Carrito de compras

0 elementos MXN$0.00

8 manera de sabotear tu escuela en casa.

Imagen de Silvia

 

Estando de visita por aquí y por allá encontré esto en http://educarpetas.blogspot.com/2011/07/8-formas-de-sabotear-tu-escuela-en-casa.html y la verdad es que me pareció super importante compartirlo con ustedes así que aquí está.
 
logo
 
Este es en realidad un artículo que leí que me pareció demasiado bueno como para no compartirlo. Yo creo que estos temas están tan relacionados con nosotros como educadores en casa como para cualquier otra familia en su vida cotidiana. Me siento tan frustrada cuando mis chicos están trabajando en una lección y no pueden encontrar los lápices de colores o pierden el tiempo en distracciones cuando deberían estar trabajando. O estoy demasiado cansada para ser realmente eficaz al enseñarles una lección. Tengo que recordarme a mí misma que en cada momento yo estoy con ellos, y es una oportunidad para mí para construir una relación más estrecha con ellos.
 
Me encanta hablar con mis hijos y escucharlos, escuchar de verdad y con interés lo que tienen que decir. No escuchar a medias porque estoy en el ordenador chequeando mis e-mails o Facebook. O estoy demasiado ocupada como para leerles, por lo que enciendo el televisor cuando no es necesario tan sólo para que yo pueda hacer otra cosa que no tendría que hacer si programara mejor mi día. Este es el motivo real por el que los lunes yo no hago escuela en casa. Para que yo pueda planear mi semana. Tengo que decirles una cosa: es que mi marido y yo somos muy buenos en no comprometernos a algo que realmente no podemos hacer. A veces quiero ayudar más en la iglesia o hacer que mis hijos participen en algo… pero tengo que ser paciente y aceptar en qué época de la vida nos encontramos. Por lo tanto, este artículo fue una muy buena lectura, tanto por lo convincente como así también como estímulo para los que están luchando en cualquiera de estas áreas.
 
El poder de una exitosa jornada de escuela en casa no puede ser por demás enfatizado. Cada uno de los padres que enseña en casa quiere disfrutar de la aventura, crecer cerca de sus hijos y tener niños bien formados al final de 
la escuela. Pero las mamás tienen el poder de sabotear sus propias escuelas y a menudo ni siquiera saben que lo están haciendo. Aquí van algunas advertencias y soluciones para educadores en casa a fin de no convertirse en una de ellas.
 
Advertencia 1 – No has puesto el sistema en orden
¿Cómo sabemos que esto está sucediendo? No puedes encontrar tus libros para la escuela, los niños no pueden encontrar sus plumas y lápices, la ropa para la lavandería se amontona y los armarios y la nevera están vacíos.
Solución - Toma una de las tardes de los fines de semana para planear las comidas, hacer compras  en el supermercado, dejar tus libros listos para la próxima semana y hacer que tus hijos se aseguren de que sus escritorios y cartucheras estén listos para lunes. Establece un sistema de lavandería en tu casa para asegurarte de que tu familia tiene limpia su ropa y la ropa de cama.
 
Advertencia 2 - Tus hijos tardan una eternidad en realizar su tarea.
Algunos niños son lentos, pero muchos de ellos son holgazanes. Si tu niño en el grado inferior (escuela primaria) está tardando más de 3 horas para hacer su trabajo o tu niño en el grado superior (escuela secundaria) tarda más de 6 horas, lo más probable es que estén perdiendo el tiempo.
Solución - Asegúrate de que estás dando a tus hijos lecciones cortas como para desalentar 
la haraganería. Asegúrate de alternar una lección difícil con una más fácil. Tómate tu tiempo para enseñar a tus hijos el hábito de la atención de modo que aprendan la importancia de prestar completa atención a algo y cumplir con el trabajo en el momento oportuno.
 
Advertencia 3 – Tus hijos pasan más tiempo haciendo el trabajo de la escuela que viviendo.
Si tus hijos están pasando más de una tercera parte de su día en actividades académicas formales, este es un camino directo hacia el fogonazo o agotamiento en la relación entre madre e hijo.
Solución - Raymond y Dorothy Moore, los abuelos del movimiento escuela en casa hacen uso de un principio “cabeza, corazón y mano”. Decían que el día un niño debía equilibrarse entre estas tres ocupaciones. “Cabeza” se refiere a actividades académicas; “mano” se refiere a trabajos en y alrededor de la casa, por ejemplo tareas domésticas y emprendimientos y “corazón” se refiere a la formación espiritual y moral que los padres deben impartir.
 
Advertencia 4 - Vuestros hijos tiene permitidas dosis diarias ilimitadas de TV y ordenador
Los niños no deberían ver la televisión o trabajar en el ordenador todos los días. Se trata de una situación poco saludable ya que el estímulo que recibe el cerebro a partir de estas dos actividades provoca un proceso de trivialización en el que los niños olvidan cómo entretenerse solos, jugar juegos imaginarios y estar ocupados de manera productiva y creativa -por mencionar sólo algunos aspectos negativos.
Solución - Haz una lista de todas las actividades productivas que tu hijo puede hacer y muéstrasela cuando se fastidie y pida ver la televisión o los juegos de ordenador. Asegúrate de planificarlos en tus actividades del día a día - y da el ejemplo tú misma!
 
Advertencia 5 - Mamá no se asegura de haber descansado suficientemente
Cuando una mamá está cansada, quemada y corriendo de las fechas programadas a los juegos toda la tarde y nunca toma un momento para una taza de té y un libro, ella está destinada a estar tensa y con los nervios de punta. Cuando mamá ya no tiene más resto, no puede dar nada a sus hijos ni ser una presencia sanadora en su casa.
Solución - Mamá necesita separar pequeños momentos en su día para tomar un respiro. Esto puede ser un capítulo de un buen libro, un paseo por el jardín, una taza de té- lo que ella quiera. También podría significar irse a la cama antes, de manera que ella pueda levantarse antes que su familia con una leve ventaja en su día. Mamá también necesita tomar un tiempo libre por mes, de modo que ella pueda dedicarse a alguna artesanía o pasatiempo en los que pueda dejar el rol de “educadora de escuela en casa”.
 
Advertencia 6 - Los padres educadores de escuela en casa no hablan más que de sus hijos
¿Parece que cada vez que mamá y papá salen o tienen un momento juntos, sólo hablan de la educación en casa y la crianza? Mientras esto ocurre, también es muy importante que tomen tiempo para recordar que la relación entre ellos está primero en importancia.
Solución - Hagan un pacto de que compartirán algo especial juntos, semanal o mensualmente, donde no se hablará de la educación en casa, la crianza o asuntos del hogar. Simplemente disfruten de estar juntos.
 
Advertencia 7 - Los padres controlan a sus hijos en lugar de construir relaciones con sus hijos
Esta es una tarea ardua… ¿verdad? Queremos lo mejor para nuestros hijos; queremos que ellos sean todo para lo que fueron creados y que consigan mucho en sus vidas. Pero a menudo los padres se extralimitan y se olvidan de que la razón por la cual están criando a sus hijos es para que puedan ser miembros muy valiosos de una comunidad.
Solución - Al igual que un joven retoño, protejan a sus hijos a medida que lo necesiten. Enséñenles siguiendo directrices morales y espirituales a las que ustedes también se atienen. A medida que ellos crecen y demuestran madurez en ciertas áreas, permítanles que comiencen  a tomar sus propias decisiones dentro de los límites de lo que es permisible para ustedes como una unidad familiar.
 
Advertencia 8 - Una mamá-educadora que pasa demasiado tiempo alimentándose de otras vidas
Dejé este punto para lo último porque puede ser lo más pernicioso que puede suceder con cualquier escuela en casa. Cuando una mamá siempre se está comparando a ella misma y a sus hijos con lo que la persona de al lado está haciendo, con lo que los demás niños han alcanzado, los proyectos que están haciendo, en lugar de seguir adelante y vivir su vida con sus hijos, está destinada a frustrarse y sentirse derrotada.
Solución - Acepta el momento en el que tu familia está - tal vez acabas de tener un bebé y un estudio en profundidad te hizo tambalear más allá de tus límites! Tal vez tus hijos tienen necesidades especiales y no son capaces de concentrarse durante mucho tiempo. Cualquiera que sea la razón… acepta el momento. También recuerda que cada hogar y familia es única y que tu familia tiene un particular sabor. Cuando intentas traer el estilo de vida de otras familias a la tuya, diluyes la belleza de tu propia familia.
 
Homeschool-Articles.com  Autora: Wendy Young