es cierto que desde el principio está fue la vocación y se huía de conformar una asociación basada en un grupo fuerte concentrado en un lugar geográfico sino en un grupo distribuido capaz de soportar los altibajos de un presunto núcleo central. Esa idea nos ha conducido a la estabilidad actual y a todos los logros alcanzados en los casi treinta años de actividad.Leer más... »

Un amigo de Lolo – "Lolo, libro a libro" – Dios es bondadoso pero nosotros somos así

Mar, 2019-02-05 17:38

Presentación

Yo soy amigo de Lolo. Manuel Lozano Garrido, Beato de la Iglesia católica y periodista vivió su fe desde un punto de vista gozoso como sólo pueden hacerlo los grandes. Y la vivió en el dolor que le infligían sus muchas dolencias físicas. Sentado en una silla de ruedas desde muy joven y ciego los últimos nueve años de su vida, simboliza, por la forma de enfrentarse a su enfermedad, lo que un cristiano, hijo de Dios que se sabe heredero de un gran Reino, puede llegar a demostrar con un ánimo como el que tuvo Lolo.

Sean, las palabras que puedan quedar aquí escritas, un pequeño y sentido homenaje a cristiano tan cabal y tan franco.

 

Continuamos con el traer aquí textos del Beato Manuel Lozano Garrido, Lolo. Lo hacemos ahora con “El sillón de ruedas”.

Dios es bondadoso pero nosotros somos así

 

“Todo fue trazado a las mil maravillas, como hecho por Alguien a quien se le plantaban las cosas ante la cara y de golpe le veía ya todos los planos y aún la interioridad más reservada. “Dios todo lo hizo bien.” Y, no obstante, a la sombra ubérrima de un árbol se tramaba sutilmente una tragedia.”

 

Nosotros, los que sabemos que, en el seno de la Iglesia católica, somos hijos de Dios porque hemos recibido el Bautismo, estamos más que seguros de muchas cosas relacionadas con nuestra vida y realidad espiritual. Y que sí, que también sabemos que muchos de ellas tienen un contenido tan, digamos, misterioso (porque son un verdadero misterio para nosotros) que sólo la fe salva la distancia que hay entre las mismas y lo que somos, pensamos y hacemos.

Con esto queremos decir que la fe nos salva muchas veces del abismo de la duda. Y, sin embargo, hay algo que bien sabemos, por lo que podemos ver y por lo que nos rodea y somos, que es, que debe ser, tan cierto como que al día sigue la noche.

Queremos decir que lo que Dios hizo cuando creó (a todo lo creado y, con ello, a nosotros mismos) sólo pudo hacerlo bien y, claro, así lo hizo.

No se trata ahora de hablar de la Creación y, en realidad, de lo que podemos comprobar con nuestros propios ojos, con nuestros oídos y con el resto de sentidos que tenemos. No. Se trata, tan sólo, de constatar que las cosas son como son (de misteriosas y de maravillosas) porque el Todopoderoso, de la nada, hizo todo.

Pues bien. Tal teoría, que la conocemos bien y la compartimos, por fe y porque sólo puede ser así, no está siempre, al parecer, al alcance de lo que hacemos.

El Beato Manuel Lozano Garrido, muy conocedor de la forma de ser de sus hermanos en la fe (y, seguramente, del resto también) nos dice algo que, de entenderlo, nos puede sacar de muchos abismos.

Cuando decimos que “Dios todo lo hizo bien” no estamos presumiendo nada o, por decirlo de otra forma, no hablamos como si no supiéramos lo que queremos decir. Al contrario es la verdad: el Creador, que podía hacer, lo decimos rápidamente, lo que le diera su santa gana, creó porque quería crear y, en efecto, todo lo hizo bien: nada hay malo en lo creado que fuera creado malo sino que todo es bueno y es mejor. Lo que es malo es porque se ha vuelto malo, casi siempre, por la acción de la criatura a la que Dios más quiso hacer a su imagen y semejanza.Leer más... »

Serie Venerable Marta Robin - Esencial consejo es éste

Dom, 2019-02-03 17:16

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    

Por eso, nos vamos a acercar a su obra espiritual a través del contenido del libro “Journal. Décembre 1929, Novembre 1932) publicado en 2013 por Editions Foyer de Charité y que recoge, como su nombre indica, el contenido del Diario íntimo y personal de la Venerable Marta Robin entre las fechas que se indican en el título del mismo.

    

Esencial consejo es éste

 

De los Consejos para avanzar en la vida de perfección, nos dice la Venerable Marta Robin, esto que sigue:

 

“Morir a todo hace encontrar la vida en Dios.”

 

Es, éste, un anhelo, un deseo, un querer, pero…

En materia de fe cristiana, aquí católica, nosotros sabemos lo que son, digamos, las generales de la Ley… de Dios. No tienen nada que ver con hacer grandes hazañas humanas y, ni siquiera, con querer hacerlas. No. El caso es que lo que se nos pide no es otra cosa que… en fin, que algo que muchas veces consideramos imposible de alcanzar.

Hay creyentes católicos que, no sin esfuerzo (suponemos eso, claro está, porque sabemos lo difícil que es para nosotros) alcanzan un nivel de perfección espiritual del que tenemos sana envidia si es posible que la envidia pueda ser sana (que, seguro es que no). Pero…

Esta parte del libro que recoge el Diario más íntimo de la Venerable Marta Robin de la que estamos escribiendo supone, siendo lo primero que recoge el mismo, poner el listón muy alto según somos nosotros o, al menos, según es el que esto escribe (que cada cual se sitúe según sea su ser y su existir espiritual…)

La perfección espiritual.Leer más... »

La Palabra del domingo - 3 de febrero de 2019

Sáb, 2019-02-02 18:12

. 

Lc 4, 21-30

 

“21Comenzó, pues, a decirles: ‘Esta Escritura, que acabáis de oír, se ha cumplido hoy.’ 22 Y todos daban testimonio de él y estaban admirados de las palabras llenas de gracia que salían de su boca. Y decían: ‘¿No es éste el hijo de José?’ 23 El les dijo: ‘Seguramente me vais a decir el refrán: Médico, cúrate a ti mismo. Todo lo que hemos oído que ha sucedido en Cafarnaúm, hazlo también aquí en tu patria.’24 Y añadió: ‘En verdad os digo que ningún profeta es bien recibido en su patria.’ 25 ‘Os digo de verdad: Muchas viudas había en Israel en los días de Elías, cuando se cerró el cielo por tres años y seis meses, y hubo gran hambre en todo el país; 26 y a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a = una mujer viuda de Sarepta de Sidón. = 27 Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Eliseo, y ninguno de ellos fue purificado sino Naamán, el sirio.’ 28            Oyendo estas cosas, todos los de la sinagoga se llenaron de ira; 29 y, levantándose, le arrojaron fuera de la ciudad, y le llevaron a una altura escarpada del monte sobre el cual estaba edificada su ciudad, para despeñarle. 30 Pero él, pasando por medio de ellos, se marchó.”Leer más... »

Ventana a la Tierra Media - Entrevista a la Presidenta de la Sociedad Tolkien Española

Vie, 2019-02-01 17:15

 

 

 

 

Como muchos de ustedes saben, es bastante común que aquellas personas relacionadas con J.R.R. Tolkien adopten, para sí mismas, un nombre particular. Y eso es lo que hace la Presidenta de la Sociedad Tolkien Española, para el mundo común Rebeca Pérez Calderín y para los habitadores de la Tierra Media, Nai.

Pues bien. En interés común de aquellos que quieran conocer mejor, o por primera vez, la Sociedad Tolkien Española, le hemos planteado una serie de preguntas que, muy amablemente, nos ha contestado. Vamos con ellas.

 

InfoCatólica: ¿Que es la Sociedad Tolkien Española?

Rebeca Pérez Calderín-Nai: La Sociedad Tolkien Española es una asociación cultural fundada en 1991 cuyo objetivo es la promoción, difusión y estudio de la obra de J.R.R. Tolkien.

Como las sociedades Tolkien de otros países, nuestra agrupación está compuesta por multitud de entusiastas de la obra del escritor John Ronald Reuel Tolkien. Entusiastas que conocimos alguna obra del autor y nos sentimos con deseos de saber más sobre ella y el autor, interesándonos por aspectos muy diversos: desde lo puramente literario a lo específicamente filológico, de la poesía a la pintura, de las canciones a los juegos, de la música a los cuentos…

Actualmente la asociación cuenta con casi 400 socios repartidos por toda la geografía nacional que se distribuyen en delegaciones locales (denominados smiales) que realizan actividades dentro de sus ámbitos geográficos.

La asociación está abierta a cualquiera que disfrute y aprecie la obra del Profesor.Leer más... »

Serie Venerable Marta Robin – Entregarse al Amor de Dios

Dom, 2019-01-06 17:06

Hace mucho tiempo que hemos incardinado los comentarios acerca de la obra de la Venerable Marta Robin (francesa ella, de nacimiento y de nación) en la serie sobre la oración.  Sin embargo, es de recibo reconocer que desde hace mucho tiempo, también, no trata lo que traemos aquí de oraciones, en sí mismas consideradas (algunas veces sí, claro) sino de textos espirituales que nos pueden venir muy bien, primero, para conocer lo más posible a una hermana nuestra en la fe que supo llevar una vida, sufriente, sí, pero dada a la virtud y al amor al prójimo; y, en segundo lugar, también nos vendrá más que bien a nosotros, sus hermanos en la fe que buscamos, en ejemplos como el suyo, un espejo, el rastro de Dios en una vida ejemplar que seguir.

 

    

  

Entregarse al Amor de Dios

 

“El amor me ha tomado… El amor me ha embargado… El amor me ha arrebatado en Dios.” (Diario íntimo. 7 de marzo de 1930)

 

Nosotros, que somos católicos, creemos en el amor. Es decir, tenemos por bueno y mejor que todo lo que tenga que ver con amar es, en sí mismo, una buena cosa y no nos va a hacer daño alguno sino, al contrario, un bien más que gozoso.

Eso, decimos, es una verdad bien grande que no queremos sea olvidada por nadie porque, de lo contrario, es la tiniebla en la que podemos caer porque ¿qué es una vida sin amor?

Pues bien, eso, que lo sabemos muy bien por mucho que, en demasiadas ocasiones, hagamos como si no fuera con nosotros, tiene una vertiente que, relacionada con Dios, aún llena más nuestro corazón y a nuestra alma le da un empujón hacia arriba que no hay quien la pare.

La Venerable Marta Robin, que de amor sabía algo más que un poco (su vida de entrega a Dios y, en ayuda, al prójimo, lo demuestra) nos habla aquí del amor y lo hace, digamos, de una forma más que concreta y, además, completa.Leer más... »

La Palabra del domingo - 6 de enero de 2019

Sáb, 2019-01-05 17:05

Mt 2, 1-12

 

“1 Nacido Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, 2 diciendo: ‘¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle’. 3 En oyéndolo, el rey Herodes se sobresaltó y con él toda Jerusalén. 4 Convocó a todos los sumos sacerdotes y escribas del pueblo, y por ellos se estuvo informando del lugar donde había de nacer el Cristo. 5 Ellos le dijeron: ‘En Belén de Judea, porque así está escrito por medio del profeta: 6 Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres, no, la menor entre los principales clanes de Judá; porque de ti saldrá un caudillo que apacentará a mi pueblo Israel’. 7 Entonces Herodes llamó aparte a los magos y por sus datos precisó el tiempo de la aparición de la estrella. 8 Después, enviándolos a Belén, les dijo: ‘Id e indagad cuidadosamente sobre ese niño; y cuando le encontréis, comunicádmelo, para ir también yo a adorarle’. 9 Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y he aquí que la estrella que habían visto en el Oriente iba delante de ellos, hasta que llegó y se detuvo encima del lugar donde estaba el niño. 10 Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría. 11 Entraron en la casa; vieron al niño con María su madre y, postrándose, le adoraron; abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra. 12 Y, avisados en sueños que no volvieran donde Herodes, se retiraron a su país por otro camino.”

 

COMENTARIO

 

El que con fe busca, siempre encuentra

 

Es más que probable que el episodio que trae hoy el Evangelio de San Mateo sea más que conocido. Y es que la primera Epifanía del Hijo de Dios tiene todo que ver con la santísima Voluntad del Todopoderoso de hacer que su único hijo no engendrado fuese presentado al mundo de aquella manera tan singular. 

Tradicionalmente se suele representar a los Reyes Magos en el mismo Portal de Belén. Y tal ha de ser así para darle, digamos, unidad a todo el episodio del nacimiento del Hijo de Dios. Sin embargo, es más probable que aquellos Reyes venidos de oriente se presentasen en alguna casa donde, después de todo el trabajoso censo que entonces se estaba formando en Belén, pudiesen ocupar María, José y el Niño. 

Eso, sin embargo, no ha de importar lo más mínimo porque a quien cree en la realidad, que pasó de verdad, de todo aquello, poco le ha de importar que los Reyes Magos se postrasen ante Dios hecho hombre en la misma cueva donde nació el Hijo o lo hiciesen en la entrada de la habitación donde pudiese estar viviendo la Sagrada Familia. Leer más... »

Epifanía

Vie, 2019-01-04 17:35

 

Esto se ha realizado, lo sabemos, en el hecho de que tres magos, llamados de su lejano país, fueron conducidos por una estrella para conocer y adorar al Rey del cielo y de la tierra. La docilidad de los magos a esta estrella nos indica el modo de nuestra obediencia, para que, en la medida de nuestras posibilidades, seamos servidores de esa gracia que llama a todos los hombres a Cristo”

 

San León Magno

Sermón en la Epifanía del Señor

 

Mañana, 6 de enero, es aquel en el que celebramos la primera Epifanía del Hijo de Dios. Y es que sí, en otras dos ocasiones, que también podemos llamar así, Jesucristo se manifestó al mundo: en su Bautismo en el río Jordán y, luego, en las bodas de Caná donde dio comienzo su Magisterio milagroso. Y, como es domingo y corresponde meditar o comentar el Evangelio del día, pues por eso mismo escribimos esto hoy. 

Pues bien, siempre nos ha parecido extraño que unos sabios, de lejanas tierras, acudieran a Belén en busca, o mejor dicho, para encontrar, a alguien que no conocían. ¿Qué les podía impulsar a ello?, ¿Qué extraña llamada fue la que les atrajo? 

Cuando no sabemos qué responde a algo que nos produce duda o perplejidad echamos mano, en muchas ocasiones, de lo tangible, de lo que puede demostrar aquello y, así, tranquilizamos nuestra conciencia y nuestras ansias de conocimiento. 

Y a esto también se le ha pretendido encontrar respuesta. Al parecer, por aquella época un cometa surcó el cielo, indicando el camino a seguir. Y es el que habrían seguido aquellos tres hombres. Leer más... »

Serie "De Resurrección a Pentecostés"- II- Los que esconden la verdad. 2. Los discípulos de Emaús

Jue, 2019-01-03 17:52

 

 Antes de dar comienzo a la reproducción del libro de título “De Resurrección a Pentecostés”, expliquemos esto.

Como es más que conocido por cualquiera que tenga alguna noción de fe católica, cuando Cristo resucitó no se dedicó a no hacer nada sino, justamente, a todo lo contrario. Estuvo unas cuantas semanas acabando de instruir a sus Apóstoles para, en Pentecostés, enviarlos a que su Iglesia se hiciera realidad. Y eso, el tiempo que va desde que resucitó el Hijo de Dios hasta aquel de Pentecostés, es lo que recoge este libro del que ahora ponemos, aquí mismo, la Introducción del mismo que es, digamos, la continuación de “De Ramos a Resurrección” y que, al contrario de lo que suele decirse, aquí segundas partes sí fueron buenas. Y no por lo escrito, claro está, sino por lo que pasó y supusieron para la historia de la humanidad aquellos cincuenta días.

 

 

Cuando Jesucristo murió, a sus discípulos más allegados se les cayó el mundo encima. Todo lo que se habían propuesto llevar a cabo se les vino abajo en el mismo momento en el que Judas besó al Maestro.

Nadie podía negar que pudieran tener miedo. Y es que conocían las costumbres de aquellos sus mayores espirituales y a la situación a la que habían llevado al pueblo. Por eso son consecuentes con sus creencias y, por decirlo así, dar la cara en ese momento era la forma más directa para que se la rompieran. Y Jesús les había dicho en alguna ocasión que había que ser astutos como serpientes. Es más, había tratado de librarlos de ser apresados cuando, en Getsemaní, se identificó como Jesús y dijo a sus perseguidores que dejaran al resto marcharse.

Por eso, en tal sentido, lo que hicieron entonces sus apóstoles era lo mejor.

Aquella Pascua había sido muy especial para todos. Jesús se había entregado para hacerse cordero, el Cordero Pascual que iba a ser sacrificado para la salvación del mundo. Pero aquel sacrificio les iba a servir para mucho porque el mismo había sido precedido por la instauración de la Santa Misa (“haced esto en memoria mía”, les dijo el Maestro) y, también, la del sacerdocio a través del Sacramento del Orden. Jesús, pues, el Maestro y el Señor, les había hecho mucho bien tan sólo con arremangarse y lavarles los pies antes de empezar a celebrar la Pascua judía. Luego, todo cambió y cuando salieron Pedro, Santiago y Juan de aquella sala, en la que se había preparado la cena, acompañando a Jesús hacia el Huerto de los Olivos algo así como un gran cambio se había producido en sus corazones.

Pero ahora tenían miedo. Y estaban escondidos porque apenas unas horas después del entierro de Jesús los discípulos a los que había confiado lo más íntimo de su doctrina no podían hacer otra cosa que lo que hacían.

De todas formas, muchas sorpresas les tenía preparadas el Maestro. Si ellos creían que todo había terminado, muy pronto se iban a dar cuenta de que lo que pasaba era que todo comenzaba.

En realidad, aquel comienzo se estaba cimentando en el Amor de Dios y en la voluntad del Todopoderoso de querer que su nuevo pueblo, el ahora elegido, construyera su vida espiritual sobre el sacrificio de su Hijo y limpiara sus pecados en la sangre de aquel santo Cordero.

Decimos, pues, que todo iba a empezar. Y es que desde el momento en el que María de Magdala acudiera corriendo a decirles que el cuerpo del Maestro no estaba donde lo habían dejado el viernes tras el bajarlo de la cruz, todo lo que hasta entonces habían llevado a sus corazones devino algo distinto.

El caso es que los apóstoles y María, la Madre, habían visto cómo se abría ante sí una puerta grande. Era lo que Jesús les mostró cuando, estando escondidos por miedo a los judíos, se apareció aquel primer domingo de la nueva era, la cristiana. Entonces, los presentes (no estaba con ellos Tomás, llamado el Mellizo) se asustaron. En un primer momento no estaban seguros de lo que veían pudiese ser verdad. Aún no se les habían abierto los ojos y su corazón era reacio en admitir que su Maestro estaba allí, ante ellos y, además, les daba la paz y les hablaba. Todos, en un principio, actuaron como luego haría Tomás.

Todo, pues, empezaba. Y para ellos una gran luz los iluminaba en las tinieblas en las que creían estar. Por eso lo que pasó desde aquel momento hasta que llegó el día de Pentecostés fue como una oportunidad de acabar de comprender (en realidad, empezar a comprender) lo que tantas veces les había dicho Jesús en aquellos momentos en los que se retiraba con ellos para que la multitud no le impidiese enseñar lo que era muy importante que comprendieran. Pues bien, entonces no habían sido capaces de entender mucho porque su corazón no lo tenían preparado. Ahora, sin embargo, las cosas iban a ser muy distintas. Y lo iban a ser porque Jesús había confirmado con hechos   lo que les había anunciado con sus palabras y cuando le dijo a Tomás que metiera su mano en las heridas de su Pasión supieron que no era un fantasma lo que estaban viendo sino  al Maestro… en cuerpo y alma.

Sería mucho, pues, lo que pasaría en un tiempo no demasiado extenso desde que el Hijo de Dios volvió de los infiernos hasta que el Espíritu Santo iluminara los corazones y las almas de los allí reunidos. Era, pues, aquello que sucedió entre Resurrección y Pentecostés.” 

II- Los que esconden la verdad. 2. Los discípulos de Emaús

               

El Evangelio de San Lucas (Lc 24, 13-34) recoge el que, seguramente, es uno de los episodios más conocidos y alentadores del Nuevo Testamento (aunque, en principio, pudiera no parecerlo). Nosotros, para mejor entendimiento del mismo, lo vamos a dividir en tantas partes como parecen necesarias para la completa comprensión de tal episodio de sorpresa y conversión.

 

La decepción de los más débiles

 

“Aquel mismo día iban dos de ellos a un pueblo llamado Emaús, que distaba sesenta estadios de Jerusalén, y conversaban entre sí sobre todo lo que había pasado.”

Es cierto que aquellos discípulos de Jesús iban a Emaús. Sin embargo, más acertadamente podríamos decir que volvían a Emaús. Y es que ellos, que habían estado en Jerusalén para celebrar la Pascua, y visto lo que habían pasado, deciden volver a sus casas y, lo que es peor, olvidar todo muy pronto.

Más adelante veremos esto, pero, al parecer, estos dos discípulos volvieron Emaús el domingo de la resurrección de Jesús porque, según podemos entender, no acabaron de creer lo que habían dicho las mujeres al respecto del sepulcro vacío y de la aparición de Ángeles.

El caso es que regresaban a su pueblo.Leer más... »

El rincón del hermano Rafael - "Saber esperar" - Lo paradójico de la Fe católica

Mié, 2019-01-02 17:13

 

“Rafael Arnáiz Barón nació el 9 de abril de 1911 en Burgos (España), donde también fue bautizado y recibió la confirmación. Allí mismo inició los estudios en el colegio de los PP. Jesuitas, recibiendo por primera vez la Eucaristía en 1919.”

Esta parte de una biografía que sobre nuestro santo la podemos encontrar en multitud de sitios de la red de redes o en los libros que sobre él se han escrito.

Hasta hace bien poco hemos dedicado este espacio a escribir sobre lo que el hermano Rafael había dejado dicho en su diario “Dios y mi alma”. Sin embargo, como es normal, terminó en su momento nuestro santo de dar forma a su pensamiento espiritual.

Sin embargo, San Rafael Arnáiz Barón había escrito mucho antes de dejar sus impresiones personales en aquel diario. Y algo de aquello es lo que vamos a traer aquí a partir de ahora.

             

Bajo el título “Saber esperar” se han recogido muchos pensamientos, divididos por temas, que manifestó el hermano Rafael. Y a los mismos vamos a tratar de referirnos en lo sucesivo.

 

“Saber Esperar” – Lo paradójico de la Fe católica

 

“Primero se la pedimos, cuando no la lloramos, pero una vez que estamos en ella, ¡qué felices nos sentimos al vernos junto a Cristo!”

 

En efecto, la cruz, así dicha, en minúscula, es la que cada uno de nosotros llevamos porque es bien cierto que cada cuando tiene la suya cuando no las suyas.

Sabemos, de todas formas, que hay otra Cruz, escrito así con mayúscula, que es en la que murió Dios hecho hombre. Y a ella, creemos, se refiere el hermano Rafael en el texto aquí traído hoy. Y es que la queremos porque sabemos que es raíz sobre la que construir una realidad fiel a Dios Padre Todopoderoso.

Es posible que a alguien le resulte que haya quien le pida a Dios la cruz.

Ciertamente, no es algo común ni siquiera entre los creyentes católicos, no nos podemos engañar.

Hay, sin embargo, quien sabe a qué carta quedarse en materia de su fe y le pide a Dios la cruz.

San Rafael Arnáiz Barón lo dice con toda claridad y no se esconde nada de nada. Es un tema difícil, sí, de sostener porque se debe tener una fe grande que a uno lo sostenga pero imposible, lo que se dice imposible no es, como podemos ver en estas palabras, breves sí, pero clarificadoras de qué es cada cual.Leer más... »

Reseña: ”El Reino y el reinado de Cristo”

Mar, 2019-01-01 17:08

 

                                    

Título: El Reino y el reinado de Cristo.

Autor: Eleuterio Fernández Guzmán.

Editorial: Lulu.

Páginas: 82.

Precio aprox.: 3. 99 € en papel – 0.99 € formato electrónico.

ISBN: 5 800131 932448 papel ;  978-0-244-44624-6 electrónico.

Año edición: 2018.

Lo puedes adquirir en Lulu. 

 

“El Reino y el reinado de Cristo” - de Eleuterio Fernández Guzmán

 

Para un hijo de Dios que, en el seno de la Iglesia católica, vive y sobrevive a las asechanzas del Maligno, el Reino de Cristo es, simplemente, lo mejor que se le puede anunciar pero, sobre todo, es el que debe vivir y existir desde que se reconocer hermano del Maestro. Por eso, hemos dedicado un pequeño texto al tema del Reino de Cristo y, claro está, a su reinado en el corazón del hombre y en el mundo.

Del mismo, traemos aquí la Presentación:

 

“¡Dulcísimo Jesús, Redentor del género humano! Miradnos humildemente postrados; vuestros somos y vuestros queremos ser, y a fin de vivir más estrechamente unidos con vos, todos y cada uno espontáneamente nos consagramos en este día a vuestro Sacratísimo Corazón.

Muchos, por desgracia, jamás, os han conocido; muchos, despreciando vuestros mandamientos, os han desechado. ¡Oh Jesús benignísimo!, compadeceos de los unos y de los otros, y atraedlos a todos a vuestro Corazón Santísimo.

¡Oh Señor! Sed Rey, no sólo de los hijos fieles que jamás se han alejado de Vos, sino también de los pródigos que os han abandonado; haced que vuelvan pronto a la casa paterna, que no perezcan de hambre y miseria.

Sed Rey de aquellos que, por seducción del error o por espíritu de discordia, viven separados de Vos; devolvedlos al puerto de la verdad y a la unidad de la fe para que en breve se forme un solo rebaño bajo un solo Pastor.

Sed Rey de los que permanecen todavía envueltos en las tinieblas de la idolatría; dignaos atraerlos a todos a la luz de vuestro reino.

Conceded, ¡oh Señor!, incolumidad y libertad segura a vuestra Iglesia; otorgad a todos los pueblos la tranquilidad en el orden; haced que del uno al otro confín de la tierra no resuene sino esta voz: ¡Alabado sea el Corazón divino, causa de nuestra salud! A Él se entonen cánticos de honor y de gloria por los siglos de los siglos. Amén.”Leer más... »

María, siempre María

Lun, 2018-12-31 17:42

Hoy es 1 de enero luego, el primer día del nuevo año 2019 contado desde que los cristianos hacemos lo propio tras el nacimiento del Hijo de Dios. Y nada mejor que empezar un nuevo curso temporal recordando a quien, con su respuesta de sí a Dios quiso ser su Madre. 

Sí, nos referimos a María, a la Virgen, Santísima e Inmaculada María. Y es que hoy es, como suele decirse, “su día”. Vamos, que celebramos su santo nombre. 

Seguramente, quien esto escribe no puede decir nada ni nuevo ni mejor de lo que se ha dicho sobre nuestra Madre del Cielo. Pero eso no quita, ni mucho menos que, como hijo, diga lo que creo debe ser dicho por muchas veces que se haya dicho, escrito, escuchado o leído. 

Hemos dado en titular el artículo de hoy “María, siempre María”. Y es que, en efecto, siempre es María a quien tenemos y tendremos por Madre, a quien podemos diriginos e implorar su auxilio y, por fin, su intercesión ante Dios, Padre suyo y nuestro pero, no lo olvidemos, hijo suyo… 

Sí, sabemos que esto de que María sea Madre de Dios e hija suya es algo difícil de comprender. Sin embargo, lo que  nos pasa muchas veces es que queremos comprender lo que ahora no puede ser comprendido y sólo lo será cuando, en el Cielo (Dios quiera que allí lleguemos y nosotros pongamos todo de nuestra parte) muchas cosas se nos expliquen y seamos capaces, entonces sí, de comprender. Ahora, pues, nos basta con la fe que, siendo como somos de pecadores… es más que suficiente.Leer más... »

Hoy es el final y, casi, el principio

Dom, 2018-12-30 18:00

 

En efecto, hoy es 31 de diciembre y eso viene a querer decir que se termina otro año de la vida del mundo y, claro, de nosotros mismos. Y eso, sabiendo que, en cualquier momento podemos ser llamados por Dios a dar cuentas de lo que hemos sido en su Tribunal… pues está bien aunque, claro, nunca sabemos qué es lo mejor. 

Bueno. El caso es que hoy termina este año que es el 2018 desde que se cuenta en el “después de Cristo”. Por tanto, nuestra existencia tiene todo que ver con la de aquel Dios que quiso hacerse hombre y nació hace muchos, muchos, siglos. Pero nosotros, que no olvidamos lo bueno de todo aquello, contamos el tiempo desde aquel momento en el que, en una noche más que buena y tras ella vino al mundo el Mesías. 

Y hoy es 31 de diciembre. Se acabó, se terminó otro periodo de doce meses humanamente hablando porque ya sabemos que una cosa es eso y otra, muy distinta, lo que a nosotros nos ha pasado en el corazón. 

Sí, el Cielo (Dios quiera y nosotros pongamos todo de nuestra parte) está más cerca que el pasado 1 de enero. Y los pasos que hayamos dado en tal sentido tienen consecuencias, como bien sabemos. Y las mismas tienen todo que ver con nuestra salvación eterna. 

Todo, en tal sentido, termina hoy pero todo, también empieza mañana, 1 de enero. Y, por decirlo así, todo está por ver y todo por pasar. Y como mañana vamos a dedicar estas letras a la Virgen María, de la cual celebraremos un día muy especial, digamos hoy lo que nos parece lo que ha de venir, vamos, el porvenir.

Bien podemos preguntarnos qué es lo que este nuevo año puede plantearnos y qué, sobre todo, podemos responder atendiendo, en primer lugar, a la voluntad de Dios.Leer más... »

Páginas